Trágica colisión en el aeropuerto de Tokio: cinco muertos y cientos de heridos 

Tokio

Durante las primeras horas del año 2024, el mundo de la aviación se encuentra consternado producto de un hecho de gravedad. Es que un Airbus A350 de Japan Airlines (JAL) colisionó con una aeronave de la Guardia Costera japonesa en el Aeropuerto de Tokio, lo que llevó a un incendio catastrófico y la pérdida de cinco vidas. 

El incidente, ocurrido el martes 2 de enero, marcó un día trágico en la ejemplar historia de la aviación de Japón, planteando preguntas sobre la seguridad aérea y los protocolos de respuesta a emergencias en los aeropuertos de aquél país. 

Este hecho marca un complejo inicio de año para el país nipón, dado que coincide con otra catástrofe provocada por un terremoto de grandes magnitudes (con muchas réplicas) que sacudió la península de Noto con un saldo confirmado por las autoridades de 48 personas fallecidas, algunos desaparecidos y graves daños en la infraestructura de la ciudad.

Sobre el hecho

El vuelo JAL 5016, un Airbus A350-900, acababa de completar su viaje desde Sapporo, en la isla norteña de Hokkaido, llevando a bordo 367 pasajeros, incluyendo ocho niños, y 12 miembros de la tripulación. 

Al aterrizar en Haneda, según Japan Airlines, el Airbus habría colisionado de manera inmediata con el avión de la guardia costera japonesa. Producto del impacto e inmediatamente seguido del mismo, llamas de gran tamaño cubrieron las naves generando una situación de pánico en la pista. 

Lamentablemente, las secuelas de la colisión entre las dos naves fueron devastadoras. Mientras que todos los pasajeros y la tripulación a bordo del vuelo de la empresa de aviación comercial fueron evacuados de manera segura, no se puede decir lo mismo de la aeronave de la Guardia Costera. De sus seis ocupantes, cinco perdieron trágicamente la vida, y uno de ellos quedó en estado crítico. 

La televisión japonesa y los reporteros de este país, destacaron la rápida respuesta de los servicios de emergencia. En este sentido, en el lugar trabajaron más de 70 camiones de bomberos con sus respectivas tripulaciones a bordo de manera coordinada. 

En este doloroso contexto, Japan Airlines y la Guardia Costera de Japón han prometido todo su apoyo a las familias de las víctimas. En este sentido, se están proporcionando servicios de asesoramiento y apoyo a los sobrevivientes y testigos del incidente, muchos de los cuales están lidiando con las secuelas traumáticas del incidente.

La causa: aún sin precisiones

El Ministerio de Transporte de Japón ha iniciado una investigación a gran escala para determinar la causa de la colisión. Los informes preliminares no han indicado condiciones climáticas adversas que pudieran haber contribuido al incidente. 

Es por todo esto que aún no es posible determinar la causa del incidente. Especialistas aseguran que es importante tener en cuenta que el aeropuerto de Haneda es uno de los más sofisticados y seguros del mundo. 

Además, dada la situación de incertidumbre respecto de las causas del suceso, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), junto con otros organismos de aviación globales, ha expresado su preocupación y ofrecido asistencia en la investigación. La conmoción internacional en el rubro de la aviación es de tal magnitud que el incidente podría llevar a una reevaluación de los protocolos de seguridad.

Un hecho extraño en la historia de la aviación nipona

La historia de la aviación en Japón ha estado notablemente libre de incidentes importantes durante décadas. 

El último desastre de aviación comercial significativo ocurrió en 1985, cuando un jumbo jet de Japan Airlines se estrelló en la Prefectura de Gunma, matando a 520 personas. 

Desde entonces, Japón ha sido reconocido por sus estrictos estándares de seguridad y avances tecnológicos en aviación. Este reciente incidente, por lo tanto, llega como un shock, desafiando la reputación de la nación en seguridad de viajes aéreos.

+ posts

Buscá en Reporte Asia