Takahiro Nakamae: “Tenemos mucha expectativa de que pronto Argentina solucione sus dificultades en la macroeconomía”

Takahiro Nakamae
Su Excelencia Takahiro Nakamae, embajador de Japón en Argentina.

Con el foco global puesto en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, Takahiro Nakamae, embajador del Japón en Argentina, recibió a ReporteAsia en su despacho para una entrevista en la que comentó su perspectiva sobre la importancia de los JJOO, las relaciones bilaterales y la potencialidad de ciertas inversiones estratégicas.

Nakamae nació en Hiroshima hace 61 años, se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Tokio en 1985, mismo año en que ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores japonés. Su primera gran asignatura fue en 1998, cuando se instaló en Argentina con el cargo de Consejero.

Después de haber pasado por diversos destinos como Irak, la ONU, México, Brasil –donde llegó a ser Cónsul en San Pablo- y de haberse desempeñado como Director General de Asuntos de Latinoamérica y el Caribe en el propio Ministerio, su primera asignación como Embajador lo trasladó nuevamente a Buenos Aires en 2019.

En 1998 conoció Argentina como Consejero de la Embajada y hace dos años ha retornado para ocupar el lugar de Embajador, ¿Cómo se dio ese camino y qué lo une con Argentina?

Al ingresar a la carrera diplomática, me designaron mi idioma profesional, que fue el español. Entonces antes de Argentina pasé dos años en España y luego dos años en México. Tenía un poco de conocimiento de la sociedad latina previo a mi llegada.

Argentina siempre mantiene una imagen muy buena entre los japoneses. Pero, hay que reconocer que en aquel entonces, las informaciones y el conocimiento sobre el país eran escasos. En los campos de deportes todos hablábamos de Maradona. Todos conocemos el tango. Nunca lo habíamos visto, pero teníamos muchas oportunidades de escucharlo en la calle, en los cafés, en la televisión. Ya conocíamos lo elegante que es el baile y la música.

En mi caso en particular, como yo amaba mucho la música, la fama que tiene el Teatro Colón era algo para ilusionarse de visitar. Al llegar a la Argentina, este país nunca me desilusionó.

¿Qué imagen cree que tienen los argentinos de Japón?

Cada vez más argentinos visitan Japón y me cuentan sus impresiones. Hay algunas ideas en común como la limpieza en la calle, la disciplina, la educación. También se habla de la coexistencia entre lo tradicional y la tecnología moderna. Todos estos cuentos me parecen un poco de mitología. Somos algo un poco más complicados que esas características. A mí me da mucha alegría escuchar estas calificaciones tan positivas. Pero debo decir que los conocimientos que compartimos uno del otro todavía son superficiales.

¿Qué influencia han tenido los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en la relación bilateral?

Los Juegos Olímpicos que acabamos de ver dieron una imagen muy positiva de los argentinos. La delegación argentina al entrar al estadio en la inauguración con tanta alegría fue algo que llamó mucha atención en los espectadores japoneses.

En ese sentido, creo que este año particularmente, con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, es una buena oportunidad para profundizar nuestros conocimientos mutuos. Ha sido una organización muy complicada, pero gracias a la cooperación de todos se lograron cumplir los Juegos Olímpicos y ahora estamos disfrutando los Juegos Paralímpicos, que para nosotros son muy importantes.

Los Juegos Paralímpicos son esenciales para el proyecto de Tokyo 2020, no son meramente un evento o espectáculo deportivo. A través de los Juegos Paralímpicos queremos transmitir la posibilidad que brinda el deporte para construir una sociedad más inclusiva. Estoy seguro de que podemos compartir la emoción y confirmar la unidad de la humanidad en esta situación tan difícil.

Con respecto a relaciones diplomáticas de Argentina y Japón, ¿cuál es su perspectiva?

Estamos cumpliendo más de 120 años de nuestras relaciones diplomáticas. Precisamente 123 años. Japón es el país con el que Argentina tiene la historia más larga de relaciones diplomáticas entre los países asiáticos. Es una historia muy rica.

Otro aspecto muy importante es la existencia de la inmigración japonesa en Argentina. Calculamos que son aproximadamente 65 mil los descendientes de la inmigración japonesa. Es un número modesto, pero con tanta alegría observamos que los integrantes de la comunidad japonesa están contribuyendo al desarrollo de Argentina, tanto social como económicamente.

Por otra parte, debo decir, que durante muchas décadas los dos países fueron muy buenos amigos. Lo que estamos intentando ahora es ver cómo podemos transformar nuestras relaciones de una manera cualitativa. Más allá de la amistad. Estamos tratando de elaborar unas relaciones diplomáticas como socios estratégicos. ¿Qué significa ser socios estratégicos? Los socios son quienes comparten intereses y valores.

En este mundo tan dividido, los valores básicos que forman el orden internacional están desafiados. Los valores como democracia, libertad de expresión, derechos humanos, gobernanza de la ley. Estos valores que forman la sociedad democrática en nuestros países de una manera u otra están cuestionados por algunas partes.

Estamos tratando de dialogar con mis pares argentinos, tenemos algo en común para preservar, proteger, en cooperación con los demás países de la sociedad internacional. La importancia de un orden internacional libre y abierto, es algo que quisiéramos y debiéramos procurar en este mundo.

«¿Qué significa ser socios estratégicos? Los socios son quienes comparten intereses y valores».

El Embajador Nakamae junto a Reporte Asia, con las mascotas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

En cuanto a las inversiones, Japón es muy conocido en Argentina especialmente por su presencia en la industria automotriz, pero también es un gran importador de productos alimenticios ¿Ve viable que en un futuro Japón realice inversiones directas en Argentina en segmento de agroindustria?

Japón es un país donde la autosuficiencia de los alimentos es menor al 40%. En 2019, la tasa de autosuficiencia en términos de calorías se marcó en 38%. Quiere decir que Japón importa más del 60% de lo que comen los japoneses. Japón es un gran importador de alimentos. Es un mercado muy grande.

Pero Japón no es un mercado caracterizado únicamente por la cantidad. El número de habitantes de Japón está disminuyendo por medio millón cada año. El envejecimiento de la población está avanzando. No hay un pronóstico de que el consumo en término cuantitativos vaya a aumentar drásticamente en el futuro. Pero todo el mundo sabe que Japón es un mercado de alimentos muy exigente en cuanto a la calidad, la presentación, la logística. Todos los países exportadores de productos alimenticios están compitiendo en el mercado japonés, y Argentina no es la excepción.

Hoy día, Japón importa de Argentina langostinos, maíz para pienso, jugo de uva y otros productos. Recientemente se comenzó a exportar miel y carne argentina que importamos desde la Patagonia. Estamos estudiando la posibilidad de importar carne de la Región Norte. Está en proceso desde el punto de vista fitosanitario, al igual que algunas frutas como arándanos, cerezas, uvas y otras propuestas por Argentina.

Cuando hablamos de la posibilidad de inversiones, puedo decir que por este momento estamos todavía en el proceso de aumento de importaciones. El tema de inversiones, tal vez, podría venir después. Para eso no se trata sólo de aumento de exportaciones. Para inversiones hay que hablar de varios aspectos: el ambiente de las inversiones, las regulaciones y la competencia entre varios países como destino de inversiones para empresas japonesas.

«Japón es un país donde la autosuficiencia de los alimentos es menor al 40%. En 2019, la tasa de autosuficiencia en términos de calorías se marcó en 38%. Quiere decir que Japón importa más del 60% de lo que comen los japoneses».

¿Cuáles son los proyectos que usted considera más relevantes desde lo comercial?

En cuanto a la evaluación de la Argentina como potencial receptor de inversiones, es un país muy fuerte en agricultura, con condiciones muy favorables. Como, por ejemplo, en La Pampa. Incluso los recursos de agua dulce, casi únicos en el mundo. Por otra parte, Argentina es un país con muchos recursos humanos de buena calidad, gracias a su educación. También con tecnología avanzada en algunos rubros.

Hablando del mercado de consumo, es un mercado de 45 millones de habitantes. Es importante la zona de Buenos Aires y el Conurbano, con casi 20 millones de habitantes y una porción importante de clase media.

Recientemente algunas empresas japonesas en el sector automotriz vienen anunciando nuevas inversiones por 180 millones de dólares, algo muy significativo. Hay que comentar que en este caso en particular, esto tiene mucho que ver por la potencialidad de exportar sus productos al mercado exterior, más que por el consumo interno. Por tanto, este aspecto de integración de Argentina en la cadena de valor, es muy importante y estamos poniendo mucha atención en su desarrollo.

Con la relevancia cada vez mayor del cuidado del medio ambiente, algunos materiales de Argentina llaman mucha atención, específicamente litio e hidrógeno. En cuanto a litio, una empresa afiliada a Toyota está en etapa de exploración. Cuando hablamos de hidrógeno, Japón y Argentina firmaron hace dos años un memorando de cooperación para que los dos países trabajen juntos para elaborar una cadena de suministro de hidrógeno de una manera sustentable. Argentina ha formado un consorcio llamado H2ar, donde algunas empresas como Toyota y Sumitomo están participando.

En el sector farmacéutico, la empresa Sumitomo anunció su inversión en la fabricación y venta de insecticidas. Así varias empresas japonesas están observando el desarrollo del mercado de Argentina como destino de inversiones, pero depende del ambiente de negocios que pueda ofrecer Argentina. Todos los empresarios de entidades multinacionales deben tomar decisiones sobre dónde colocar sus recursos y capitales. Los dirigentes de esas empresas tienen la responsabilidad sobre su decisión. No es dinero de bolsillo, tienen responsabilidad frente a sus acreedores. Es muy importante cómo y hasta qué grado Argentina puede presentarse como un destino atractivo de sus capitales.

«Con la relevancia cada vez mayor del cuidado del medio ambiente, algunos materiales de Argentina llaman mucha atención, específicamente litio e HIDRÓGENO».

¿Cuáles son los desafíos que debe afrontar Argentina para potenciar la recepción de inversión directa japonesa?

En conversación con empresarios japoneses se pueden encontrar algunos desafíos para mayores relaciones empresariales. Tenemos mucha expectativa de que pronto Argentina solucione sus dificultades que enfrenta ahora en la macroeconomía. La estabilidad macroeconómica es la base de las actividades empresariales, esto es innegable. Luego esperaríamos la creación de un mercado de bonos estable y sustentable. La capacidad de producción y exportación de Argentina es otro elemento muy esencial para mayor actividad económica.

Cuando se habla de las actividades de las empresas japonesas, se habla de la importancia de la estabilidad jurídica en Argentina. Un ambiente donde se permita planificación de largo plazo. En general, cuando las empresas japonesas invierten, lo hacen con una vista de operaciones por muchos años. No es su estilo invertir, ganar por dos o tres años y retirarse. Este no es el estilo de la mayoría de las empresas japonesas. Tienen tendencia de establecerse, arraigarse y colaborar junto con el país de destino para producir, crear empleo y exportar.

Por tanto, la previsibilidad de la economía es algo que muchos empresarios esperarían. Para el bien de mayor previsibilidad, hace algunos años firmamos unos acuerdos muy importantes: el Acuerdo de Promoción y Protección de inversiones y el convenio para evitar la doble imposición. De la parte japonesa, estamos listos. El Poder Legislativo ya aprobó ambos acuerdos. Estamos listos para ratificarlos y ponerlos en vigor. Estamos a la espera de la aprobación del Congreso de Argentina. La aprobación de estos acuerdos daría ciertamente una función positiva para mayor previsibilidad y estabilidad jurídica para crear un ambiente favorable para la inversión.

Otro aspecto muy importante es el mayor diálogo. En todo el mundo compartimos que la situación no es fácil con esta pandemia. Las actividades económicas están muy impedidas. Argentina está tratando de solucionar sus propios desafíos económicos, pero lo importante es un diálogo directo. Aunque no tengamos una solución perfecta hoy por hoy, el intercambio de ideas, inquietudes y expectativas para el futuro es lo que mantiene las voluntades para el afianzamiento de las relaciones económicas y empresariales.

«Cuando se habla de las actividades de las empresas japonesas, se habla de la importancia de la estabilidad jurídica en Argentina… cuando las empresas japonesas invierten, lo hacen con una vista de operaciones por muchos años».

Acerca del autor

Co-fundador de ReporteAsia.