Argentina y Bangladesh: fútbol, literatura y diplomacia

Hace poco más de un año se cumplió uno de los sucesos de Argentina en la Copa del Mundo, aquel 18 de diciembre donde se consagra campeón por tercera vez en su historia en el Mundial Qatar 2022, quedando esa fecha marcada en la memoria colectiva argentina.

En paralelo, este furor también se vivió en Bangladesh. Cientos de personas se agolparon en las calles de las principales ciudades del país, siendo una de las muestras de apoyo a la victoria argentina más destacadas y llamativas para la opinión pública nacional.

“Tan pronto como sonó el último silbato en el partido final de la Copa Mundial entre Argentina y Francia, los fanáticos argentinos de Bangladesh de todas las edades y clases sociales salieron a las calles y comenzaron a enarbolar las banderas de su amado país adoptado. Casi todos los rincones del país vieron marchas de victoria después del triunfo final de Argentina.”

«How Football Resurrected Argentina-Bangladesh Relations«, Shafik A. Rahma en The Diplomat.» 

Desde la era de Maradona hasta la actualidad encabezada por Lionel Messi, el fútbol argentino trascendió las fronteras dejando una huella en el corazón de los aficionados de este deporte en todo el mundo. Esta pasión desenfrenada por el futbol en Argentina encontró una particularidad lejana a más de 17.000 km de distancia en la apasionada nación de Bangladesh, país ubicado en el sur de Asia.

Las escuelas y universidades suspendieron sus clases para facilitar que los aficionados disfrutaran del partido final entre Argentina y Francia en Qatar 2022. La televisión estatal de Bangladesh (BTV) transmitió por televisión todos los partidos que jugó la selección argentina. Toda la prensa y los medios impresos hicieron su informe principal favoreciendo la victoria de Argentina en el título. Los canales satelitales destacaron y transmitieron en vivo la reunión de fanáticos argentinos en todo el país. Aunque el evento de la copa del mundo terminó, Lionel Messi y Argentina son uno los principales eventos noticiosos para los medios de Bangladesh incluso hoy en día.

Biplob Deb, Bureau In-Chief en The Bangladesh Post, entrevistado para esta publicación.

Desde la admiración por futbolistas argentinos hasta episodios de intercambio cultural han llevado al renacimiento diplomático entre estas naciones y al incremento de las relaciones económicas entre Argentina y Bangladesh.

Orígenes de un sentimiento compartido: Reino Unido como antagonista

«Además del fútbol, Argentina es famosa por la carne y el mate. Conozco la Guerra de las Malvinas, y como Bangladesh fue gobernada por el Reino Unido, siempre vamos a apoyar a Argentina. Los argentinos son amorosos y generosos«, comentó Neesal Manzur, uno de los fanáticos bangladesíes.

Durante la ocupación del Raj Británico del actual territorio de Bangladesh desde 1858 hasta 1947 (así también como otros Estados de la región como India, Pakistán, Myanmar, Bután y Sri Lanka), el fútbol comenzó a expandirse en la zona, generándose un interés por los locales hacia este deporte. Gozando de una gran popularidad en ese momento en el Reino Unido, colonos, comerciantes y otros representantes británicos comenzaron a expandir su práctica en sus zonas de influencia.

Comenzando a forjarse un arraigo especial en la conciencia de los habitantes, especialmente causado por los partidos que disputaban sus equipos frente a los equipos del ejército británico durante el proceso de lucha por la libertad de India. Cuando en el año 1982 ocurrió la Guerra de Malvinas, los habitantes de esta región, como muchos habitantes de los países de las excolonias inglesas, se vieron reflejados en Argentina. 

Es necesario mencionar también que la Hambruna de Bengala en 1943, provocada por decisiones de Winston Churchill, se cobró 3 millones de vidas y fue una de las peores tragedias en la historia de la región. Desde entonces, el resentimiento del pueblo de Bangladesh por Gran Bretaña permaneció inalterable. Y encontró en la hazaña de Diego Maradona y la Selección de 1986, frente al partido contra Inglaterra, una especial reivindicación.

Mercedes S. Giuffré, investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) y miembro del Comité Asia-Pacífico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales. 

Hace poco más de un año se cumplió uno de los sucesos de Argentina en la Copa del Mundo, aquel 18 de diciembre donde se consagra campeón por tercera vez en su historia en el Mundial Qatar 2022, quedando esa fecha marcada en la memoria colectiva argentina.

En paralelo, este furor también se vivió en Bangladesh. Cientos de personas se agolparon en las calles de las principales ciudades del país, siendo una de las muestras de apoyo a la victoria argentina más destacadas y llamativas para la opinión pública nacional.

“Tan pronto como sonó el último silbato en el partido final de la Copa Mundial entre Argentina y Francia, los fanáticos argentinos de Bangladesh de todas las edades y clases sociales salieron a las calles y comenzaron a enarbolar las banderas de su amado país adoptado. Casi todos los rincones del país vieron marchas de victoria después del triunfo final de Argentina.”

«How Football Resurrected Argentina-Bangladesh Relations«, Shafik A. Rahma en The Diplomat.

Desde la era de Maradona hasta la actualidad encabezada por Lionel Messi, el fútbol argentino trascendió las fronteras dejando una huella en el corazón de los aficionados de este deporte en todo el mundo. Esta pasión desenfrenada por el futbol en Argentina encontró una particularidad lejana a más de 17.000 km de distancia en la apasionada nación de Bangladesh, país ubicado en el sur de Asia.

Las escuelas y universidades suspendieron sus clases para facilitar que los aficionados disfrutaran del partido final entre Argentina y Francia en Qatar 2022. La televisión estatal de Bangladesh (BTV) transmitió por televisión todos los partidos que jugó la selección argentina. Toda la prensa y los medios impresos hicieron su informe principal favoreciendo la victoria de Argentina en el título. Los canales satelitales destacaron y transmitieron en vivo la reunión de fanáticos argentinos en todo el país. Aunque el evento de la copa del mundo terminó, Lionel Messi y Argentina son uno los principales eventos noticiosos para los medios de Bangladesh incluso hoy en día.

Biplob Deb, Bureau In-Chief en The Bangladesh Post, entrevistado para esta publicación.

Desde la admiración por futbolistas argentinos hasta episodios de intercambio cultural han llevado al renacimiento diplomático entre estas naciones y al incremento de las relaciones económicas entre Argentina y Bangladesh.

Orígenes de un sentimiento compartido: Reino Unido como antagonista

«Además del fútbol, Argentina es famosa por la carne y el mate. Conozco la Guerra de las Malvinas, y como Bangladesh fue gobernada por el Reino Unido, siempre vamos a apoyar a Argentina. Los argentinos son amorosos y generosos«, comentó Neesal Manzur, uno de los fanáticos bangladesíes.

Durante la ocupación del Raj Británico del actual territorio de Bangladesh desde 1858 hasta 1947 (así también como otros Estados de la región como India, Pakistán, Myanmar, Bután y Sri Lanka), el fútbol comenzó a expandirse en la zona, generándose un interés por los locales hacia este deporte. Gozando de una gran popularidad en ese momento en el Reino Unido, colonos, comerciantes y otros representantes británicos comenzaron a expandir su práctica en sus zonas de influencia.

Comenzando a forjarse un arraigo especial en la conciencia de los habitantes, especialmente causado por los partidos que disputaban sus equipos frente a los equipos del ejército británico durante el proceso de lucha por la libertad de India. Cuando en el año 1982 ocurrió la Guerra de Malvinas, los habitantes de esta región, como muchos habitantes de los países de las excolonias inglesas, se vieron reflejados en Argentina.

Es necesario mencionar también que la Hambruna de Bengala en 1943, provocada por decisiones de Winston Churchill, se cobró 3 millones de vidas y fue una de las peores tragedias en la historia de la región. Desde entonces, el resentimiento del pueblo de Bangladesh por Gran Bretaña permaneció inalterable. Y encontró en la hazaña de Diego Maradona y la Selección de 1986, frente al partido contra Inglaterra, una especial reivindicación.

Mercedes S. Giuffré, investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) y miembro del Comité Asia-Pacífico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.

De Maradona a Messi: El encanto inquebrantable de Argentina en Bangladesh

José Ignacio Urrejola, periodista del medio alemán Deutsche Welle, deduce que probablemente la pasión bengalí por la selección argentina comenzó el 22 de junio de 1986, cuando Diego Maradona impactó al mundo del deporte con sus dos goles frente a Inglaterra, el de “La mano de Dios” y el “Gol del Siglo”, en el Mundial de México.

El triunfo de Argentina sobre Inglaterra en ese mundial no solo significó un momento importante e histórico para el país sudamericano, que había perdido la guerra hace 4 años, sino que también para habitantes de bangladesíes, indios y pakistaníes.

En una columna del Dhaka Tribune se consignó que la “Mano de Dios” por supuesto generó un debate en aquel país, aunque la mayoría decidieron ignorarla porque la memoria de la guerra de las Malvinas seguía viva en la mente de los bangladesíesEl conflicto por las islas que enfrentó a Inglaterra y Argentina en 1982, luego la victoria de la selección argentina en 1986 fue una reivindicación contra el poderío británico. 

Argentina

Es por Maradona y aquellos goles que le metió a Inglaterra en el Mundial de 1986. Mucha gente por rechazo al colonialismo británico y por esa historia del pequeño que gana al grande enloqueció con Argentina. Desde entonces, la gente se hizo fanática de ellos.

Misha, periodista británico-bangladesí a El Confidencial

Diego Maradona es ciertamente un ídolo en Bangladesh. Tras su muerte en noviembre de 2022, la liga de cricket (deporte nacional) lo recordó y realizó un minuto de silencio en su honor

«Mi padre me introdujo al fútbol argentino, él era estudiante en 1986 y en ese momento la televisión color era muy rara en Bangladesh. Vio a Diego Maradona y se hizo fan inmediatamente», le contó a la agencia de noticias argentina Télam Turja Talukder, un estudiante de 20 años que alienta a la Selección Argentina desde Netrokona, al norte de Bangladesh.

Actualmente, el jugador más admirado por la fanaticada futbolera bengalí es Lionel Messi, quien estuvo en el país asiático en 2011 para disputar un amistoso frente a Nigeria. En esa ocasión, casi no había hinchas provenientes de Argentina, pero el estadio se llenó de hinchas bangladesíes que apoyaron a la albiceleste.

Más allá del fútbol

Existe un intercambio cultural que contribuyó en cierta medida a estrechar los lazos entre Argentina y Bangladesh a lo largo de los años. La literatura, la música y el arte argentino llegaron hasta este país del sur de Asia antes del boom de los astros del fútbol argentino. 

Argentina

Durante la visita de la embajadora bangladesí Sadia Faizunnesa en el despacho del ex canciller argentino Santiago Cafiero en febrero de 2023 ambos representantes destacaron el lazo cultural entre ambos países, los cuales se remontan a Rabindranath Tagore, poeta, filósofo, dramaturgo y autor de himnos y canciones populares de Bangladesh e India, quien visitó Buenos Aires en 1924.

Victoria Ocampo y Rabindranath Tagore

Ya son casi 100 años del encuentro entre ambos intelectuales, el cual fue realizado en noviembre de 1924.

El primer contacto directo entre Argentina y Bengala, futura Bangladesh, provino de la poesía a través del poeta Rabindranath Tagore (1861-1941) quien se presenta en la era moderna perteneciendo al escenario mundial de esta gran raza, insertando su cultura en el mundo occidental. Tagore era reconocido como el «Bardo de Bengala»Fue el primer no europeo en ganar el premio Nobel en 1913, por su colección de poemas Gitanjali. Victoria Ocampo había leído el Gitanjali, y cuando Tagore, camino a Perú, llega enfermo al Río de la Plata, Victoria lo asiste y le provee de alojamiento y cuidados durante dos meses.

Ketaki Kushari Dyson relata en su libro Un encuentro fecundo el encuentro de Tagore (63), que había llegado muy enfermo a Buenos Aires, y una inquieta Victoria Ocampo (34), quien no duda en anunciarse en el Hotel Plaza para visitarlo y ofrecerle ayuda y hospedaje. Y dice Dyson: «Como bengalí, siempre supe que Victoria Ocampo fue una musa distante para nuestro gran poeta durante los últimos diecisiete años de su vida, su anfitriona argentina en 1924 y la misteriosa ‘Vijaya’ a quien Tagore dedicó su libro Purabi (1925)». «Vijaya» era el cariñoso apodo de Tagore a Victoria. El poeta compuso 61 poemas durante su gira por Sudamérica en 1924. Entre ellos 26 en Argentina; estos se consideran entre los más líricos y evocadores de sus poemas. Los especialistas han encontrado en ellos la presencia de Victoria Ocampo.

Mercedes S. Giuffré, investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) y miembro del Comité Asia-Pacífico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales. 

Argentina

Desde el principio Bangladesh encontró un amigo en Argentina. Victoria Ocampo, Jorge Luis Borges, Reverendo Padre Ismael Quiles y otros prominentes intelectuales de Argentina denunciaron las brutales acciones de Pakistán y buscaron ayudas para los refugiados de guerra durante los turbulentos meses de la guerra de liberación de Bangladesh.

En 1971, casi medio siglo después de la visita del Bardo de Bengala a Argentina, la intelectual argentina Victoria Ocampo lideró esfuerzos para brindar asistencia a refugiados bangladesíes en India y buscó generar influencias para el reconocimiento de Bangladesh como Estado independiente.

La escritora participó de diversas marchas en Argentina, a las cuales sumó a varias figuras destacadas de la cultura nacional en apoyo de Bangladesh, cuando los bengalíes buscaban su propia individualidad. El 11 de junio de 1971, Victoria Ocampo visitó al entonces canciller argentino Luis María de Pablo Pardo junto a otros representantes. Entregaron un memorando al ministro solicitando ayuda urgente para los entonces refugiados de Bengala Oriental que habían ido a la India, huyendo por cuestiones políticas.

Mercedes S. Giuffré, investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) y miembro del Comité Asia-Pacífico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.

Victoria Ocampo fue recompensada póstumamente. 33 años después de su muerte, recibió la distinción de «Honor a los Amigos de la Guerra de Liberación» por parte del gobierno de Bangladesh en 2012 por su contribución.

La apertura de una misión diplomática en Argentina en 1972 marcó el inicio de las relaciones diplomáticas oficiales entre Bangladesh y Argentina. Sin embargo, los años dorados terminaron abruptamente en 1978, cuando Argentina cerró su embajada en Daca. Los ciudadanos de Bangladesh debieron entonces viajar a la embajada argentina en Nueva Delhi, India, para obtener visajes y otras documentaciones relacionadas a Argentina.

Desde entonces existieron pocos hitos notables en las relaciones bilaterales. Algunas de ellas fueron la visita oficial del ex secretario de Relaciones Exteriores de Bangladesh, Mohamed Mijarul Quayes, a Argentina en 2011 y el viaje a Daca por el subsecretario argentino de Política Exterior Claudio Javier Rozencwaig, y el embajador argentino en India y Bangladesh Hugo Gobbi para conmemorar el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas.

Página12 accedió a unos escasos documentos que conserva el Archivo Histórico de Cancillería y que reconstruyen la relación entre los dos estados. La dictadura argentina no cerró una embajada cualquiera. Argentina fue uno de los primeros países que reconoció la independencia de Bangladesh, declarada en marzo de 1971.

Durante la administración de Juan Domingo Perón se abrió la primera representación diplomática en Bangladesh el 30 de octubre de 1973. El nuevo estado del sur de Asia estaba apoyado por la India y la Unión Soviética. Además, fue un símbolo del Movimiento de Países No Alineados. 

El 25 de mayo de 1972 se establecieron las primeras relaciones diplomáticas entre la República Argentina y la República Popular de Bangladesh mediante un ´comunicado conjunto´ firmado en Jakarta´(sic) entre los representantes de ambos estados”, señala uno de los documentos sobre un primer hito en la relación entre los dos estados. El “comunicado conjunto” sintetizó la decisión basada “en el respeto de los principios de la soberanía, integridad territorial, no intervención en asuntos internos o externos, igualdad y beneficio mutuo” firmado en representación de la Argentina por el delegado de la dictadura de Lanusse.

El 30 de octubre de 1973, Perón “dispuso la creación de la Embajada con sede en Dacca (sic) y la correspondiente Sección Consular con jurisdicción extensiva en todo el país dispuesto, a través del decreto 153. El 18 de enero de 1974 fue habilitada la embajada con asiento en Dacca (sic). Años más tarde por razones de austeridad y restricciones de carácter presupuestario, el gobierno dispuso el cierre de la representación diplomática (…) ordenada por el decreto del PEN N° 3.755 del 15 de diciembre de 1977 materializándose el cierre a comienzos de 1978, en forma simultánea, se ordenó que el embajador de Indonesia actuara en análogo carácter en el gobierno de Bangladesh.

Archivo Histórico Cancillería sobre las relaciones entre Argentina y Bangladesh.

Un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales: Argentina reabre su embajada en Bangladesh 

Argentina

Las terrazas de numerosas casas en Daca lucían con las banderas argentinas ondeando, mientras una presentadora de televisión llevaba la camiseta de la selección argentina al informar las noticias. Además, múltiples pantallas gigantes se instalaron para seguir los emocionantes partidos de la albiceleste. Estos gestos apasionados revelaron la profunda admiración que un país, ubicado a miles de kilómetros de distancia, sentía por Argentina.

La creación de pantallas gigantes en varios lugares de todo el país para ver el Renacimiento dirigido por Messi de Argentina y los miles de aficionados que se reunieron para celebrar cada gol y triunfo de su equipo preferido llamaron la atención de todos, desde la FIFA hasta la Asociación del Fútbol Argentino  (AFA) y sus ciudadanos.

Como resultado, el gobierno argentino optó por reabrir su embajada después de 40 años. El ministerio de Relaciones Exteriores, comercio Internacional y Culto (MRECIC) publicó el 6 de febrero de 2023 que el canciller Santiago Cafiero recibió en su despacho a la embajadora de Bangladesh en Brasilia Sadia Faizunnesa, con el fin de conversar sobre la inauguración de la nueva embajada argentina en Daca, como así también desarrollar una agenda de promoción comercial y de inversiones.

Es la primera vez que un ministro de Relaciones Exteriores sudamericano visita a Bangladesh. Posteriormente, el 27 de febrero Santiago Cafiero inauguró la nueva embajada en Bangladesh. «Hay mucho amor hacia la Argentina de parte del pueblo de Bangladesh; es muy emocionante», expresó el canciller.

Intercambio comercial

En el ámbito económico, aunque el intercambio comercial entre ambos países puede no ser masivo, se han explorado oportunidades para fomentar el comercio bilateral y la inversión. Ambos países expresaron su interés en fortalecer la colaboración en sectores como la agricultura, la industria textil y la tecnología.

Nada menos que 17.000 km separan a Argentina de Bangladesh, pero existe una corriente de apego entre ambos países que supera las pautas comerciales. Argentina debe priorizar sus relaciones Sur-Sur, y por ello es importante para la Argentina el comercio con las economías en vías de desarrollo como Bangladesh, además de los países desarrollados.

Mercedes S. Giuffré, investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) y miembro del Comité Asia-Pacífico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.

Con la reapertura de la Embajada se busca explotar las potencialidades de la relación bilateral, precisamente en el aspecto comercial, buscando diversificar el comercio y la oferta exportable argentina, centrada actualmente en aceites, cereales, harinas y pellets de soja, en vistas a satisfacer la demanda creciente del mercado bangladesí, un territorio de casi 170 millones de personas. Asimismo, promover la cooperación en el ámbito deportivo, satelital, ayuda humanitaria y gestión de desastres.

Según datos del Observatorio de la Complejidad Economía (OEC), en 2021 Argentina exportó $677M hacia Bangladesh. Los principales productos exportados desde Argentina a Bangladesh fueron Aceite de soja ($564M), Maíz ($61,6M), y Trigo ($51,2M). Durante los últimos 26 años, las exportaciones de Argentina hacia Bangladesh han presentado un incremento, a un ritmo anualizado de 7,70%, desde $98,4M en 1995 hacia $677M en 2021.

El comercio bilateral ronda anualmente los USD 900 millones (con amplio superávit para Argentina), pero existe aún un amplio potencial de crecimiento comercial, teniendo en cuenta que Argentina se posiciona como un proveedor estratégico y confiable de alimentos y energía.

Bangladesh importa desde Argentina agroalimentos básicos como trigo, aceite, azúcar, lentejas y cereales, y apunta a un suministro confiable de esos y otros productos por medio de la compra en forma directa en el marco de un plan estatal que subsidia alimentos para 10 millones de personas, a través de la Trading Corporation of Bangladesh.

Argentina y la diplomacia deportiva

En la publicación La Diplomacia Deportiva como actor de la España global. La necesidad de un modelo para España Diego Calatayud Soriano menciona que, desde principios del siglo XX, la diplomacia clásica ha ido evolucionando progresivamente para ir acomodándose al hecho, cada vez más familiar, de que la opinión pública constituye un factor cada vez más influyente en las relaciones internacionales.

La Diplomacia Deportiva es considerada entonces una herramienta utilizada por los gobiernos y las naciones para promover sus intereses y objetivos políticos, económicos y culturales a través del deporte. Basándose en el uso estratégico de eventos deportivos, equipos, entre otros para fortalecer las relaciones exteriores y la imagen pública de un país.  Esta no solo implica la competencia en el campo deportivo, sino también la capacidad de construir puentes entre culturas, facilitar el diálogo y la cooperación, así como mejorar las relaciones entre países a través de la pasión y el interés común por el deporte.

El pasado 3 de julio, el arquero de la selección argentina Emiliano “Dibu” Martinez visitó Bangladesh siendo ovacionado y seguido por miles de ciudadanos. Tuvo una entrevista con la primera ministra del país Sheikh Hasina y también compartió un momento con Mashrafe Mortaza, conocido jugador de Cricket (el deporte mas popular de Bangladesh).

Las personas aquí, con su amor, cuidado y hospitalidad sin igual, realmente derritieron mi corazón. Anticipo ansiosamente mi regreso a este hermoso país en un futuro cercano. Me gustaría extender mi más sincero agradecimiento a la oficina de la Primera Ministra, la policía, la autoridad aeroportuaria y muchos otros cuyos nombres quizás no conozca pero cuyos esfuerzos no fueron menos significativos. Todos ustedes han jugado un papel en la elaboración de este vínculo especial que ahora comparto con Bangladesh

Declaración del futbolista argentino Emiliano Martinez sobre su visita a Bangladesh. 

Las relaciones entre Argentina y Bangladesh han demostrado ser mucho más que un simple interés deportivo. A través de la empatía cultural y emocional generada por el deporte, ambos Estados han fortalecido sus lazos desde sus comunidades.

Si alguien visita bibliotecas en Bangladesh, encontrará que las estanterías están llenas de libros latinoamericanos, especialmente poesía y novelas. Entre los escritores de América Latina, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Pablo Neruda e Isabel Allende son los más leídos en nuestro país.

Cabe mencionar que las generaciones jóvenes de Bangladesh en los últimos días están más desarrolladas en el sentido de la globalización: son más adaptativas y amigables. Entonces, el intercambio cultural entre Bangladesh y Argentina puede ser un puente para fortalecer las relaciones con los latinoamericanos.

Biplob Deb, Bureau In-Chief en The Bangladesh Post, entrevistado para esta publicación. 

La devoción de Bangladesh por la selección argentina ha trascendido fronteras, voluntades que se han materializado en el restablecimiento de la embajada argentina después de décadas. Esta conexión a través del fútbol no solo ha alimentado la admiración mutua entre naciones distantes, sino que también ha abierto puertas a una cooperación más amplia y significativa en diversos aspectos, trascendiendo el ámbito deportivo para impulsar una relación más sólida y profunda entre ambas naciones. 

Nota: este es un artículo republicado del medio «Tarpán» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Estudiante avanzada de Licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad Católica de Santiago del Estero (Argentina).

Buscá en Reporte Asia