Aprovechando la promesa de la IA: la resolución de la ONU y el papel crucial de China

ONU China IA

La reciente adopción por la Asamblea General de la ONU de una resolución histórica para la promoción de sistemas de inteligencia artificial (IA) «seguros y fiables» marca un momento crucial en el discurso mundial sobre la tecnología.

La Resolución de la ONU presenta un mandato global para el uso responsable de la inteligencia artificial (IA), haciendo hincapié en los derechos humanos, el desarrollo sostenible y el despliegue ético. Destacando el poder transformador de la IA, la resolución reconoce su potencial para impulsar al mundo hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Sin embargo, también aborda la capacidad de la tecnología para exacerbar las disparidades, subrayando la necesidad de un enfoque equilibrado. Esta dualidad enmarca el llamamiento de la resolución a un esfuerzo internacional unificado para aprovechar los beneficios de la IA al tiempo que se mitigan sus riesgos.

En el panorama cambiante de la inteligencia artificial, el establecimiento de normas técnicas mundiales se perfila como un eje para maximizar los beneficios de la tecnología y minimizar sus riesgos. Estas normas, que abarcan la seguridad, la interoperabilidad y el cumplimiento ético, no son meras directrices, sino los cimientos sobre los que debe construirse el futuro de la IA. Garantizan que las tecnologías de IA puedan interactuar sin problemas a través de fronteras e industrias, fomentando la innovación y la accesibilidad. Además, las normas éticas protegen contra los prejuicios y las violaciones de la privacidad, garantizando que los avances de la IA contribuyan positivamente a la sociedad. Este marco de normas es vital para crear sistemas de IA que no sólo sean tecnológicamente avanzados, sino también socialmente responsables y universalmente beneficiosos.

Paralelamente al andamiaje técnico, existe la acuciante necesidad de un modelo de gobernanza que refleje la multiplicidad del escenario mundial. Dicho modelo debe trascender los enfoques unilaterales para adoptar una perspectiva multipolar, que reconozca la rica diversidad de contextos culturales y etapas de desarrollo de las naciones. Esta inclusividad es crucial para garantizar que el desarrollo de la IA no sea un privilegio de unos pocos, sino un esfuerzo global compartido. Al integrar diversos puntos de vista y respetar las contribuciones únicas de las distintas civilizaciones, podemos forjar un camino hacia el desarrollo de la IA que beneficie a toda la humanidad.

Este enfoque no sólo defiende los avances tecnológicos, sino también la aspiración humana compartida de un desarrollo pacífico que sustente el progreso sostenible. Así pues, la creación del futuro de la IA exige un compromiso tanto con unas normas técnicas rigurosas como con un modelo de gobernanza que celebre la diversidad global de perspectivas, garantizando el avance equitativo de esta tecnología transformadora.

Los florecientes avances de China en inteligencia artificial (IA), especialmente en los sectores industriales, ponen de relieve su papel fundamental a la hora de marcar el rumbo del futuro de la IA. Como líder en el ámbito de los avances de la IA, como el reconocimiento de imágenes y la integración con la automatización industrial, China se encuentra en una posición única para liderar el establecimiento de normas técnicas mundiales. Estas normas son cruciales para garantizar que las tecnologías de IA sean seguras, interoperables y éticas.

Las amplias capacidades de investigación y desarrollo de China, unidas a su rápida comercialización de la IA, la facultan para impulsar un progreso tecnológico sostenible y equitativo a escala mundial. Aprovechando su destreza tecnológica, China puede ayudar a garantizar que los avances de la IA beneficien a la humanidad en general, promoviendo un enfoque del desarrollo de la IA que sea a la vez responsable y progresista.

ONU China IA
Un robot de servicio inteligente de aspecto humano actúa para el público en la Conferencia Mundial sobre Inteligencia Artificial 2023 en Shanghai, este de China, el 6 de julio de 2023./CFP

Además, la importante presencia de China en foros internacionales, como las Naciones Unidas y otras organizaciones multilaterales, representa una oportunidad única para abogar por la diversidad y la equidad en la gobernanza mundial de la IA. Aprovechando su influencia, China puede abogar por la inclusión, garantizando que los marcos de gobernanza de la IA reflejen un amplio espectro de modelos de desarrollo y perspectivas culturales.

Este papel es fundamental para garantizar que el discurso mundial sobre la IA no se vea dominado por una única narrativa, sino que abarque las diversas perspectivas y necesidades de la comunidad internacional. A través de su compromiso con la promoción de diversos puntos de vista y el desarrollo equitativo, China puede desempeñar un papel central en la configuración de un futuro en el que la IA sirva de catalizador para un cambio positivo que beneficie a toda la humanidad.

El llamamiento a la acción subraya la responsabilidad colectiva de la comunidad mundial, y China desempeña un papel crucial a la hora de guiar el impacto de la IA en la sociedad. Gracias a sus avances tecnológicos, a su forma de gobierno democrática y a su prominencia mundial, China tiene la capacidad de influir en la dirección del desarrollo de la IA, garantizando que se ajuste a los ideales de progreso humano e igualdad.

En el umbral de esta nueva era, la colaboración entre naciones, guiada por los principios esbozados en la resolución de la ONU, será decisiva para aprovechar todo el potencial de la IA. Juntos podemos forjar un futuro en el que la tecnología no sólo trascienda los límites de lo posible, sino que también refuerce los lazos de nuestra humanidad compartida, contribuyendo de forma duradera al bienestar de todos.

Nota: este es un artículo republicado del medio «CGTN» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Buscá en Reporte Asia