Laureano Perez Izquierdo: “La percepción del público sobre China ha cambiado en los últimos 20 años”

Laureano Perez Izquierdo

En el marco de las relaciones entre Argentina y China, Laureano Perez Izquierdo, experto en relaciones internacionales y periodista de Infobae, en conversación con ReporteAsia, analiza la evolución de la información sobre China en los medios argentinos durante las últimas dos décadas, en el marco teórico que plantean los hallazgos del informe Beijing Global Media Influence, emitido por Freedom House en 2022.  

Pérez Izquierdo, reconocido por su enfoque en política internacional con especial atención en autocracias, ha desempeñado un papel fundamental en la cobertura de eventos clave que han marcado la relación bilateral entre Argentina y China.

Con una destacada trayectoria, ocupó previamente el cargo de gerente de noticias y producción en radio y televisión, consolidando su experiencia en el ámbito periodístico. Su ingreso a Infobae en 2005 marca el inicio de una colaboración continua y fructífera, durante la cual ha contribuido de manera significativa a la comprensión y difusión de información relevante en el contexto de las relaciones internacionales.

Desde su posición en la dirección periodística de Infobae América, continúa desempeñando un papel crucial en la conformación de la narrativa sobre temas internacionales, ofreciendo una valiosa perspectiva sobre la evolución de la percepción pública en Argentina respecto a China y otros temas de relevancia global.

El «boom» de la información china en Argentina

A lo largo de la conversación, Pérez Izquierdo, analiza el impacto de los eventos clave en la relación bilateral entre Argentina y China, particularmente desde la llegada del expresidente Hu Jintao al país sudamericano en 2004.

Desde la visita del ex-presidente chino la relación entre ambos países se transformó. De alguna manera allí se refundan las relaciones bilaterales y se observa un aumento en la información sobre China en los medios argentinos, como sucedió en todo el mundo en simultáneo al “despertar” de China, que se consolidó desde el 2008 y la concreción de los Juegos Olímpicos de Beijing. 

Pero evaluando esta nueva etapa de las relaciones argentino-chinas, el experto va más allá al centrarse en otro momento histórico de los últimos 20 años: la visita de Xi Jinping a Buenos Aires en julio de 2014. Por eso, Pérez Izquierdo divide entonces el período moderno de las relaciones bilaterales en dos fases distintas, antes y después de la presencia de Xi Jinping, no solo en Argentina, sino en toda Latinoamérica.

Destaca, al mismo tiempo, la metamorfosis en la naturaleza de la relación bilateral, que pasó de ser predominantemente comercial en los primeros años, a tener una presencia más estructural y una influencia geopolítica más acentuada bajo el mandato de Xi, el presidente chino que más poder ha acumulado desde Mao Zedong.

“Desde hace 10 años, Xi Jinping inició un proceso mucho más agresivo, de una presencia mucho más estructural y de influencia geopolítica que la que venían llevando a cabo sus antecesores, que se dedicaban mucho más a lo comercial”, comenta. 

Laureano Perez Izquierdo

La evolución de la cobertura mediática de China

En este contexto, con más información y presencia de China en la región, también evolucionó la cobertura de China en los medios de comunicación argentinos. Pérez Izquierdo también habla de dos etapas distintas, la primera, caracterizada por un enfoque positivo en el crecimiento económico chino, que se vio transformada por un segundo periodo marcado por una presencia más agresiva y noticias hostiles hacia otros países, reflejando el cambio en la estrategia de China en la región.

En los últimos 20 años, hubo una etapa en lo que todo se centraba en cuestiones económicas y en mostrar cómo un país de más de mil millones de habitantes, había podido (supuestamente) crecer y sacar de la pobreza a la mayoría de su población” explica Perez Izquierdo y agrega que “en ese contexto, al ser todas buenas noticias, hay que hacer foco en que esas buenas noticias por lo general están centralizadas, y el emisor de esa noticias está centralizado. Y esa centralidad radica en el poder del Partido Comunista Chino, que es quien difunde y promociona esas noticias. Todos los medios estatales chinos, lógicamente, tienen un filtro absoluto y político. Con lo cual uno debería decodificar la fuente, según cuál sea la intencionalidad detrás de la noticia”. 

“En los últimos años, además se vió una emisión y publicación periódica de noticias muy agresiva. Con un tono hostil hacia otros países que antes quizás no eran tan evidentes. No eran evidentes por cuestiones geopolíticas o por interés diplomático y cuestiones comerciales y económicas”. 

La militancia periodística

En base a esto surge la pregunta de si existe hoy en día un periodismo “militante” o “pro-china”. Pérez Izquierdo abordó la complejidad de esta cuestión, reconociendo la presencia de intereses partidarios y políticos que podrían influir en la representación de China en los medios. No obstante, destacó la dificultad de identificar un sector específico dedicado a un periodismo militante pro-chino.

Yo no sé si hay un periodismo militante a favor de China, seguramente lo haya. No identifico algún sector específico. Creo que hay intereses, partidarios y políticos en mostrar a China como una alternativa posible en cuanto canal económico, político y de solución de problemas estructurales de un país. Pero eso pasa en toda América Latina” argumenta. 

“Existe una creencia, sobre todo en los últimos años, en desvalorizar algunos conceptos básicos que tenía América Latina, en creer que una autocracia como la China, podía solucionar los problemas urgentes de la población. Esa inmediatez en la solución de los problemas, que se mostró durante 20 años, caló fuerte y penetró en la sociedad y se repiten los discursos. En una sociedad tan deprimida como es la Latinoamericana, con sus altibajos en la política, discursos de esta clase impactan de manera brutal y eso es lo que sucedió en los últimos años”, añadió. 

China y el público argentino 

En relación con la formación de la opinión pública argentina sobre China, Pérez Izquierdo destacó un aumento del interés en temas relacionados con el poder chino y sus intentos de influencia en América Latina. Mencionó que las noticias sobre estos temas suelen generar gran atención y curiosidad entre el público argentino.

Yo te puedo hablar del caso de Infobae en el cual cada vez que publicamos una nota sobre China y sus intentos de cooptar voluntades en América Latina (sea en Argentina, Colombia, Ecuador o cualquier otro país) la gente presta mucha atención. Son las noticias más leídas del día, son noticias que despiertan curiosidad” indica Perez Izquierdo y agrega que sobre China: “Hoy los medios se están dando cuenta de la importancia de tocar determinados temas con mayor rigurosidad periodística, sacándole los matices sobre la bondad de la economía, que nos quisieron vender durante casi 20 años”. 

Al abordar el tema de la propaganda china en los medios argentinos, Pérez Izquierdo afirmó haber identificado publicaciones que carecen de un análisis crítico sobre ciertos temas. Aunque reconoció que en los últimos años se ha logrado instalar dudas sobre ciertas coberturas benévolas hacia Beijing, señaló la persistencia de cierta inclinación suave hacia China en algunos medios. 

De hecho, en el informe de Freedom House se observa que en el período 2019-2021 la embajada de China en Argentina mantuvo estrechos vínculos con una variedad de grupos de medios, académicos, líderes políticos y personas influyentes. Publicó docenas de artículos firmados, concedió entrevistas a medios locales y celebró reuniones informativas con los medios para difundir las narrativas preferidas de Beijing sobre temas particulares. 

«Existe una creencia, sobre todo en los últimos años, en desvalorizar algunos conceptos básicos que tenía América Latina, en creer que una autocracia como la China, podía solucionar los problemas urgentes de la población. Esa inmediatez en la solución de los problemas, que se mostró durante 20 años, caló fuerte y penetró en la sociedad»

El trabajo del periodista

El veterano periodista también compartió sus reflexiones sobre la influencia china en Argentina, explorando la narrativa de una autocracia exitosa en contraposición a la democracia. Pérez Izquierdo planteó la posibilidad de que esta idea pudiera debilitar la percepción de la democracia como un éxito, especialmente en el contexto de la exitosa erradicación de la pobreza que se le atribuye al gigante asiático. 

Un tema crítico discutido fue el manejo de la crisis del COVID-19 por parte de diferentes regímenes. Pérez Izquierdo señaló una tendencia mundial a comparar las autocracias con las democracias en términos de eficacia para gestionar la crisis. Esta comparación, según él, se basó en datos cuestionables y, en algunos casos, irrisorios proporcionados por China, lo que generó un debate sobre la eficiencia de diferentes sistemas de gobierno.

“Esa idea de que una autocracia, por tener una figura fuerte al mando podía manejar mejor una crisis social se instaló bastante,  y mostraban a líderes como Xi Jinping o Vladimir Putin, como personajes que podían lidiar con el COVID y podían confinar y cuidar a la población de una manera más eficaz que otros líderes occidentales” -explica Perez Izquierdo-, “entonces se abrió ese debate, se pretendió instalar que las autocracias son más eficientes que la democracia. Que la democracia ya estaba en decadencia, que tal como se la gestó en Occidente era parte del pasado y debía modernizarse y agilizarse ante la demanda de una sociedad mucho más diversa, más inmediata en sus demandas, y eso, creo, que golpeó muy fuerte a los valores democráticos. Y a los valores con los que crecimos”.

Latinoamérica y las crisis

Perez Izquierdo, expresó su preocupación sobre cómo China podría aprovechar las crisis económicas y políticas en América Latina, especialmente la corrupción estructural que afecta a la región. 

Argumentó que China busca aprovechar las debilidades políticas de los gobiernos latinoamericanos, ofreciendo soluciones económicas que podrían tener consecuencias desconocidas para los países receptores. Alertó sobre la falta de transparencia en los acuerdos financieros chino-latinoamericanos y la posibilidad de que China busque obtener ventajas geopolíticas mediante la construcción de infraestructuras críticas en la región.

En este panorama, Pérez Izquierdo subrayó la necesidad de que la comunidad internacional monitoree estos acuerdos y condiciones de préstamo, destacando el riesgo de que China utilice su influencia económica para consolidar su presencia en América Latina, incluso exigiendo bases y puertos estratégicos a cambio de inversiones. 

Laureano Perez Izquierdo

Desafíos de la relación China-Argentina: las fake news

Ya en la última parte de la entrevista con Laureano Perez Izquierdo, el enfoque se desplazó hacia la presencia de información sobre China en las redes sociales argentinas. 

También con experiencia como periodista de redes sociales, Pérez Izquierdo abordó el fenómeno de las fake news destacando la relevancia de las preferencias individuales en las redes y la necesidad de estar alerta ante la desinformación. Aunque reconoció la existencia de campañas de desinformación de China, señaló que su impacto está delimitado a los intereses personales e ideológicos preexistentes que quedan registrados en .

En este sentido, Perez Izquierdo explicó que “con las fake news, los ejércitos de trolls que maneja Beijing y las redes sociales, hay diferentes formas de encararlo. Por ejemplo, las redes sociales se manejan por algoritmos, que por lo general tratan de reafirmar lo que uno piensa. Si uno es pro-china, te va a mostrar noticias pro-china. Si uno es pro-japón, te va a mostrar noticias pro-japón, así sucesivamente”. 

“Entonces, si el usuario no tiene interés en China, o en Estados Unidos, es muy poco probable que le muestre noticias de esta clase. Esto no significa que no haya noticias falsas o campañas de desinformación, porque las hay, y muchas. Pero estallan sobre todo en áreas de influencias, depende mucho del gusto de la persona”. 

«China busca aprovechar las debilidades políticas de los gobiernos latinoamericanos, ofreciendo soluciones económicas que podrían tener consecuencias desconocidas para los países receptores.»

Igualmente destacó que “existen campañas para intentar influir en América Latina, en los gobiernos, en la opinión pública, lamentablemente no es sólo China el gobierno que las ejecuta, sino que son cada vez más los gobiernos. Por eso siempre hay que estar atentos a la fuente de información, que sea una fuente conocida, y que sea de cierto prestigio dentro del mundo de la comunicación”.

La huella mundial de China

El experimentado periodista también compartió su perspectiva sobre la presencia geopolítica china en Argentina. Pérez Izquierdo reflexionó sobre los objetivos chinos en el país sudamericano, destacando desarrollos significativos, como la presencia de una base militar en la provincia de Neuquén y la firma de acuerdos para la construcción de un puerto estratégico en Ushuaia, Tierra del Fuego. Aunque el periodista reconoció que los planes chinos son amplios y han logrado mucho, subrayó la incertidumbre sobre la totalidad de sus objetivos.

Finalmente, la conversación evolucionó hacia la diplomacia china durante y después de la pandemia de COVID-19. Pérez Izquierdo analizó la llamada «diplomacia de los barbijos», que interpretó como un intento de China de lavar su imagen después de los problemas iniciales de la pandemia. 

Sin embargo, también destacó una diplomacia más agresiva, denominada «Wolf Warrior», que respondía de manera desmesurada a las críticas, generando tensiones en las redacciones de medios.

“La huella de China ya era muy fuerte previo a la pandemia. Post pandemia continuó siendo fuerte porque debió (o quiso mantener) su hegemonía mundial de alguna forma. La diplomacia de “Wolf Warrior” de una agresividad increíble, se basa en responder golpe por golpe cualquier crítica, de manera desmesurada. A tal nivel que a muchas redacciones llegan cartas de embajadores para exigir o demandar eliminar información sobre China, que era pública”.

El futuro de las relaciones diplomáticas

Al abordar el futuro de la relación entre Argentina y China, Pérez Izquierdo expresó su visión sobre los desafíos que enfrentará el gobierno argentino. Anticipó una relación de tensión y fluctuaciones pronunciadas, especialmente con el cambio de gobierno y las declaraciones previas que mostraban desconfianza hacia regímenes comunistas. Sin embargo, también subrayó la dificultad de romper relaciones bilaterales dadas las importantes conexiones comerciales entre ambos países.

En este contexto, anticipa una vínculo bilateral marcado por conflictos, pero descarta la posibilidad de una ruptura total dadas las implicaciones económicas a gran escala.

“No sé ni cómo va a presionar China, ni cómo va a reaccionar el gobierno actual” dice Perez Izquierdo, “lo que sí sé es que se viene una relación bilateral de tensión y de idas y venidas muy pronunciadas. No va a haber un desacople o ruptura de relaciones, no está el contexto en Argentina para hacer eso, y de ningún país. Ningún país rompería relaciones con una potencia tan grande como China”. 

+ posts

Co-fundador de ReporteAsia.

Buscá en Reporte Asia