La deforestación por la industria ganadera de Brasil preocupa a China y a los mercados importadores

Brasil

En Brasil, la expansión de los pastos para el ganado vacuno está teniendo un impacto devastador en los ecosistemas naturales, generando preocupaciones significativas sobre la biodiversidad y el cambio climático. Según datos de 2020, las exportaciones de carne de vacuno estaban asociadas a 340 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente debido a la deforestación ocurrida en los cinco años previos. Estas cifras representan un alarmante 37% de las emisiones totales de Brasil en 2020 por cambios en el uso del suelo.

Este panorama es especialmente relevante para China, principal importador de carne de vacuno brasileña y, por ende, el mercado más expuesto a la deforestación causada por la industria ganadera de Brasil.

Sin embargo, los desafíos para abordar este problema están disminuyendo, y recientes desarrollos señalan diversas oportunidades estratégicas para que ambos países colaboren en la promoción de una cadena de suministro de carne de vacuno más sostenible.

Datos mejorados para combatir la deforestación

En el pasado, la complejidad de las cadenas de suministro dificultaba tanto a empresas como a gobiernos identificar el origen de los productos y tomar medidas al respecto. Sin embargo, iniciativas como la plataforma Trase están proporcionando nuevos datos sobre las cadenas de suministro, revelando la importancia de centrarse en regiones específicas para desarrollar soluciones efectivas.

La deforestación asociada a la industria ganadera se concentra en áreas específicas. De los 2.900 municipios brasileños que suministran carne de vacuno a China, solo 110 (menos del 4%) son responsables del 70% de la deforestación vinculada a esas exportaciones.

A partir de esta información, los esfuerzos de sostenibilidad en Brasil pueden dirigirse hacia estas áreas clave, ofreciendo apoyo y capacitación a los ganaderos para expandirse sin recurrir a la deforestación. Asimismo, los importadores pueden utilizar estos datos para orientar sus decisiones comerciales y establecer acuerdos sostenibles con los proveedores.

Además, cambios recientes en las pautas comerciales están brindando a China una mejor posición para aplicar normas medioambientales a las importaciones de carne de vacuno de Brasil, lo que se ve facilitado por una mayor transparencia en la cadena de suministro.

China retiró el arancel de las exportaciones de pollo desde Brasil

Por otro lado, mediante el establecimiento de sistemas de seguimiento y control de calidad, las partes interesadas pueden monitorear el movimiento de los productos alimentarios a lo largo de toda la cadena de suministro y abordar cualquier vínculo con la deforestación.

En Brasil, ya existen iniciativas como Beef on Track y el Programa de Integridad y Desarrollo del Ganado del Estado de Pará, que buscan garantizar la sostenibilidad en la cadena de suministro de carne de vacuno.

Para maximizar los beneficios de estas iniciativas, es crucial una cooperación estrecha entre los compradores chinos y los mataderos brasileños que implementan sistemas de supervisión.

Transformación de la Colaboración entre China y Brasil

Los avances en prácticas de abastecimiento ofrecen un camino hacia adelante. Ejemplos como la cláusula de abastecimiento libre de deforestación en contratos entre comerciantes chinos y productores brasileños muestran el potencial de la colaboración para impulsar cambios significativos en el sector.

Con China como un mercado cada vez más importante para la carne de vacuno brasileña, la colaboración entre ambos países puede influir en todo el mercado, especialmente si se apoya con políticas gubernamentales y marcos regulatorios adecuados.

A pesar de los desafíos pasados, la disponibilidad de datos mejorados y el creciente enfoque en prácticas sostenibles están sentando bases sólidas para una colaboración más estrecha entre China y Brasil en la promoción de una cadena de suministro ganadera más responsable y sostenible.

+ posts

Buscá en Reporte Asia