Estados Unidos acuerda otorgar $6,400 Millones a Samsung para centro de investigación de chips en Texas

Estados Unidos Samsung

El Departamento de Comercio de Estados Unidos reveló un acuerdo con Samsung Electronics por un monto de hasta 6,400 millones de dólares para establecer un centro de investigación y manufactura de microchips en Texas. Este acuerdo forma parte de una inversión total que, combinada con fondos privados, podría ascender hasta los 40,000 millones de dólares. La iniciativa surge de la Ley CHIPS y Ciencia, promulgada por el presidente Joe Biden en 2022 con el propósito de revitalizar la producción de circuitos integrados avanzados en el país.

Según declaraciones de la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, el proyecto propuesto transformará a Texas en un ecosistema líder en semiconductores. Raimondo enfatizó que este paso sitúa a Estados Unidos en el camino hacia su objetivo de producir el 20% de los chips más avanzados del mundo para computadoras antes del fin de la década. Se espera que el proyecto genere al menos 17,000 empleos en la fase de construcción y más de 4,500 empleos en manufactura.

El proyecto de Samsung, ubicado en Taylor, Texas, incluirá la construcción de dos fábricas dedicadas a la producción de chips de dos y cuatro nanómetros, además de centros de investigación y desarrollo. La primera fábrica se anticipa que entre en operación en 2026, seguida por la segunda en 2027, con posibilidad de expansión de las instalaciones existentes de Samsung en Austin, Texas.

China-Estados Unidos: una relación que requiere mayor comunicación

Lael Brainard, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, destacó que este acuerdo permitirá a Samsung fabricar chips en Austin para uso directo del Departamento de Defensa, subrayando la importancia estratégica del acceso a tecnologías avanzadas en un contexto de competencia internacional.

Además de los fondos acordados, Samsung podría beneficiarse de un crédito impositivo otorgado por el Departamento del Tesoro de EE. UU. El Gobierno también ha anunciado previamente acuerdos para respaldar a otros fabricantes de chips como Intel y Taiwan Semiconductor Manufacturing en diversos proyectos en todo el país.

Este acuerdo representa un paso significativo en los esfuerzos del Gobierno estadounidense por fortalecer su capacidad de producción de semiconductores y garantizar la seguridad nacional en un entorno competitivo global.

+ posts

Buscá en Reporte Asia