Relación US/China: de Molto Vivace (2001/2008) a Allegro Ma non Troppo (2009/2019)

US China

En el reciente libro Engaging China: Fifty Years of Sino-American Relations, una recopilación de ensayos editada por Anne F. Thurston y publicada por Columbia University Press, se analizan los aspectos más salientes de la trayectoria del desarrollo de China, sus implicancias globales, y particularmente el nuevo paradigma que enfrenta Estados Unidos (US), que se describe no como una nueva Guerra Fría sino como un nuevo Desorden Global.

“The Bird should be allowed to fly, but only in the cage. If there is no cage the bird will escape”, Chen Yun

Es de destacar el capítulo séptimo, A Perspective on Chinese Economics: What Have We Learned? What Did We Fail to Anticipate?, en el que uno de los mayores expertos en el estudio y análisis de la economía china de las últimas 4 décadas, Barry Naugthon, se sincera señalando cómo los economistas se equivocaron respecto de los objetivos últimos del PCCh. Aquí se aplica el aforismo chino “Engañando a los Cielos mientras se cruza el Océano”.

La síntesis del capítulo que se adjunta es ilustrativa de los errores de análisis del establishment económico, probablemente, aunque Naughton no lo menciona, protegiendo los negocios de las grandes corporaciones. 

Las ganancias que pasaron de alrededor del 5,4% del PBI en el período 1981/2002 al 9,6% en el período 2006/2019 fueron determinantes en la trayectoria de Wall Street y el aumento de la desigualdad en la sociedad americana.

Aunque Naughton señala al real estate, y los ingresos de las provincias en la venta de tierras, como un fenómeno que contribuyó al desarrollo de la economía china junto con el de la industria y las exportaciones, no profundiza en las consecuencias que tendrán los cambios que se están implementando en los últimos meses.

Un Nuevo Modelo Chino sin los estímulos al real estate está en marcha. Primero por el impacto de caída de riqueza de las familias. En China se ahorra en real estate para evitar la represión financiera y porque las autoridades a pesar de sus declaraciones se resisten a desarrollar un mercado de capitales. En segundo lugar, por la reducción de ingresos de las provincias y la necesidad de implementar impuestos a la propiedad. Y finalmente por el impacto en los mercados de empleo.

Las leyes económicas finalmente llegan y las autoridades enfrentan la disyuntiva de como resolver el debate entre Deng Xiaoping y Chen Yun en los años 80. Un debate que trae al escenario la mentalidad Muralla de la civilización china que enfrenta al PCCh a su contradicción principal. Incorporar la reglas del capitalismo para el desarrollo tiene sus consecuencias. 

“¿China quiere volver a ser una civilización?” Es el título de las conferencias que está dando Anne Cheng en el Collège de France. El capitalismo no viene sin costos para la cultura de las nuevas generaciones chinas.

Acerca del autor

Es licenciado en Economía con Diploma de Honor de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina. Actualmente es consultor independiente, asesorando a instituciones financieras y empresas privadas de diferentes industrias. En los últimos 30 años ha desarrollado su actividad en instituciones financieras, públicas y privadas. Se ha desempeñado como Director del Banco de la Ciudad de Buenos Aires, Director del Banco de Corrientes, Vicepresidente del Banco de Inversiones y Extranjero (BICE) y Gerente General del Banco de Crédito Argentino, entre otras funciones. En el ámbito empresarial, dirigió la consultoría Macroeconómica, entidad especializada en economía y finanzas. Ha sido Director General del Ministerio de Hacienda de la Nación (1975-1977) y Economista Jefe de FIEL, Fundación Latinoamericana de Investigaciones Económicas (1971-1975). Desde el 2000 se ha especializado en Economía China y sus repercusiones globales y regionales.