Los expertos acogen con satisfacción la iniciativa «futurista» de restaurar el río Indo en Pakistán

PAKISTÁN

Cuando la ministra de Cambio Climático de Pakistán, Sherry Rehman, asista a la cumbre de la ONU sobre el clima(COP27) que se celebra este año en Egipto, uno de los puntos más importantes de su agenda es mostrar el prospecto de la iniciativa «Living Indus».

En septiembre, Rehman anunció el proyecto, que fue aprobado por el Parlamento de Pakistán tras las peores inundaciones de la última década. La Iniciativa del Indo Vivo, que se lanza oficialmente en la COP27, es una iniciativa paraguas que encabeza y consolida proyectos nuevos y existentes. Muchos de ellos tienen como objetivo aumentar la resistencia a las inundaciones en la cuenca del Indo en Pakistán, al tiempo que se restablece su buena salud ecológica.

Rehman describió la Iniciativa del Indo Vivo como un «proyecto de inversión» en The Third Pole, centrado en la «reconstrucción resistente al clima», mientras Pakistán comienza a reconstruirse tras las inundaciones de este verano, que, según los científicos, son más probables debido al cambio climático.

«Es un menú vivo y los inversores pueden elegir las partes», dijo Rehman, que calificó la Iniciativa del Indo Vivo como la mayor serie de proyectos de adaptación al clima de Pakistán. En total, los 25 proyectos de la iniciativa costarán entre 11.000 y 17.000 millones de dólares, 15 de ellos relacionados con la gestión de inundaciones, dijo Rehman.

El ex ministro de Cambio Climático de Pakistán, Malik Amin Aslam, se congratuló de la aprobación de la Iniciativa «Living Indus», describiéndola como una «herramienta para desarrollar la resiliencia climática del país ante futuras inundaciones». El proyecto se puso en marcha bajo el mandato de Aslam durante el anterior gobierno del Pakistán Tehreek-e-Insaf (PTI) y ha sido retomado por la coalición gobernante Movimiento Democrático de Pakistán (PDM). Aslam dijo que se alegraba de que la «visión ecológica» cuidadosamente «elaborada e iniciada» por el anterior gobierno se aplicara sin ser alterada.

El abogado ambientalista Ahmad Rafay Alam calificó el prospecto como el «siguiente gran acontecimiento» tras la Política Nacional de Cambio Climático de Pakistán de 2012 y la presentación de sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional.

Hassan Abbas, experto en recursos hídricos, lo describió como «futurista», con «mucho enfoque en la sostenibilidad ambiental y muchos vínculos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible trazados».

Simi Kamal, experta en agua y presidenta de la Fundación Hisaar, sin ánimo de lucro, que participó en el proceso de consulta de la Iniciativa «Living Indus», afirmó que, con Pakistán inmerso en una catástrofe climática y la COP27 en marcha, el documento había llegado en el momento justo para centrar la atención en el Indo.

Alrededor del 90% de la población de Pakistán y más de tres cuartas partes de su actividad económica se encuentran dentro de la cuenca, según el documento que resume la Iniciativa del Indo Vivo. Más del 80% de las tierras cultivables del país se riegan con las aguas del Indo y nueve de las diez mayores ciudades del país están a menos de 50 km de él.

Aslam anticipó que se producirán más «inundaciones» a lo largo del Indo, ya que las temperaturas fluctúan y las precipitaciones se vuelven más impredecibles debido al cambio climático. Añadió que la ecología del sistema fluvial -que alberga al menos 668 especies de aves, más de 150 especies de peces y uno de los mamíferos más raros del mundo, el delfín del río Indo- ya está bajo presión y se verá aún más afectada.

Describiendo el Indo como «el salvavidas de Pakistán», Aslam dijo a The Third Pole que la iniciativa «tiene el potencial de ser muy grande, ya que abarca todo el país… revivir su ecología moribunda es fundamental si queremos hacer frente al aumento del estrés climático».

Las megaestructuras en el Indo no se discuten

Según Kamal, los británicos construyeron por primera vez presas, diques, vertederos y canales en el Indo para facilitar el riego. Describió esta domesticación del río como impulsada por el «puro colonialismo» para alimentar al Imperio Británico.

«Necesitamos construir una nueva narrativa en la que nos sintamos orgullosos del río, de sus llanuras de inundación y de su papel en la cadena de valor del agua en Pakistán», dijo.

El ex ministro de Cambio Climático de Pakistán, Malik Amin Aslam, se congratuló de la aprobación de la Iniciativa «Living Indus», describiéndola como una «herramienta para desarrollar la resiliencia climática del país ante futuras inundaciones»

El prospecto de Living Indus reconoce la importancia de las soluciones a las inundaciones basadas en la naturaleza, como la restauración de los humedales, y menciona que «la filtración de las riberas, las presas subterráneas, la protección de las zonas de recarga y los recintos» ofrecen «un almacenamiento [de agua] más sostenible y rentable» que las presas. Otros beneficios enumerados son el aumento de la seguridad hídrica y la productividad agrícola.

Abbas subrayó que las verdaderas causas de la degradación del Indo son las megaestructuras construidas en la cuenca para embalsar y desviar el flujo de agua. Sin embargo, dijo, «no se menciona claramente esto [en el documento sobre el Indo vivo], ni siquiera una estrategia global para sustituir las megaestructuras obsoletas por soluciones más sostenibles y contemporáneas».

Si bien el informe articula los síntomas de la mala salud del río, Abbas dijo que el hecho de no hablar de las presas significaba que «todo lo que se propusiera lucharía por mantenerse».

El desmantelamiento de presas, diques y canales no es una opción seria en opinión de Kamal. «Seamos prácticos al respecto, avancemos y mejoremos lo que tenemos, y gestionémoslo», dijo, añadiendo que puede significar tomar algunas decisiones difíciles.

«Ciertamente, debemos decidir no construir más infraestructuras [en el Indo]», dijo Kamal, para que «se minimicen las pérdidas de agua» y se pueda recuperar el delta «presionando a los políticos para que modifiquen sus posturas políticas [sobre la hidroingeniería]».

El Indo vivo necesita ahora financiación y cooperación transfronteriza
Rehman afirmó que Pakistán, con sus recursos y su deuda, ha desviado «todos los fondos que tenía hacia la ayuda a las inundaciones».

«Va a ser difícil centrarse en esos proyectos [del Living Indus] ahora que todos los fondos se destinarán a proyectos de recuperación», dijo. «Intentaremos alinear algunos de ellos con el diseño resiliente y adaptativo que está incorporado en el menú de Living Indus».

El gobierno actual, dijo Rehman, pretende atraer el interés de «los organismos multilaterales que tienen financiación para proyectos de larga duración» para los 11.000-17.000 millones de dólares que se necesitan. «Cuando empecemos a trabajar en la reconstrucción, podremos desviar su atención [la de las organizaciones multilaterales] para alinearla con la adaptación», añadió.

Abbas señaló que «pedir financiación aquí y financiación allá sin crear motores económicos no servirá de mucho».

La cuestión de la financiación, sin embargo, no consiguió desanimar a Aslam. «Los fondos para algunos de estos [proyectos] están disponibles», dijo, pero tendrán que ser «aumentados». Otros tendrán que generarse a través de «opciones financieras locales y globales», añadió.

En este sentido, Alam alabó el aspecto de la iniciativa que pretende mejorar la capacidad de Pakistán para acceder a la financiación climática mundial. «Algunos países han tenido un relativo éxito en el acceso a esos fondos. Desgraciadamente, en el caso de Pakistán, no cuenta con personas capacitadas para saber cómo navegar por los trámites burocráticos de la ONU o para poder dar una justificación convincente del proyecto y por qué se destaca».

Si bien el informe articula los síntomas de la mala salud del río, Abbas dijo que el hecho de no hablar de las presas significaba que «todo lo que se propusiera lucharía por mantenerse»

Aunque se consigan fondos para estos proyectos, dar una nueva vida al Indo será difícil sin la cooperación de los vecinos de Pakistán, especialmente India. «Es una parte muy importante del panorama de aplicación que se describe en el informe», respondió Aslam, reconociendo que la adaptación al cambio climático y la reactivación de la ecología del Indo requieren la colaboración regional y el intercambio de datos.

La «extralimitación federal» podría poner en peligro la Iniciativa del Indo Vivo
En cuanto a la aplicación práctica de la Iniciativa del Indo Vivo, Alam dijo: «Hubiera deseado un poco más de claridad en la gobernanza subnacional».

El documento recomienda la creación de un Consejo del Indo, pero Alam dijo que no veía que eso ocurriera, ya que la «18ª enmienda constitucional sitúa muchas de las cuestiones de las que se habla dentro del claro mandato de la gobernanza provincial». La 18ª enmienda, aprobada en 2010, otorgó a las provincias de Pakistán autonomía legislativa y financiera.

COP27: La cumbre del clima de la ONU comienza con pocas esperanzas de éxito

Para poner en práctica las políticas, Alam dijo que se necesita algún «tejido de conexión» entre las autoridades federales, provinciales e incluso municipales, pero esto falta. «Estos proyectos suenan bien, pero si no hay un mecanismo de coordinación… me temo que habrá una extralimitación federal y un atropello de la autoridad provincial. Esto podría poner en riesgo la ejecución efectiva de estos proyectos».

Alam calificó la Iniciativa del Indo Vivo de «ambiciosa» y «un poco tonta» y, en otras ocasiones, de imprecisa en cuanto a los detalles. Sin embargo, admitió que, en general, le sorprendió gratamente que mostrara una «evolución en el pensamiento medioambiental» del gobierno.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en The Third Pole. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original:https://www.thethirdpole.net/en/climate/experts-welcome-futuristic-initiative-to-restore-indus-river-in-pakistan/

+ posts

Fue anteriormente editora de Pakistán en The Third Pole. Es una periodista independiente afincada en Karachi y escritora de la Fundación Thomson Reuters, Dawn y The Guardian. También colabora regularmente con el Inter Press Service.

Buscá en Reporte Asia