¿Qué significa el ataque del ISIS a Rusia para las amenazas terroristas mundiales?

moscú terrorista

Parece casi seguro que el brutal asalto a una multitud rusa que se disponía a ver un concierto de rock en Moscú el viernes por la noche fue un atentado terrorista islamista.

Al menos 133 personas murieron y decenas más resultaron heridas después de que hombres armados con armas automáticas irrumpieran en el Crocus City Hall de Moscú y abrieran fuego, provocando una estampida.

El Estado Islámico reivindicó la autoría del atentado, inicialmente a través de su canal de comunicación Amaq y después directamente. El modus operandi del atentado encaja también con anteriores ataques del Estado Islámico.

Se ha informado ampliamente de que el atentado fue obra de Estado Islámico Jorasán (ISIS-K), una rama establecida en 2015 en Afganistán.

Entonces, ¿quién es este grupo, por qué atacaría a Rusia y qué significa esto para la amenaza terrorista más amplia?

¿Qué es el ISIS-K?

El ISIS-K es la rama del Estado Islámico que ha intentado perpetrar atentados terroristas de forma más constante y enérgica en toda Europa, incluida Rusia. En el último año, el ISIS-K ha planeado unos 21 atentados en nueve países, frente a los ocho del año anterior.

El ISIS-K había estado sometido a una enorme presión por parte de las fuerzas especiales afganas y las tropas estadounidenses antes de la retirada total de Estados Unidos del país en 2021. Aunque esa presión ha continuado bajo el régimen talibán, ISIS-K ha crecido en fuerza en los últimos años, con varios miles de combatientes que ahora operan en casi cada una de las 34 provincias de Afganistán.

Si el ISIS-K es realmente responsable del atentado terrorista de Moscú, debemos prepararnos para nuevos intentos de atentado, no sólo en Rusia, sino en toda Europa.

Las autoridades europeas han detenido a agentes del ISIS-K en múltiples ocasiones. Tras años de advertencias de que el Estado Islámico estaba reconstruyendo la capacidad y la determinación para reanudar una campaña terrorista internacional, el atentado del viernes demuestra que la amenaza es inmediata y sustancial.

A principios de este mes, EE.UU., junto con otras cinco naciones, había compartido información de inteligencia que tenían de ISIS-K planeando ataques en Moscú. Sin embargo, el Presidente Vladimir Putin y el Kremlin rechazaron estas advertencias la semana pasada por considerarlas parte de un intento de desacreditar a Rusia.

El atentado se produce en el peor momento posible para el despótico dirigente ruso, tras su exitosa «campaña electoral» para reclamar un mandato de seis años más en el poder.

Y quizá por ello, el discurso televisado de Putin del sábado, de cinco minutos de duración, en el que dirigió la culpa hacia Ucrania, llegó tan tarde.

Aún no sabemos si el Kremlin seguirá culpando a Ucrania o a Occidente del atentado, o si pasará a aceptar que el responsable fue el Estado Islámico.

En cualquier caso, es probable que responda con una ola de violencia, tomando medidas enérgicas contra las comunidades minoritarias musulmanas de Rusia en la región del Cáucaso Norte y más allá.

133 muertos en el atentado en Moscú: ISIS se adjudica la autoria

¿Por qué atacarían a Rusia?

Tanto el Estado Islámico en general como el ISIS-K en particular llevan tiempo proclamando su intención de atacar Rusia.

Han citado la anterior ocupación militar rusa de Afganistán en la década de 1980 y su largo historial de represión de las comunidades musulmanas en Rusia, especialmente en el Cáucaso Norte. También han citado el papel de Rusia como salvavidas del brutal régimen de Bashar al-Assad en Siria.

Pero también es probable que la oportunidad y el personal llevaran al grupo a seleccionar un objetivo blando en Moscú, tanto como cualquier otra cosa.

Estado Islámico llevó a cabo múltiples atentados en Rusia entre 2016 y 19, mientras que varios complots más fueron desbaratados entre 2021 y 23.

Muchos de los militantes del ISIS-K detenidos en toda Europa, incluida Rusia, en los últimos dos años han sido ciudadanos rusos y personas procedentes de Asia Central con vínculos con Rusia.

Las detenciones más recientes se produjeron este mes, cuando las autoridades rusas afirmaron haber impedido un atentado planeado contra una sinagoga en Moscú.

Y el mes pasado, un ciudadano ruso acusado de tener vínculos con el Estado Islámico fue detenido en Polonia, mientras que otro fue arrestado trabajando en una instalación nuclear en construcción en Turquía.

En los últimos años, la inmensa mayoría de los atentados perpetrados con éxito por el ISIS-K han tenido lugar en Afganistán, y muchos de ellos se han dirigido contra la comunidad Hazara, de minoría musulmana chiíta.

Por ejemplo, el grupo lanzó un atentado suicida masivo frente al aeropuerto de Kabul en agosto de 2021, en medio de la caótica evacuación de Kabul, que se saldó con la muerte de unos 170 civiles y 13 militares estadounidenses.

El ISIS-K también perpetró un atentado contra la embajada rusa en Kabul en septiembre de 2022, en el que murieron al menos seis personas.

En enero de este año, ISIS-K lanzó un atentado suicida masivo en Kerman, Irán, matando a casi 100 personas en una ceremonia para conmemorar el cuarto aniversario del asesinato del general Qassem Soleimani.

¿Qué le espera a Putin y a la amenaza terrorista en general?

Los atentados terroristas, incluidos los perpetrados en regímenes brutales como Irán o Rusia, son trágicos ataques contra personas corrientes que no tienen la culpa de las políticas de los gobiernos bajo los que se ven obligados a vivir.

Cuando son atacados, los regímenes autoritarios tienden a responder con represalias brutales que probablemente conduzcan a ciclos de violencia, con menos moderación y responsabilidad que en el caso típico de las operaciones antiterroristas en sociedades abiertas.

El atentado del viernes por la noche en Moscú fue una pesadilla, pero lamentablemente es probable que el horror sea sólo el principio.

Independientemente de la respuesta que decidan dar Putin y el Kremlin, el atentado nos recuerda que la amenaza terrorista que representan grupos como el Estado Islámico y Al Qaeda está aumentando de nuevo. Tras cinco años operando principalmente en Asia occidental, Oriente Próximo y África, estos grupos suponen ahora una amenaza renovada para Occidente.

El continuo crecimiento tanto del ISIS-K como de Al Qaeda bajo el régimen talibán en Afganistán debería preocuparnos mucho más de lo que hemos estado reconociendo.

El atentado del viernes es un claro recordatorio de que no debemos mirar hacia otro lado y seguir lavándonos las manos ante cualquier intento de mejorar las cosas en Afganistán. No hay respuestas fáciles, pero dar la espalda y no hacer nada sólo empeorará la situación.The Conversation.

Nota: este es un artículo republicado del medio «The Wire» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Greg Barton es el Presidente en Política Islámica Global en el Instituto Alfred Deakin para la Ciudadanía y la Globalización.  Además, es un  Académico Residente en la Sociedad Asia Australia, en la Universidad Deakin.

Buscá en Reporte Asia