Consorcio apoyado por Samsung se adjudica un importante proyecto aeroportuario en Filipinas

Tras de un largo un largo y complicado proceso de contratación, Filipinas finalmente ha anunciado que el consorcio SPIA, abreviatura de Sangley Point International Airport Development Consortium, será el encargado deconstruir el aeropuerto filipino de Sangley.

El consorcio esta respaldado por empresas surcoreanas y europeas y se ha hecho adjudicatario del proyecto aeroportuario valuado en unos 11.000 millones de dólares.

Este proyecto era pretendido por China, a través de la empresa estatal China Communications Construction (CCCC) pero esta, después de conseguir un acuerdo de 10.000 millones de dólares, lo perdió en enero de 2021 tras no cumplir los requisitos de presentación de documentos y recibir fuertes críticas de Estados Unidos y de Teodoro Locsin, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas.

Filipinas destaca el valor de las estadísticas para el desarrollo sostenible en la reunión regional de las Naciones Unidas en Bangkok

El interés de China en el proyecto también levantó en su momento criticas concernientes a la seguridad nacional de Filipinas debido a la ubicación del aeropuerto, cerca de una zona que alberga activos de la Marina filipina, y es que, si bien las relaciones bilaterales entre estos se encuentra en buen estado, todavía hay disputas territoriales en el Mar de China Meridional.

SPIA esta conformado está dirigido por las empresas locales Cavitex Holdings y House of Investments, así como por Samsung C&T,una filial del grupo surcoreano Samsung. Otros miembros son MacroAsia, un proveedor de servicios de aviación propiedad del magnate Lucio Tan, Munich Airport International y Ove Arup & Partners Hong Kong.

El aeropuerto

El aeropuerto internacional de Sangley Point esta destinado a aliviar la presión sobre el congestionado aeropuerto internacional Ninoy Aquino de Manila, capital de Filipinas.

Sangley, situado al sur de Manila, está previsto como un centro de dos pistas que puede acoger a 75 millones de pasajeros al año, con el potencial de ampliarse a cuatro pistas y una capacidad anual de 130 millones de pasajeros.

El proyecto incluye la construcción de una carretera de conexión de 4 kilómetros, con disposiciones para la conectividad ferroviaria, así como instalaciones logísticas y de apoyo a la aviación totalmente integradas. Se espera crear 50.000 puestos de trabajo.

Según las autoridades provinciales, se espera que la fase 1 del proyecto, que incluye la primera pista, esté operativa en 2028.

 

 

+ posts

Buscá en Reporte Asia