Bank of China, la entidad bancaria más longeva del gigante asiático

Hoy vamos a hablar del Bank of China (BOC), el banco con la operación continua más longeva entre las instituciones bancarias chinas. El mismo se estableció formalmente en febrero de 1912 tras la aprobación del Dr. Sun Yat-sen, en reemplazo del Banco de Gobierno de la China Imperial. Y de 1912 a 1949, se desempeñó consecutivamente como banco central del país, banco de cambio internacional y banco especializado en comercio internacional. Es hoy el banco con el nivel más alto de internacionalización y diversificación del gigante asiático.

Su historia

Después de 1949, basándose en su larga trayectoria como banco especializado en comercio y cambio de divisas designado por el Estado, el BOC asumió la responsabilidad de administrar las operaciones cambiarias de China y brindó un apoyo vital al desarrollo del comercio exterior y la infraestructura económica de la nación a través de su oferta de acuerdos comerciales internacionales, transferencia de fondos al exterior y otros servicios de cambio de divisas no comerciales.

Desde su creación hasta 1942, emitió billetes a nombre del Gobierno de la República de China, junto con los tres grandes de la época: el Banco Central de la República de China, el Banco Ganadero de China y el Banco de las Comunicaciones. En un principio funcionó como el Banco Central de China. Pero en 1948 el Banco Popular Chino lo reemplazó en esa función. Desde entonces, el BOC se convirtió en un banco comercial.

Durante el período de reforma y apertura de China, iniciado en 1978, el BOC aprovechó la oportunidad histórica presentada por la estrategia del gobierno de capitalizar fondos extranjeros y tecnologías avanzadas para impulsar el desarrollo económico, y se impuso como canal de financiamiento externo clave del país al fortalecer sus ventajas competitivas en el negocio de divisas.

Sede Central del BOC en Beijing. Foto: CGTN

Los años recientes

Para 1994, el BOC se transformó en un banco comercial de propiedad estatal. En agosto de 2004, se incorporó Bank of China Limited. El Banco cotizó en la Bolsa de Valores de Hong Kong y en la Bolsa de Valores de Shanghai en junio y julio de 2006, respectivamente, convirtiéndose en el primer banco comercial chino en lanzar una oferta pública inicial de acciones A y acciones H y lograr una doble cotización en ambos mercados. Habiendo servido en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, el Banco en 2017 se convirtió en sponsor oficial de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de Beijing 2022.

En 2018, el Banco de China fue designado nuevamente como Banco de Importancia Sistémica Global, convirtiéndose así en la única institución financiera de una economía emergente en ser designada en esa categoría durante ocho años consecutivos.

China, atrapada en un laberinto

Su actualidad

Como el banco más globalizado e integrado de China, BOC tiene una red de servicios global, establecida a través de instituciones en China continental, así como en 57 países y regiones.

Ha establecido una plataforma de servicios integrada basada en los pilares de su banca corporativa, banca personal, mercados financieros y otros negocios de banca comercial, que cubre banca de inversión, inversión directa, valores, seguros, fondos, arrendamiento de aeronaves y otras áreas, brindando así a sus clientes una amplia gama de servicios financieros.

tarjeta de crédito bank of china
La sucursal del Banco de China en Singapur ha emitido la tarjeta de débito internacional Great Wall, que también es una tarjeta Platinum MasterCard.

Además, el BOCHK (Bank of China Hong Kong) y la sucursal de Macao sirven como bancos emisores de billetes locales en sus respectivos mercados.

Al 31 de diciembre de 2019, el Banco de China era el segundo prestamista más grande de China en general y el noveno banco más grande del mundo por valor de capitalización de mercado. A fines de 2020, era el quinto banco más grande del mundo en términos de activos totales.

Reunión Xi-Biden: sin discordia, sin concordia

¿Quién es su presidente?

Desde julio de 2019 Liu Liange es presidente del Consejo de Administración del Banco, siendo este el cargo más alto dentro de su estructura. Liu se incorporó al Banco en 2018 y se desempeñó como vicepresidente del Consejo de Administración del Banco de octubre de 2018 a julio de 2019 y presidente del Banco de agosto de 2018 a Junio ​​de 2019. Estudió en la Escuela de Graduados del Banco Popular de China, alcanzando una Maestría en Economía en 1987. Tiene además el título de Economista Senior.

Antes se había desarrollado como Vicepresidente y Presidente del Export-Import Bank of China desde julio de 2015 hasta junio de 2018. Como Vicepresidente del Export-Import Bank of China estuvo desde marzo de 2007 hasta febrero de 2015, entre otros cargos.

Estrategias de desarrollo del Banco de China

Como explica Javier Sánchez Caballero, uno de los especialistas en China a quien acudimos para analizar la estructura y el funcionamiento de estas organizaciones mastodónticas, el Bank of China, con más de US$3 trillones de activos y US$27 billones de ganancias: «fue considerado en el 2019, el Mejor Banco en Mercados Emergentes por Euromoney y el Mejor Banco para Operaciones de Comercio Exterior por Asiamoney».

La crisis energética de China: un enfoque «simple y brutal» del cambio climático

«Esta entidad registró un beneficio neto de 201.891 millones de yuanes (25.913 millones de euros) en el conjunto de 2019, lo que se corresponde con un incremento del 4,9% con respecto a las ganancias del año anterior».

Según indica el experto, no debemos perder de vista que se trata de una entidad que trabaja para llevar adelante las políticas que se plantean desde la centralidad del Gobierno chino. En ese sentido: «existe un interés muy concreto  en que el BOC se convierta en un banco de clase mundial, centrado en tecnología, innovación, capaz de reformarse para hacerse más competitivo y aplicar reformas».

«Además, el BOCHK (Bank of China Hong Kong) y la sucursal de Macao sirven como bancos emisores de billetes locales en sus respectivos mercados»

«Los lineamientos de trabajo de la entidad están fuertemente guiados por el pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era: es un banco plenamente integrado al Gobierno de China, y que sigue metas políticas» agregó la fuente consultada.

La realización de dicho objetivo estratégico, -continuó el especialista en China- requiere un enfoque de tres pasos:

  1. Para 2020, cuando China complete la construcción de una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos, el Bank of China habrá consolidado aún más su base de desarrollo.
  2. Para 2035, cuando China básicamente alcance su modernización, el Banco se habrá transformado de un banco de clase mundial.
  3. Para 2050, el Banco de China se habrá convertido en un «tesoro financiero» de un gran país socialista moderno y servirá como modelo de la industria financiera mundial.

Un nuevo modelo de desarrollo de China con implicancias globales

El Bank of China en América Latina

Según consigna Javier Sánchez Caballero, CEO y fundador de la consultora PONTEM, Bank of China tiene filiales en México, Perú, Chile y Argentina, que ofrecen servicios corporativos y personales.

Con respecto a la filial mexicana, se dedica en gran medida a finanzas corporativas, financiación del comercio, crédito bilateral, préstamo sindicado, mercado financiero y otros negocios: «Y al mismo tiempo, aprovechando la ventaja de las redes de servicios internacionalizadas de Bank of China, impulsa activamente la inversión mutua entre las empresas de los dos países».

Con respecto a la sede Perú, que según explica Sánchez Caballero, se constituyó en 2019 pero obtuvo su licencia de funcionamiento e inició operaciones en el año 2020: «esta se enfoca principalmente en atender el segmento de  banca corporativa ofreciendo productos de  financiamiento, tesorería y comercio exterior tales como préstamos de capital de trabajo, activos fijos, sindicados, cartas de crédito, entre otros».

Tarjetas de crédito del BOC emitidas en Europa.

«BOC PERÚ también explota las ventajas que ofrece la red internacional del grupo Bank of China, de tal manera que ofrece servicios financieros tanto para empresas peruanas como para empresas chinas con negocios e inversiones en Perú», agregó.

Sobre Bank of China Agencia de Chile, que obtuvo permiso para operar en 2018, el especialista destacó que: «la sucursal se orientará principalmente a la inversión china en Chile, a empresas locales en industrias o sectores claves, y empresas exportadoras e importadoras entre ambos países, a través del ofrecimiento de productos para la banca comercial, para el financiamiento del comercio exterior y productos de tesorería, a fin de contribuir a los intercambios económicos y comerciales entre China y Chile».

Imagen del 6 de junio 2018 , durante la ceremonia de fundación de la sucursal del Bank of China en Chile. Fuente: Xinhuanet

Respecto al Bank of China de Argentina, inició la actividad el día 16 de diciembre de 2019, pero su operación inicial se vio afectada por la pandemia: «se trata de una sucursal que brinda servicios y productos financieros a clientes corporativos tales como depósitos, préstamos, transferencias, comercio exterior y tesorería, entre otros».

Puerto Madero
Puerto Madero, zona donde está emplazada la sede de Bank of China en Buenos Aires.

«El objetivo del Bank of China en Buenos Aires no es tener como cliente al público minorista sino que se moverá como una entidad comercial que atenderá exclusivamente a empresas. Por su parte, para las compañías chinas instaladas localmente es una buena noticia tener a dos bancos, el ICBC y el Bank of China, que compitan y tengan fuertes promociones para captarlas como clientes», finalizó.

 

 

Acerca del autor

Co-fundador de Reporte Asia.