Terrorista suicida mata a cinco ciudadanos chinos en ataque en Pakistán

Terroristas chinos

Cinco ciudadanos chinos que trabajaban en la construcción de una importante presa, junto con su conductor, perdieron la vida en un ataque perpetrado por un terrorista suicida en el noroeste de Pakistán, según informaron las autoridades locales.

El trágico incidente tuvo lugar en la montañosa carretera de Karakórum, donde el vehículo en el que se desplazaban las víctimas se precipitó por un profundo barranco después de que el terrorista embistiera con su coche y detonara los explosivos.

Pekín ha destinado considerables inversiones en Pakistán en los últimos años, sin embargo, los proyectos financiados por China han generado resentimientos en algunos sectores de la población, y ciudadanos chinos han sido objeto de ataques con frecuencia.

Según los informes, el vehículo se dirigía desde las obras de la presa hidroeléctrica de Dasu, en construcción por la empresa china Gezhouba Group, hacia la capital, Islamabad, en el momento del ataque.

Pakistán: la única certeza después de las elecciones es el caos

Este lamentable suceso se suma a otros episodios violentos ocurridos en la región, como el atentado con bomba en 2021 que cobró la vida de 13 personas, incluidos nueve trabajadores chinos, cuando un autobús que transportaba ingenieros fue alcanzado en las cercanías de la misma obra.

El ataque ocurre en un contexto tenso, días después de que las fuerzas de seguridad abatieran a siete militantes mientras intentaban asaltar las oficinas del puerto de Gwadar, en el suroeste de Pakistán, una zona de gran importancia estratégica para la inversión china.

El Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) ha sido una iniciativa clave para el desarrollo de la región, sin embargo, grupos separatistas argumentan que la población local apenas se beneficia de estos proyectos, ya que la mayoría de los empleos van a extranjeros.

La seguridad de los trabajadores chinos ha sido motivo de preocupación para ambos países, con incidentes anteriores como el asalto a un hotel en la provincia de Baluchistán en 2019 y el atentado contra la Bolsa de Pakistán en 2020, acciones que han resaltado la vulnerabilidad de las inversiones chinas en el país asiático.

+ posts

Buscá en Reporte Asia