Las tensiones entre China y Australia crecen en la OMC

China Australia OMC

La contienda diplomática y comercial entre China y Australia tiene un nuevo capítulo; esta vez el cuadrilátero es la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde avanzan disputas por la comercialización de vinos, torres eólicas y material ferroviario, entre otros.

China había anunciado durante mayo la suspensión de parte de su cooperación económica con Australia de forma indefinida. «Instamos a Australia a que abandone la mentalidad de Guerra Fría y el prejuicio ideológico; asuma una visión objetiva sobre el desarrollo de China y de la cooperación entre China y Australia», había indicado el portavoz de la Cancillería china entonces.

Por su parte, el ministro de Comercio de Australia, Dan Tehan, había catalogado la decisión como decepcionante. “El Diálogo Económico Estratégico, que se celebró por última vez en 2017, es un foro importante para que Australia y China trabajen en temas relevantes para nuestra asociación económica”, había señalado en una rueda de prensa.

La ruptura entre China y Australia

Las relaciones entre China y Australia habían sido muy tensas desde que el primer ministro australiano, Scott Morrison, solicitó una investigación internacional sobre los orígenes de la epidemia de COVID-19. Además, Australia había rescindido la adhesión del estado de Victoria al proyecto insignia de la administración Xi: la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). De hecho Australia participa junto a Japón y Estados Unidos del plan internacional de infraestructura denominado Blue Dot Network y, casi con seguridad, se sumará al B3W lanzado por Joe Biden.

Desde entonces, los importadores chinos pusieron los productos australianos a un lado y comenzaron a aumentar sus compras en otros mercados.

Las medidas del gobierno chino

A raíz de las tensiones entre ambos gobiernos, China comenzó a tomar medidas que afectan el otrora pujante intercambio comercial con Australia en distintos sectores.

  • Carne: China suspendió las importaciones de carne procedente de 4 establecimientos australianos: Kilcoy Pastoral Company, Beef City (JBS), Dinmore, y Northern Co-operative Meat Company.
  • Cebada: China anunció que elevaría el arancel sobre las importaciones de cebada proveniente de Australia al 80,5% (73,6% antidumping y 6,9% antisubsidios) por el término de 5 años.
  • Turismo: distintas recomendaciones indicaban a viajeros y estudiantes chinos que extremen cuidados en Australia por actos de violencia y discriminación.

El capítulo en la OMC

En las últimas semanas distintas manifestaciones de las delegaciones de ambos países han vuelto a poner el foco en el conflicto que los tiene envueltos desde hace más de un año.

En primera instancia, China solicitó la mediación de la OMC «en relación con las medidas en materia de derechos antidumping y compensatorios impuestas por Australia a las importaciones de torres eólicas, fregaderos (piletas de lavar) de acero inoxidable y ruedas para vías férreas procedentes de China».

Tal vez el más representativo del conflicto que se está viviendo es el caso de las exportaciones de vino, que es seguido con mucha atención desde Chile, Argentina y España. Australia solicitó una mediación con China «en relación con las medidas en materia de derechos antidumping y compensatorios impuestos por China a las importaciones de vino embotellado australiano».

Algunas de las consideraciones de la delegación australiana para solicitar la mediación:

  • China definió incorrectamente el «producto considerado» y el «producto similar», en particular al no tener en cuenta las diferentes calidades del vino y la diferenciación de los productos en el mercado del vino.
  • China inició investigaciones sin pruebas suficientes, China no examinó ni revisó la exactitud y pertinencia de las pruebas presentadas con la solicitud, y China no rechazó la solicitud ni puso fin a la investigación sin demora debido a la falta de pruebas suficientes.
  • China no dio a todas las partes interesadas y a los Miembros interesados amplia oportunidad de presentar toda la información y pruebas pertinentes, no garantizó la disponibilidad inmediata para los exportadores conocidos del texto completo de la solicitud escrita, y no atendió debidamente las solicitudes de prórroga ni concedió las prórrogas respecto de las que se había aducido la justificación de que su concesión era factible.
  • China no realizó una comparación equitativa entre el precio de exportación y el valor normal, en particular al no tener en cuenta factores que influían en la comparabilidad de los precios y no indicar qué información se necesitaba para hacer una comparación equitativa.