La cosecha digital: cómo la agricultura de datos está revolucionando al sector

agricultura

En la agricultura moderna se está produciendo una revolución silenciosa. Mientras el mundo se enfrenta a una creciente demanda de alimentos, incertidumbres climáticas y retos de sostenibilidad, el sector agrícola está recurriendo a la tecnología en busca de soluciones. 

El auge de la agricultura digital y la agricultura de datos está reconfigurando las prácticas agrícolas tradicionales y dando paso a una era de eficiencia e innovación sin precedentes.

La frontera digital: los sensores y el IoT transforman la agricultura

Una de las piedras angulares de la revolución de la agricultura digital es la adopción generalizada de sensores y del Internet de las Cosas (IoT). Estas tecnologías han transformado la agricultura al proporcionar a los agricultores datos en tiempo real sobre una serie de variables, como la humedad del suelo, la temperatura, la humedad y la salud de los cultivos. Al instalar sensores en sus campos y conectarlos a plataformas IoT, los agricultores pueden controlar y gestionar sus cultivos a distancia con una precisión sin precedentes.

Por ejemplo, los sensores de suelo incrustados en la tierra pueden medir continuamente los niveles de humedad, lo que permite a los agricultores optimizar los programas de riego y conservar el agua. Del mismo modo, los sensores de temperatura y humedad pueden ayudar a los agricultores a identificar microclimas en sus campos, lo que les permite ajustar los programas de siembra y la selección de cultivos en consecuencia.

Además de vigilar las condiciones ambientales, los sensores también pueden utilizarse para controlar la salud y el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, las cámaras digitales equipadas con tecnología de reconocimiento de imágenes pueden analizar las imágenes de las plantas para detectar signos de estrés, enfermedades o deficiencias de nutrientes. Con esta información, los agricultores pueden tomar medidas proactivas para resolver los problemas antes de que se agraven, reduciendo así las pérdidas de cosechas y mejorando el rendimiento.

Las legumbres argentinas: el 2024 debe ser un año favorable para el sector

Optimizar los recursos para obtener el máximo rendimiento

Una de las principales ventajas de la agricultura digital es la agricultura de precisión. Al aprovechar el análisis de datos, los agricultores pueden adaptar con precisión sus acciones a las necesidades específicas de sus cultivos. Por ejemplo, analizando los datos del suelo recogidos por sensores colocados por todo el campo, los agricultores pueden crear mapas detallados que destaquen las zonas con niveles de nutrientes variables. Armados con esta información, pueden aplicar fertilizantes y pesticidas sólo donde sea necesario, reduciendo el desperdicio y minimizando el impacto ambiental.

Además, los avances en aprendizaje automático e inteligencia artificial han permitido a los agricultores desarrollar modelos predictivos que pronostican el rendimiento de las cosechas e identifican posibles riesgos. 

Mediante el análisis de datos históricos sobre patrones climáticos, condiciones del suelo e infestaciones de plagas, estos modelos pueden proporcionar a los agricultores información valiosa sobre futuras temporadas de cultivo, lo que les permite tomar decisiones informadas sobre calendarios de siembra, selección de cultivos y asignación de recursos.

Plataformas digitales y acceso a tecnología punta

Además de los sensores y los dispositivos IoT, las plataformas digitales están desempeñando un papel crucial en la revolución de la agricultura digital. Estas plataformas actúan como nodos centralizados donde los agricultores pueden acceder a una amplia gama de herramientas, servicios y recursos para agilizar sus operaciones y mejorar la productividad.

Por ejemplo, el software de gestión de cultivos permite a los agricultores registrar y analizar datos sobre fechas de siembra, aplicaciones de fertilizantes, infestaciones de plagas y rendimiento de las cosechas. 

Al agregar esta información en una única plataforma, los agricultores pueden obtener una visión completa de sus operaciones e identificar áreas de mejora. Además, muchas de estas plataformas ofrecen integración con otras tecnologías, como drones, satélites y estaciones meteorológicas, lo que permite a los agricultores recopilar y analizar datos de múltiples fuentes simultáneamente.

Además, las plataformas digitales están conectando a los agricultores con una amplia gama de herramientas y servicios que agilizan las operaciones y mejoran la productividad. Desde software de gestión de cultivos hasta algoritmos de previsión de mercados, estas plataformas permiten acceder a tecnología punta sin necesidad de realizar importantes inversiones iniciales.

Retos en el horizonte: privacidad de datos, seguridad y brecha digital

La adopción de la agricultura digital se enfrenta a varios desafíos significativos que deben abordarse para lograr su pleno potencial. Uno de los principales problemas es la preocupación por la privacidad y la seguridad de los datos. 

Con la recopilación masiva de información sobre las operaciones agrícolas, los agricultores se enfrentan al dilema de compartir datos sensibles con proveedores externos, temiendo el uso indebido de la información o posibles ciberataques que comprometan la integridad de sus datos y sistemas. 

Además, la brecha digital dentro de la comunidad agrícola es otro desafío importante. Mientras que las grandes operaciones y las empresas pueden tener los recursos necesarios para invertir en tecnología de vanguardia, los agricultores más pequeños y con menos recursos pueden carecer de acceso a estas herramientas debido a limitaciones financieras, falta de infraestructura tecnológica y conocimientos limitados sobre cómo implementar y utilizar eficazmente estas tecnologías. 

Biopreparados y agroecología: la revolución verde en Argentina

Esta disparidad en la adopción de tecnología digital puede perpetuar desigualdades en la productividad y sostenibilidad agrícolas. 

Abordar estos desafíos requerirá un enfoque integral que involucre políticas regulatorias sólidas para proteger la privacidad de los datos, programas de capacitación y educación para agricultores sobre el uso seguro y efectivo de la tecnología digital, así como el desarrollo de tecnologías que prioricen la privacidad y la seguridad de los datos. 

En última instancia, abordar estos desafíos permitirá a la agricultura digital cumplir su promesa de mejorar la productividad, la sostenibilidad y la seguridad alimentaria en todo el mundo.

A pesar de estos retos, el impulso de la agricultura digital sigue creciendo. Los gobiernos, las instituciones de investigación y las empresas privadas están invirtiendo mucho en investigación y desarrollo para mejorar aún más las capacidades de estas tecnologías. Desde drones autónomos que vigilan la salud de los cultivos desde las alturas hasta algoritmos de aprendizaje automático que predicen brotes de plagas, las posibilidades son infinitas.

De cara al futuro, está claro que la agricultura digital desempeñará un papel fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad frente a los crecientes desafíos.. Con una inversión, colaboración y avances tecnológicos continuos, la revolución de la agricultura digital promete un futuro más próspero tanto para los agricultores como para los consumidores.

Web | + posts

Grupo Ruiz es un conglomerado empresarial con sede en la provincia de Tucumán, Argentina. Fundado en 1994 con la creación de Paramérica S.A., en una década se posicionó como líder mundial en exportación de poroto negro y limones.

Buscá en Reporte Asia