Un café de Tokyo con atención controlada a distancia

robot avatar

En un café en el distrito de Chuo, Tokio, un miembro del personal denominado «piloto» controla un robot avatar desde casa u otro lugar remoto para brindar servicio a los clientes.

Basado en el concepto de «dar a todos la posibilidad de permanecer conectados con la sociedad», este café fue desarrollado para que las personas que no pueden salir de sus casas debido a discapacidades graves u otras razones puedan trabajar en el café a través del robot y participar en la sociedad.

Al entrar al café, tus ojos se dirigirán inmediatamente a un robot que te saluda con un amigable «¡Hola!» antes de preguntar si haz hecho una reserva. Este robot también guía hábilmente a cualquier cliente que esté confundido al entrar al café. Es controlado por una persona, y no por inteligencia artificial, por lo que puede mantener conversaciones de manera más flexible.

Conduciendo juntos: el camino japonés hacia la movilidad limpia

El papel del piloto: la importancia de la inclusión

El robot avatar se encuentra cerca de los asientos del café y el piloto toma los pedidos de los clientes a través de este. Además, dicho piloto puede hablar con los clientes y brindar servicio de formas únicas. Por ejemplo, si un cliente viene al café en su cumpleaños, se le puede mostrar una imagen con «¡Feliz Cumpleaños!» para celebrar.

Estos tipos únicos de servicio no están todos escritos en las reglas del personal. A veces, los pilotos piensan en sus propias formas de alegrar a los clientes. Si otro piloto ve esta hospitalidad, podrían decidir incorporar su enfoque también. Esto genera un efecto sinérgico en el servicio al cliente. Cuando los pilotos no están hablando con los clientes, intercambian activamente información entre ellos de vez en cuando.

Curiosidades sobre los robots avatar

Una cosa interesante sobre los robots avatar es que, aunque se ven iguales, pueden mostrar diferentes características en cómo se mueven según el piloto que los controla. Por ejemplo, un piloto podría levantar apologéticamente los brazos del robot hacia su cabeza porque no es muy hábil en inglés y encuentra difícil hablar con clientes que vienen del extranjero. Observar estos gestos realmente permite ver que estos robots son los avatares de las personas que los controlan.

Este café comenzó como un experimento para que las personas que no pueden salir fácilmente al exterior puedan participar en la sociedad. Sin embargo, los robots han comenzado gradualmente a aparecer en más y más lugares para ayudar a resolver la escasez continua de mano de obra en otros cafés y restaurantes también y ya se han introducido en algunos establecimientos de comida rápida.

+ posts

Colaboradora en ReporteAsia.

 

Buscá en Reporte Asia