No “solo para niños”: el boom de los cómics en Corea del Sur

webtoons

En octubre pasado, la Asociación de Comercio Internacional de Corea del Sur reportó que las exportaciones de cómics aumentaron más del 40% en 2020 respecto del  año anterior, acompañando el crecimiento de la cultura pop coreana.

Otras noticias a lo largo del 2021 demuestran el interés creciente de diversas compañías por continuar invirtiendo en el sector. En enero, el grupo Naver, dueño del principal portal de internet del país, anunció la intención de adquirir la plataforma de storytelling canadiense Wattpad por 600 millones de dólares.

Wattpad por su parte comunicó la concreción de la operación en mayo, enfatizando que le permitiría alcanzar una audiencia mensual global combinada de más de 166 millones de personas. Ese mismo mes, Kakao Entertainment, desarrollador de la aplicación de mensajería instantánea más popular de Corea, desembolsó 510 millones de dólares para incorporar Tapas, plataforma de webtoons con sede en los Estados Unidos.

Quizás de un modo más sutil que las telenovelas o la música, la popularidad de las historietas en línea o webtoons no deja de aumentar, al igual que las transacciones de gigantes corporativos en torno a ellas. Pero, ¿de qué se trata el fenómeno de los webtoons en Corea? Repasemos un poco los antecedentes.

La Embajada de Corea propone un creativo concurso por el 60º aniversario de las relaciones bilaterales con Argentina

Los orígenes de los webtoons

Ya hemos hablado en artículos anteriores sobre la inversión en infraestructura de telecomunicaciones y tecnología que realizó Corea del Sur a partir de la década de 1990, la cual fue determinante para el desarrollo de sus industrias culturales.

«La popularidad de las historietas en línea o webtoons no deja de aumentar, al igual que las transacciones de gigantes corporativos en torno a ellas»

Si bien los orígenes del manhwa (cómic coreano) datan de principios del siglo XX (y a pesar de la prohibición al ingreso de productos culturales japoneses, vigente oficialmente hasta 1998), éste se vería fuertemente influenciado en estilo por el manga (cómic japonés) que circulaba en el mercado negro surcoreano desde los años ‘60.

De hecho, a pesar de su circulación ilegal, en la década del ’90 el manga ocupaba un gran porcentaje del mercado total de cómics en Corea, contra lo cual los dibujantes coreanos, acechados también por una censura residual de los gobiernos dictatoriales, no podían competir.

El género se iba imponiendo en la sociedad

Una internet cada vez más veloz que ofrecía bajos (o nulos) costos de publicación, la aparición de nuevos dispositivos que facilitaban la lectura en scrolling (desplazamiento) por la web, más la tentación de participar en un ambiente menos afectado por la censura de contenidos, fueron algunos de los elementos pivote para facilitar la transición de las historietas coreanas al mundo digital.

Por otro lado, la inclusión de efectos para una lectura más interactiva alentó la creación de una nueva dinámica de consumo e interacción entre los autores y lectores.

El cine coreano como ejemplo de desarrollo

En el año 2000 el suceso se instala en la red

Ante este crecimiento, a principios de la década de 2000, portales de internet como el ya mencionado Naver o Daum crearon secciones especiales para contenido webtoon, incentivando una nueva generación de artistas que ahora concebirían sus trabajos directamente para el entorno digital en vez del impreso. Al mismo tiempo, el éxito de las telenovelas como parte de la “oleada coreana”  (hallyu) fue favoreciendo la creación de un circuito que podemos identificar como media mix.

«el grupo Naver anunció la intención de adquirir la plataforma de storytelling canadiense Wattpad por US$600 millones»

Por ejemplo, un webtoon o manhwa puede ser adaptado a telenovela y su origen puede ser, además, una novela escrita. Parte de este circuito puede evidenciarse en la cooperación que sellaron Naver Corp. y el grupo CJ para la conversión de diversos webtoons a K-dramas (telenovelas coreanas).

De calamares y melodramas: una mirada retrospectiva al fenómeno de la televisión surcoreana

Políticas de promoción y consumo apto para diferentes edades

Finalmente, podemos visualizar algunas políticas coreanas de promoción cultural de historietas pensadas tanto hacia adentro como hacia afuera del país. Algunas de ellas son la creación en 2009 de KOMACON, agencia especializada en la difusión de cómics coreanos, el Bucheon International Comics Festival, que ya va por su 24° edición, o la construcción de Zaemiro, una calle en Seúl con temática de cómics que conecta una estación de metro con el Seoul Animation Center.

«Por ejemplo, un webtoon o manhwa puede ser adaptado a telenovela y su origen puede ser, además, una novela escrita»

Los contenidos de los cómics varían enormemente, se adaptan  a diferentes rangos etáreos y forman parte de una gran industria que crece a pasos agigantados con millonarias inversiones.

Los números y acciones, entonces, hablan por sí solos y colaboran para desmitificar aquello de que los cómics son sólo para niños. Una creencia popular que aún circula pero que los ávidos lectores adultos refutamos con vehemencia, mientras damos vuelta la página o, más bien, scrolleamos la pantalla en busca de la siguiente buena historia.

Acerca del autor

Licenciada en Estudios Orientales (Universidad del Salvador). Especialista en Relaciones Públicas. Cuenta con una diplomatura superior en Educación, Imágenes y Medios (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Tiene una Maestría en Industrias Culturales, Política y Gestión (Universidad Nacional de Quilmes). Es profesora de la clase sobre Japón en la materia Procesos Interculturales, de la Maestría de Diversidad Cultural (Universidad Nacional de Tres de Febrero). Imparte cursos de capacitación sobre historia, cultura y protocolo de China, Corea y Japón (Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco).