El Gobierno surcoreano se muestra firme en la reforma médica a pesar de las protestas

doctores

El Ministerio de Salud y Bienestar Social de Corea del Sur ha anunciado que el intento actual del Gobierno de llevar a cabo la reforma médica, es para el pueblo y no puede estar sujeto a negociaciones. De esta forma se rechaza el llamamiento de la comunidad médica para modificar el plan estatal de aumentar notablemente el cupo de matrícula de las facultades de medicina.

Más del 90 por ciento de los 13.000 doctores en prácticas del país se han mantenido en huelga. El personal de salud ha presentado renuncias masivas desde el 20 de febrero, en protesta por la decisión del Gobierno de aumentar el cupo de matrícula en las facultades de medicina a partir del próximo año, en 2.000 plazas, con respecto a las 3.058 actuales.

«El Gobierno no revocará la decisión de procurar la reforma. La gran mayoría de la población se ha mostrado de acuerdo con la medida del gobierno, luego de negociaciones con un grupo específico», informó el segundo viceministro de Salud surcoreano, Park Min-soo, en una sesión informativa regular.

ASEAN, Corea del Sur y Australia: un mes de festejos

El compromiso con la reforma médica: aumento de plazas y desafíos en Corea del Sur

Park Min-soo subrayó que el plan de ampliación de las plazas fue elaborado después de «celebrar más de 130 rondas de recogida de opiniones» y no dará marcha atrás en el mismo «si no hay motivos razonables». Agregó que el Gobierno no repetirá la «historia desafortunada» de sucumbir a un grupo específico de trabajadores. Por el contrario, aseguró que se apegará al principio del Estado de derecho, apoyará al pueblo y completará la reforma médica.

El Gobierno está tratando de aumentar el número de estudiantes de medicina a fin de abordar la escasez de doctores, particularmente en áreas rurales y especialidades médicas esenciales, como cirugías de alto riesgo, pediatría, obstetricia y medicina de emergencia.

Debido al rápido envejecimiento de la población y otras cuestiones, se espera también que el país tenga una escasez de 15.000 doctores para 2035.

Sin embargo, los doctores argumentan que el aumento del cupo de matrícula comprometería la calidad de la educación y los servicios médicos y crearía un excedente de doctores. Afirman que el Gobierno debe idear formas de protegerlos mejor de las demandas por negligencia médica y ampliar la compensación para inducir a más doctores a ejercer en los campos «menos populares».

+ posts

Buscá en Reporte Asia