A un año y medio del lanzamiento del «Plan de Acción de Hiroshima» para un mundo sin armas nucleares

Plan de Acción de Hiroshima

En agosto del 2022, el Primer Ministro japonés, Fumio Kishida, presentó el «Plan de Acción de Hiroshima» en la Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP), celebrada en Nueva York. Este plan nació con el objetivo de allanar el camino hacia un mundo sin armas nucleares. Hoy en día, en un momento en que las tensiones globales y la proliferación nuclear aparecen más amenazantes que nunca, adquiere más relevancia que nunca.

Antes de convertirse en Primer Ministro, Fumio Kishida representó múltiples veces en la Cámara Baja del Congreso japonés a Hiroshima, una ciudad marcada por el devastador impacto de la bomba atómica lanzada por Estados Unidos el 6 de agosto de 1945.

En la publicación del Plan de Acción, Kishida expresó un fuerte sentido de urgencia y la convicción de que rendirse ante el desafío del desarme nuclear no es una opción. A pesar de reconocer los crecientes obstáculos en el camino hacia la eliminación de las armas nucleares, el primer ministro ha liderado, en estos últimos tiempos, el esfuerzo hacia este objetivo.

Reporte Asia en Japón: la resiliencia de Hiroshima y su mensaje de paz

Los pilares del programa

El «Plan de Acción de Hiroshima» se articula en torno a cinco pilares fundamentales: la continuación del no uso de armas nucleares, el aumento de la transparencia sobre las capacidades nucleares, el mantenimiento de la tendencia decreciente del arsenal nuclear mundial, la aseguración de la no proliferación nuclear y la promoción del uso pacífico de la energía nuclear.

Además, el plan hace un llamado a los líderes internacionales y a otros actores a visitar Hiroshima y Nagasaki para testificar de primera mano las consecuencias del uso de armas nucleares.

El «Plan de Acción de Hiroshima» representa no solo un compromiso con el desarme nuclear, sino también un llamado a la comunidad internacional para unirse en este esfuerzo.

El lanzamiento del Plan de Acción por parte de Japón, fue acompañada por una contribución de 10 millones de dólares a las Naciones Unidas para establecer un fondo destinado a permitir que jóvenes de todo el mundo visiten las ciudades bombardeadas en Japón. Este gesto busca fomentar una nueva generación de líderes comprometidos con el desarme y la no proliferación nucleares.

A casi dos años de su lanzamiento, y con el mundo observando, el liderazgo de Kishida y el «Plan de Acción de Hiroshima» podrían marcar un punto de inflexión en la lucha por un futuro libre de armas nucleares. La determinación de Japón de actuar como guardián del TNP y su llamado a la acción global destacan la urgencia y la importancia de avanzar hacia el desarme nuclear. La comunidad internacional se encuentra ahora ante la tarea de unirse en este esfuerzo histórico, con la esperanza de que Hiroshima y Nagasaki sigan siendo los últimos testimonios del horror nuclear.

+ posts

Buscá en Reporte Asia