El anman: qué es y cómo preparar este famoso bocadillo de la película «Spirit Away»

anman

El anman es un pan tradicional japonés que se caracteriza por su suave y esponjosa textura, así como por su dulzura sutil. Este pan es muy popular en Japón y se puede encontrar en una variedad de formas y sabores. El término «Anman» se compone de dos partes: «An», que se refiere a una pasta de judía dulce (llamada anko) que se utiliza como relleno, y «man», que significa «pan» en japonés.

El anko es una pasta dulce hecha de judías azuki, azúcar y a veces también incluye sal. Esta pasta se utiliza como relleno para el pan Anman, lo que le da su distintivo sabor dulce. El pan en sí mismo es similar a un bollo suave y esponjoso, que a menudo se hornea con una corteza ligeramente crujiente.

El anman se puede disfrutar en diferentes momentos del día, aunque es más común como un desayuno o como un refrigerio por la tarde. Se puede encontrar en panaderías y tiendas de conveniencia en todo Japón, y también se puede hacer en casa. Algunas variantes pueden incluir rellenos adicionales, como crema de vainilla o incluso chocolate, pero la versión clásica con anko es la más popular.

En cuanto a cómo se come, este bocadillo se puede disfrutar simplemente por sí solo, o puede ser calentado ligeramente para resaltar su suavidad y sabor. Algunas personas también lo acompañan con té verde japonés para un momento de relax y disfrute.

Aquí tienes una receta básica para hacer Anman en casa

Ingredientes:

Para la masa del pan:

  • 350g de harina de trigo
  • 7g de levadura seca activa
  • 50g de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 140ml de leche tibia
  • 30g de mantequilla derretida
  • Una pizca de sal

Para el relleno de anko:

  • 200g de judías azuki (puedes encontrarlas en tiendas de alimentos asiáticos)
  • 100g de azúcar
  • Una pizca de sal

Instrucciones:

  1. Preparar el relleno de anko:
    • Lava las judías azuki y luego ponlas en una olla con suficiente agua para cubrirlas. Lleva a ebullición y luego reduce el fuego y cocina a fuego lento durante aproximadamente 1 hora, o hasta que las judías estén suaves.
    • Escurre las judías cocidas y luego tritúralas o pásalas por un pasapurés hasta obtener una pasta suave.
    • Vuelve a poner la pasta en la olla y agrega el azúcar y una pizca de sal. Cocina a fuego lento, revolviendo constantemente, hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla espese ligeramente. Retira del fuego y deja enfriar completamente.
  2. Preparar la masa del pan:
    • En un bol grande, mezcla la harina, la levadura, el azúcar y la sal.
    • Agrega el huevo batido y la leche tibia a la mezcla seca y comienza a amasar hasta formar una masa suave y elástica.
    • Incorpora la mantequilla derretida y sigue amasando hasta que esté bien incorporada.
    • Cubre el bol con un paño húmedo y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.
  3. Formar los panes:
    • Divide la masa en porciones del tamaño deseado. Estira cada porción en un círculo y coloca una cucharada de relleno de anko en el centro.
    • Envuelve el relleno con la masa y sella bien los bordes, asegurándote de que no haya huecos para que el relleno se escape durante el horneado.
    • Coloca los panes en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino, dejando suficiente espacio entre ellos para que se expandan.
  4. Hornear:
    • Precalienta el horno a 180°C.
    • Hornea los panes durante unos 15-20 minutos, o hasta que estén dorados por fuera.
    • Retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla antes de disfrutar.

¡Y ahí lo tienes! Tu propio anman casero listo para disfrutar. Puedes almacenarlos en un recipiente hermético a temperatura ambiente por unos días, o también puedes congelarlos y recalentarlos en el horno cuando quieras disfrutarlos más tarde.

+ posts

Buscá en Reporte Asia