La gestión sostenible del suelo: un enfoque pionero de la sostenibilidad agrícola

suelo

Argentina se ha embarcado en un viaje transformador hacia la agricultura sostenible, situando las prácticas de gestión del suelo a la vanguardia de su agenda agrícola. 

Esta ambiciosa iniciativa, liderada conjuntamente por las provincias agrícolas, entre las que se encuentra a la cabeza Tucumán, y por las las organizaciones medioambientales, pretende redefinir los paradigmas de la agricultura haciendo hincapié en la importancia de la gestión sostenible del suelo para la producción agrícola a largo plazo.

El contexto del paisaje agrícola de Tucumán

Tucumán ha sido durante mucho tiempo un contribuyente vital a la producción agrícola de Argentina. Con un enfoque predominante en la caña de azúcar, los cítricos y diversos cultivos, la región desempeña un papel crucial en la economía de la nación. 

Sin embargo, esta prosperidad ha tenido un coste, ya que las prácticas agrícolas tradicionales a menudo provocan la degradación del suelo, la erosión y la dependencia de insumos químicos.

A medida que la población mundial aumenta, también lo hace la demanda de alimentos. El sector agrícola de Tucumán se enfrenta al doble reto de satisfacer esta demanda y garantizar la sostenibilidad a largo plazo de sus tierras. 

En respuesta, la provincia es pionera en un enfoque integral que abarca prácticas de vanguardia en la gestión del suelo, dando prioridad a la conservación del medio ambiente y fomentando un ecosistema agrícola resiliente.

La agricultura tucumana en la encrucijada entre las prácticas agrícolas tradicionales y modernas

El imperativo de la gestión sostenible del suelo

La iniciativa de Tucumán se basa en una comprensión del papel indispensable que desempeña el suelo en la productividad agrícola y la salud ambiental. El suelo no es simplemente el medio en el que crecen los cultivos; es un ecosistema dinámico e intrincado repleto de vida. 

Los suelos sanos albergan una variedad de organismos, desde bacterias y hongos hasta lombrices de tierra, creando una compleja red de interacciones que sustenta la vida vegetal y contribuye al equilibrio general del medio ambiente.

Las prácticas agrícolas convencionales, caracterizadas por el uso extensivo de fertilizantes químicos, pesticidas y monocultivos, han pasado factura a los suelos de Tucumán. 

La degradación de la calidad del suelo supone una importante amenaza para la sostenibilidad de la producción agrícola a largo plazo. Consciente de ello, la provincia se ha comprometido a explorar métodos alternativos que den prioridad a la conservación del suelo y promueven la agricultura regenerativa.

Enfoques innovadores para la gestión sostenible del suelo

La incursión de Tucumán en la gestión sostenible del suelo abarca un espectro de enfoques innovadores diseñados para rejuvenecer y preservar las tierras agrícolas de la provincia. La rotación de cultivos, los cultivos de cobertura y la agrosilvicultura están surgiendo como estrategias clave para diversificar el paisaje, mejorar la fertilidad del suelo y minimizar la dependencia de insumos químicos.

La agrosilvicultura, en particular, ha ganado terreno como práctica que integra árboles y arbustos en los sistemas agrícolas tradicionales. Con ello, Tucumán pretende crear paisajes multifuncionales que proporcionen una serie de servicios ecosistémicos. Los árboles no sólo contribuyen al secuestro de carbono, sino que también ayudan a prevenir la erosión del suelo, mejoran la retención de agua y crean hábitats para organismos beneficiosos.

Además, se están aprovechando las tecnologías para optimizar el uso de los recursos. Los sensores del suelo, las imágenes por satélite y el análisis de datos permiten a los agricultores tomar decisiones informadas sobre el riego, la fertilización y el control de plagas, minimizando así el impacto ambiental y maximizando la eficiencia. Esta unión de tecnología y agricultura ejemplifica el compromiso de Tucumán con la innovación para el desarrollo sostenible.

Tucumán toma protagonismo en el desarrollo agroexportador

Impacto ambiental y económico de la gestión sostenible del suelo

Las implicaciones del compromiso de Tucumán con la gestión sostenible del suelo van más allá de la conservación del medio ambiente; están estrechamente vinculadas al bienestar económico de la región. Unos suelos sanos se traducen en una mayor productividad agrícola, reduciendo la necesidad de insumos costosos y mitigando los riesgos asociados a la variabilidad climática.

Al dar prioridad a la sostenibilidad, el sector agrícola de Tucumán está mejor posicionado para adaptarse a los retos que plantea el cambio climático. La retención de agua en suelos sanos mitiga el impacto de la sequía, mientras que la mejora de la estructura del suelo aumenta la resiliencia frente a fenómenos meteorológicos extremos. 

Los beneficios económicos se extienden a la reducción de los costes sanitarios y los gastos de reparación medioambiental asociados a las externalidades negativas de la agricultura convencional.

Además, el interés por las prácticas sostenibles coincide con las preferencias de los consumidores por productos éticos y respetuosos con el medio ambiente. Los agricultores de Tucumán no sólo se beneficiarán del aumento de los rendimientos, sino también del acceso al mercado y de los precios superiores de los cultivos producidos de forma sostenible. Esta diversificación económica contribuye además a la resiliencia general del sector agrícola.

La dedicación de Tucumán a la gestión sostenible del suelo resuena con el esfuerzo global más amplio para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. La iniciativa se alinea con el Objetivo 2: Hambre Cero, al garantizar la disponibilidad a largo plazo de alimentos nutritivos, y con el Objetivo 15: Vida en la Tierra, al promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres.

Como pionera en agricultura sostenible, Tucumán sienta un precedente para otras regiones que se enfrentan a la compleja interacción entre productividad agrícola, conservación medioambiental y sostenibilidad económica. El compromiso de la provincia con estos objetivos demuestra la naturaleza interconectada del bienestar social, económico y medioambiental.

Perspectivas de futuro

Aunque la iniciativa de gestión sostenible del suelo de Tucumán ha recibido un amplio reconocimiento, no está exenta de desafíos. La transición de las prácticas convencionales a las sostenibles requiere tiempo, recursos y un cambio fundamental de mentalidad. 

La resistencia al cambio, la falta de acceso a la tecnología y las inversiones financieras iniciales plantean obstáculos que exigen una planificación estratégica y un apoyo continuo.

La provincia es consciente de estos retos y trabaja en colaboración con las partes interesadas para desarrollar políticas que incentiven las prácticas sostenibles. Se están poniendo en marcha programas de apoyo financiero, subvenciones y capacitación para facilitar la transición a los agricultores, garantizando que los beneficios de la gestión sostenible del suelo sean accesibles para todos.

De cara al futuro, Tucumán imagina un futuro en el que la agricultura sostenible sea la norma y no la excepción. La provincia se está posicionando como centro de investigación e innovación, atrayendo a expertos y empresarios que comparten la visión de una coexistencia armoniosa entre la agricultura y el medio ambiente.

El viaje de Tucumán hacia la gestión sostenible del suelo es un ejemplo del compromiso de la provincia para forjar un futuro más sostenible, resiliente y equitativo. Al reconocer el papel integral del suelo en la intrincada red de la vida, Tucumán no sólo salvaguarda su patrimonio agrícola, sino que también contribuye a los esfuerzos mundiales para hacer frente a los desafíos de la seguridad alimentaria, el cambio climático y la degradación del medio ambiente.

 

Web | + posts

Grupo Ruiz es un conglomerado empresarial con sede en la provincia de Tucumán, Argentina. Fundado en 1994 con la creación de Paramérica S.A., en una década se posicionó como líder mundial en exportación de poroto negro y limones.

Buscá en Reporte Asia