El lanzamiento del cohete japonés H3 se interrumpe tras detectarse un fallo

H3

El largamente esperado vuelo inaugural del nuevo cohete insignia japonés H3 fue abortado el viernes después de que un sistema a bordo de la nave detectara una anomalía y no encendiera sus motores de refuerzo, informó la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón según Kyodo News.

La abrupta interrupción, momentos antes del lanzamiento, supuso un revés para el programa, ya afectado por una serie de retrasos, en un momento en que el país trata de afianzarse en el cada vez más competitivo negocio del lanzamiento de satélites con el sucesor de su altamente fiable vehículo de lanzamiento H2A.

El cohete H3, que transportaba un satélite de observación terrestre como carga útil, no despegó del Centro Espacial de Tanegashima, en la isla de Tanegashima, en la prefectura suroccidental de Kagoshima, el viernes por la mañana, a pesar de haber finalizado la cuenta atrás del lanzamiento.

«Un sistema de a bordo detectó una anomalía y no envió señales de ignición a los propulsores», declaró el director del proyecto de JAXA, Masashi Okada, en una conferencia de prensa en línea por la tarde, añadiendo que no había ningún problema con el motor principal.

«Es difícil calificarlo de fallo», dijo Okada en repetidas ocasiones, subrayando que los dispositivos de seguridad habían funcionado correctamente. «El sistema reconoció la anomalía y el lanzamiento fue abortado», tal y como estaba previsto, añadió.

Los propulsores están fijados a los laterales del fuselaje central.

Okada se mostró emocionado en algunos momentos, pidiendo disculpas a las personas que habían trabajado en el proyecto y al público que había acudido a ver el despegue.

La agencia tiene previsto volver a intentarlo dentro de una o dos semanas, según un funcionario del gobierno. Sin embargo, Okada sugirió que la agencia contempla un plazo algo más largo, afirmando que intentará realizar el lanzamiento a finales de marzo, una vez realizadas las comprobaciones oportunas.

La abrupta interrupción, momentos antes del lanzamiento, supuso un revés para el programa

La agencia ha reservado el periodo comprendido entre el 18 de febrero y el 10 de marzo como ventana de lanzamiento secundaria.

«Tras aclarar la causa del problema, esperamos que el H3 mantenga o incluso supere la fiabilidad del 2A, que ya es de por sí altamente fiable», añadió.

Fue una gran decepción para las cerca de 1.000 personas que habían acudido a presenciar la ocasión desde un parque situado a unos 6 kilómetros del centro espacial.

La multitud rugió cuando salió humo blanco de la zona de la plataforma de lanzamiento, y los niños gritaron para instar al cohete a volar.

Una familia de cuatro miembros que había soñado durante más de 10 años con ver el lanzamiento de un cohete vino desde la prefectura occidental de Yamaguchi.

«Fue muy triste ver cómo se iba el humo, casi lloro», dijo Harumi Yoshidomi, ama de casa de 35 años.

Se supone que el cohete dará a Japón un acceso continuo al espacio mediante el lanzamiento de satélites y sondas relacionadas con misiones gubernamentales. También se considera clave para la participación del país en la próxima generación de desarrollo espacial, incluido el programa de exploración lunar liderado por Estados Unidos.

A bordo del cohete se encuentra el Advanced Land Observing Satellite-3, que se espera se convierta en una herramienta clave para los esfuerzos gubernamentales de gestión de catástrofes.

https://hosting56220us-96570.webempresa.site/economia/comercio/2023/02/16/vietnam-japon-impulsan-cooperacion-cadenas-produccion-ostras/

El satélite también lleva un sensor de la agencia de adquisiciones del Ministerio de Defensa capaz de detectar dos tipos de rayos infrarrojos. Se probará si puede detectar lanzamientos de misiles balísticos.

«No creo que esto tenga un efecto inmediato en la política espacial de nuestro país», declaró más tarde el viernes el Secretario Jefe del Gabinete, Hirokazu Matsuno.

Se supone que el cohete dará a Japón un acceso continuo al espacio mediante el lanzamiento de satélites y sondas relacionadas con misiones gubernamentales

El cohete H3 es la primera renovación del principal vehículo de lanzamiento del país en unos 20 años.

Su lanzamiento estaba previsto para finales de marzo de 2021, pero la fecha se retrasó unos dos años debido a problemas con el nuevo motor LE-9 de la primera etapa y a la sustitución de piezas tras el fallo del cohete Epsilon-6 en octubre.

El fracaso de ese cohete más pequeño supuso que el año pasado fuera la primera vez en 18 años que no se producía un solo lanzamiento con éxito de un cohete de desarrollo nacional en Japón.

Se espera que el cohete H3 lleve un nuevo transportador de carga no tripulado que entregará suministros y materiales a la Estación Espacial Internacional y a Gateway, un puesto de avanzada en órbita lunar previsto en el marco del programa espacial Artemis, liderado por Estados Unidos.

Con un precio de 5.000 millones de yenes (37 millones de dólares), el cohete H3 cuesta aproximadamente la mitad que su predecesor H2A, pero tiene 1,3 veces más capacidad de lanzamiento de satélites.

La competencia mundial se ha intensificado desde la entrada en el mercado de la empresa estadounidense SpaceX, que cuenta con un sólido historial de lanzamientos de cohetes.

Japón espera aumentar los pedidos de lanzamientos de satélites de clientes nacionales e internacionales promocionando la tasa de éxito del 97,8% del cohete H2A, que sólo ha fallado una vez de 46 lanzamientos desde su introducción en 2001.

+ posts

Buscá en Reporte Asia