En los próximos días podrían registrarse lugares vinculados a la facción del PLD salpicada por el escándalo

PLD

Los fiscales podrían empezar a registrar en los próximos días lugares relacionados con el mayor grupo político del gobernante Partido Liberal Democrático, tras verse envuelto en un escándalo de recaudación de fondos, según informó el domingo una fuente familiarizada con el asunto.

El interrogatorio de los legisladores de la facción ya ha comenzado de forma voluntaria, ya que los fiscales están investigando las acusaciones de que no declaró cientos de millones de yenes de ingresos de recaudación de fondos del partido en los informes de financiación política, con el dinero destinado a los miembros de la facción.

El escándalo ha golpeado al gobierno del Primer Ministro japonés Fumio Kishida, provocando la sustitución de los cuatro ministros pertenecientes a la facción que en su día lideró el difunto ex Primer Ministro Shinzo Abe. El índice de apoyo a su gabinete se ha desplomado hasta un nuevo mínimo del 22,3% en la última encuesta realizada por Kyodo News.

Se cree que la brigada especial de investigación de la Fiscalía del Distrito de Tokio ha obtenido una lista de legisladores que recibieron dinero indocumentado y otros documentos para destapar los fondos turbios, que se cree que ascendieron a unos 500 millones de yenes (3,5 millones de dólares) durante un periodo de cinco años hasta 2022 para la facción de Abe.

Xi Jinping promete profundizar la asociación con Vietnam

El escándalo surgió a raíz de una denuncia penal en la que se acusaba a cinco facciones del PLD de declarar ingresos inferiores a los reales procedentes de la recaudación de fondos para partidos políticos. Entre ellas se encuentra la facción de Kishida, la cuarta en importancia dentro del PLD.

El interrogatorio de los legisladores de la facción ya ha comenzado de forma voluntaria, ya que los fiscales están investigando las acusaciones de que no declaró cientos de millones de yenes de ingresos de recaudación de fondos del partido en los informes de financiación política, con el dinero destinado a los miembros de la facción

Las facciones del PLD han fijado tradicionalmente cuotas para los legisladores en la venta de entradas del partido, cuyo precio suele ser de 20.000 yenes. En algunos grupos, si se superan los objetivos, los fondos extra les han sido devueltos como una especie de comisión.

En la facción de Abe, esos fondos no se han registrado ni como gastos ni como ingresos en los informes procedentes de la facción o de los legisladores, en una posible violación de la ley de control de fondos políticos.

La Ley de Control de Fondos Políticos obliga a los contables a presentar un informe de ingresos y gastos, y su incumplimiento puede acarrear penas de prisión de hasta cinco años o multas de hasta un millón de yenes. Los legisladores también podrían ser acusados de cometer un delito, como en los casos en que se piense que han actuado en connivencia con el contable responsable.

+ posts

Buscá en Reporte Asia