El Yakgwa, un dulce tradicional coreano con una gran historia

Yakgwa

El Yakgwa es un dulce tradicional de Corea con una larga historia y un sabor distintivo. Su nombre se traduce literalmente como «flor de medicina». En un comienzo se originó como un postre medicinal. Se cree que el Yakgwa tiene sus raíces en la era de los Tres Reinos de Corea (37 a.C. – 668 d.C.) y ha sido apreciado a lo largo de los siglos por su exquisito sabor y su conexión con la cultura y la historia coreanas.

El Yakgwa se sirve tradicionalmente en ocasiones especiales y festivas, como bodas, celebraciones de Año Nuevo Lunar y Chuseok (el festival de la cosecha coreano). En la mesa, esta dulce comida suele colocarse en bandejas decorativas junto con otros dulces y golosinas, y se presentan con elegancia para deleitar a los invitados.

A lo largo de la historia de Corea, el Yakgwa ha sido valorado no solo por su delicioso sabor, sino también por su conexión con la cultura y las tradiciones. Su elaboración meticulosa y su presencia en celebraciones importantes lo convierten en un símbolo de buena fortuna, prosperidad y armonía en la sociedad coreana.

Aquí tienes una receta básica para preparar Yakgwa:

Ingredientes:

  • 1 taza de miel
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 taza de agua
  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1/4 taza de aceite vegetal (preferiblemente aceite de sésamo)
  • Aceite vegetal para freír

  1. En un recipiente grande, mezcla la miel, el azúcar y el agua. Caliéntalo a fuego medio hasta que el azúcar se disuelva por completo. Luego, retira la mezcla del fuego y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
  2. En otro recipiente grande, combina la harina de trigo y el aceite vegetal. Mezcla bien hasta obtener una masa suave y homogénea. Envuelve la masa en film transparente y déjala reposar durante al menos 30 minutos.
  3. Pasado el tiempo de reposo, estira la masa en una superficie enharinada hasta que tenga aproximadamente 1/4 de pulgada de grosor. Luego, utiliza moldes para dar forma a la masa en diseños decorativos, como flores o hojas.
  4. Calienta suficiente aceite vegetal en una sartén a fuego medio-alto para freír los Yakgwa. Una vez que el aceite esté caliente, fríe los Yakgwa en lotes pequeños hasta que estén dorados y crujientes por ambos lados, aproximadamente de 2 a 3 minutos por cada lado. Asegúrate de voltearlos para que se cocinen uniformemente.
  5. Retira los Yakgwa del aceite y escúrrelos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
  6. Sumerge los Yakgwa fritos en el jarabe de miel que preparaste anteriormente, asegurándote de cubrirlos completamente. Déjalos reposar en el jarabe durante unos minutos para que absorban el dulzor.
  7. Una vez que los Yakgwa estén bien cubiertos con el jarabe, retíralos del recipiente y déjalos enfriar completamente sobre una rejilla para que el jarabe se endurezca.

¡Y eso es todo! Ahora tienes deliciosos Yakgwa listos para disfrutar. Recuerda que puedes guardarlos en un recipiente hermético para mantener su frescura. ¡Que disfrutes de esta receta tradicional coreana!

 

+ posts

Buscá en Reporte Asia