El ADB mejora sus políticas de prestamos para ayudar a países en desarrollo

El ADB mejoró sus instrumentos de respuesta a la crisis para apoyar a los países miembros en desarrollo en su búsqueda de una recuperación ecológica, resistente e inclusiva. Foto: ADB

El Banco Asiático de Desarrollo (ADB) ha aprobado un límite máximo de hasta 18.000 millones de dólares en préstamos basados en políticas (PBL) entre 2022 y 2024 y ha mejorado sus instrumentos de respuesta a la crisis para apoyar a los países miembros en desarrollo (DMC) en su búsqueda de una recuperación ecológica, resistente e inclusiva.

El director general del Departamento de Estrategia, Políticas y Alianzas del ADB, Tomoyuki Kimura dijo que » aunque Asia y el Pacífico ha avanzado en la lucha contra la pandemia del COVID-19, siguen existiendo importantes riesgos para las perspectivas económicas regionales, como las nuevas variantes del virus, las amenazas de inflación, las tensiones financieras causadas por el aumento de los tipos de interés, así como las inciertas ramificaciones de la invasión rusa de Ucrania«.

«Este paquete de asistencia adicional garantizará que el ADB siga respondiendo a las necesidades de nuestros clientes y, al mismo tiempo, ayudará a abordar los desafíos estructurales a largo plazo que afronta la región, como el cambio climático, el aumento de la desigualdad y la creación de resiliencia ante futuros desastres» agregó.

La ampliación de los compromisos de préstamos basados en políticas, tiene como objetivo apoyar a los países en desarrollo a emprender reformas políticas críticas y a abordar las deficiencias en las necesidades de financiación del desarrollo de los gobiernos.

Para maximizar el impacto en el desarrollo, el ADB también ha introducido medidas para mejorar la calidad de los PBL y reforzar la supervisión por parte del Consejo de Administración.

Además, para brindar un mejor apoyo a los países de renta media que se enfrentan a crisis económicas, el ADB ha mejorado su Servicio de Apoyo Anticíclico, que proporciona apoyo presupuestario de emergencia de rápido desembolso durante las crisis.

Las revisiones también incluyen la ampliación de la cobertura a los países bajos y medios bajos más vulnerables del ADB, el aumento de los límites máximos de recursos de cada país, una mayor atención a los grupos pobres y vulnerables, y la reducción de las condiciones de préstamo para mejorar el acceso.

Samoa obtiene subvención del ADB para su lucha contra el COVID-19

La Financiación Contingente para Catástrofes del ADB también se ha reforzado para dar cobertura a una gama más amplia de futuras emergencias, incluidas las crisis sanitarias, y mediante la introducción de una opción de reposición de fondos plurianual para los DMC que están expuestos a frecuentes catástrofes y emergencias.

«En conjunto, este paquete de apoyo adicional y las mejoras de nuestros instrumentos existentes reforzarán la capacidad del BAD para apoyar a los DMC a la hora de abordar los retos a los que se enfrentan y lograr una recuperación ecológica, resiliente e inclusiva», dijo Kimura.