El rol de China en la economía global

China

Las graves crisis internacionales que estallaron en 2023, desde la prolongada guerra en Ucrania hasta el reciente conflicto en la Franja de Gaza, sin mencionar las numerosas provocaciones de Estados Unidos en el Mar del Sur de China, han generado al menos dos efectos perjudiciales en la economía global.

El primero coincidió con un intento cada vez más fuerte de Estados Unidos de desestabilizar las cadenas de suministro interconectadas del mundo mediante aranceles, impuestos, sanciones y cierres. El segundo, consecuencia directa de lo anterior, implicó el riesgo de provocar una «nueva Guerra Fría», absolutamente perjudicial para el desarrollo económico y, por lo tanto, el bienestar de la comunidad humana con un futuro compartido, esa misma comunidad en la que todos vivimos.

Consecuentemente, si el ciclo económico ha pasado de crecimiento a desaceleración, con el mundo entrando en un ciclo de bajo crecimiento económico, se debe a una combinación de factores, principalmente aquellos recién mencionados. El intento occidental de sabotear la relación entre China, Estados Unidos y la Unión Europea, las potencias económicas más importantes del mundo, en las que depende el destino del planeta, ha dañado a empresas, negocios y familias. Por el contrario, será necesario revertir los errores cometidos en los últimos años. ¿Cómo? Impulsar el multilateralismo es la única manera de generar una recuperación económica compartida, donde cada país contribuirá al ciclo económico mundial según sus capacidades.

Además, el clima general no debería fomentar una «nueva Guerra Fría» o dinámicas de juego de suma cero. Por el contrario, solo fomentando el crecimiento colectivo será posible salir del atolladero en el que el mundo corre peligro de hundirse. Para lograrlo, las palabras clave serán colaboración, cooperación y beneficio mutuo. En esencia, hay una necesidad urgente de fortalecer la colaboración multilateral inclusiva mientras el mundo enfrenta el riesgo de una recesión económica global y un número creciente de desafíos compartidos, incluido el cambio climático.

Para lograr este objetivo, se deben realizar esfuerzos para incluir mejor a los países en desarrollo en la gobernanza económica global y garantizar que los beneficios de la globalización se distribuyan de manera justa entre las diferentes poblaciones. En todo esto, China hará todo lo posible para fomentar la distensión y el diálogo. No buscará el desacoplamiento y, por el contrario, salvaguardará la estabilidad de la cadena de suministro global en nombre del bienestar compartido frente al aumento internacional del proteccionismo y el nacionalismo.

China

Hablando de China, la Conferencia Anual de Trabajo Económico Central celebrada en Pekín el 11 y 12 de diciembre sirvió a los líderes chinos para decidir las prioridades del trabajo económico en 2024. En la reunión, se señaló que la economía china ha logrado una recuperación, con un sólido progreso en el desarrollo de alta calidad en 2023. En general, las condiciones favorables superan a los factores desfavorables en el desarrollo de China, y la tendencia fundamental de recuperación económica y las perspectivas a largo plazo positivas no han cambiado.

En cuanto al trabajo económico del próximo año, la reunión instó a realizar esfuerzos para avanzar en el progreso asegurando la estabilidad. Los números ilustran cómo China contribuirá a la recuperación económica global. Según la Oficina Nacional de Estadísticas, las ventas al por menor de bienes de consumo, uno de los principales indicadores de la fortaleza del consumo de un país, totalizaron 38,54 billones de yuanes (aproximadamente 5,37 billones de dólares) de enero a octubre, un aumento del 6,9 por ciento respecto al año anterior.

Tomando el consumo de vehículos de energía nueva (NEV) como ejemplo, los nuevos productos y servicios diversificados en el mercado ofrecen más opciones a los consumidores con nuevas características tecnológicas. En los primeros tres trimestres de 2023, las ventas globales de NEV alcanzaron los 9,75 millones de unidades, con China contribuyendo con 6,28 millones de unidades, es decir, más del 64 por ciento, según datos publicados en el Congreso Mundial de Vehículos Nuevos de Energía 2023.

Mientras tanto, Goldman Sachs y UBS expresaron optimismo sobre las perspectivas económicas de China en 2024. Goldman Sachs, en detalle, afirmó que el consumo chino el próximo año continuará con el impulso de recuperación de 2023. Se espera que el crecimiento del comercio minorista en China, tanto de bienes como de servicios, aumente un 5 por ciento en 2023, con proyecciones similares para los próximos años, convirtiendo a China en el mercado de más rápido crecimiento a nivel mundial, según un informe reciente de McKinsey.

Por lo tanto, China desempeñará su papel. Dependerá de Estados Unidos dejar de lado las hostilidades y regresar al camino del diálogo sincero.

Nota: este es un artículo republicado del medio «CGTN» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Fabio Massimo Parenti es un comentarista de la coyuntura internacional para CGTN. Es profesor de Estudios Internacionales en China Foreign Affairs University,Beijing. A su vez, participa en diversos think thanks.

Buscá en Reporte Asia