20 años de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción: un G20 comprometido con el tema

G20 Social

El acto o resultado de corromper, adulterar, utilizar medios ilícitos para beneficio personal o ventaja institucional. Esta es la definición general de corrupción en los diccionarios. Tanto si puede leerse desde una perspectiva histórica, sociológica y/o criminal, a menor escala, como sobornar a un árbitro en un partido de fútbol de barrio, o a mayor escala, como causa de crisis gubernamentales, una cosa es cierta: la lucha contra la corrupción es una demanda social central en las sociedades en general.

Como tal, no podía dejar de ser un tema destacado en el G20, especialmente este año, en el que se celebra el 20 aniversario de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. La Convención se firmó el 9 de diciembre de 2003 en México y es el único tratado internacional anticorrupción multilateral jurídicamente vinculante. El Día Internacional contra la Corrupción se estableció en esta fecha a raíz de las propuestas de la delegación brasileña en la Convención.

Grupo de Trabajo Anticorrupción

En Brasil, es la CGU, órgano de control interno del gobierno federal, la que supervisa la aplicación de la Convención y también dirige el Grupo de Trabajo Anticorrupción (GT) del Camino de los Sherpas. Los puntos más importantes de la Convención tratan los siguientes temas: prevención, castigo, recuperación de activos y cooperación internacional0. Dado que el G20 es uno de los principales foros mundiales de cooperación y construcción de políticas y consensos internacionales, es evidente su capacidad para articular y orientar las acciones de los países del Grupo hacia los esfuerzos de prevención y lucha contra la corrupción, en línea con el cuarto tema.

«Es una Convención un tanto osada, sobre todo teniendo en cuenta que fue concebida hace veinte años, y ha establecido normas mínimas para que tengamos un ambiente de integridad en nuestras instituciones y en nuestras relaciones internacionales, sean públicas o privadas», señala Vinicius Marques de Carvalho, Ministro de la Contraloría General de Brasil (CGU).

El Grupo de Trabajo Anticorrupción existe desde hace 13 años y se centra en difundir las mejores prácticas en la lucha contra la corrupción y abordar las cuestiones que se plantean, como la aplicación de las nuevas tecnologías para combatir las tramas de corrupción. Este año, la Presidencia brasileña producirá un importante resultado en forma del Plan de Acción 2025-2027.

Río de Janeiro se prepara para acoger las reuniones del G20 Brasil 2024

La primera reunión del GT tendrá lugar el 13 de diciembre en Atlanta (EE.UU.), durante la Conferencia de los Estados Parte de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que conmemora el 20º aniversario de su firma.

Además del GT coordinado por la CGU, los grupos de compromiso (GE) Business20, liderado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), y SAI20, a cargo del Tribunal de Cuentas de Brasil (TCU), están comprometidos con el tema, ya que para enfrentar eficazmente la corrupción es necesaria una acción colectiva que una a los sectores público y privado.

El TCU es el órgano que fiscaliza el gasto público, comprueba que los recursos se gastan de acuerdo con la ley y, como presidente del GE de Entidades Fiscalizadoras Superiores, busca mejorar las herramientas anticorrupción.

El Grupo de Trabajo Anticorrupción existe desde hace 13 años y se centra en difundir las mejores prácticas en la lucha contra la corrupción

«El GT es una oportunidad fantástica para intercambiar experiencias y mejorar los mecanismos. Para alinear los procedimientos, porque la corrupción a menudo cruza fronteras, como una empresa multinacional que es objeto de corrupción y actúa en distintos países. Necesitamos estar alineados», subraya Marcelo Luiz Souza da Eira, secretario de Control Externo, Información Estratégica e Innovación de la agencia.

En cuanto a la lucha contra la corrupción en el sector privado, Cláudia Sender, coordinadora del grupo de trabajo Integridad y Conformidad de Business20, afirma que las empresas nacionales están prestando atención al tema.

GT comprometido con las prioridades de la presidencia brasileña del G20

«Las empresas brasileñas han demostrado un gran compromiso con las cuestiones relacionadas con la mejora de la gobernanza y la lucha contra todas las formas de soborno y extorsión», explica Cláudia.

La presidenta brasileña del GT Anticorrupción cree que las acciones anticorrupción son fundamentales para que se cumplan los objetivos del G20, ya que la corrupción debilita los procesos democráticos y el Estado de Derecho, acentúa las desigualdades, perjudica la calidad de vida de la población, afecta a la economía y a los pactos internacionales, entre otros muchos daños.»Los efectos nocivos de la corrupción son visibles: obras inacabadas en escuelas y centros de salud, deforestación y minería ilegales, proliferación de milicias y crimen organizado, entre otros», añade el Secretario Marcelo Luiz Souza da Eira.

«Sabemos que la lucha eficaz contra la corrupción requiere una acción colectiva, es decir, el compromiso de las organizaciones públicas, la sociedad y el sector privado. Este es un mensaje claro de la Presidencia brasileña en el GT Anticorrupción: debemos realizar nuestro trabajo de forma participativa», añade el ministro de la CGU.

+ posts

Buscá en Reporte Asia