TSMC abre su primera planta de chips en Japón en medio de la preocupación por la cadena de suministro

TSMC Japón

Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC) el mayor fabricante de chips por contrato del mundo, inauguró su primera fábrica en Japón, en un momento en que el gobierno nipón pretende mejorar la cadena de suministro de semiconductores avanzados y, al mismo tiempo, mitigar los riesgos económicos derivados de las tensiones entre Taiwán y China.

El gobierno aportará unos 1,2 billones de yenes (8.000 millones de dólares) en subvenciones para el proyecto, que también prevé que TSMC inicie la construcción de una segunda planta en la prefectura de Kumamoto, en el suroeste de Japón, este mismo año. La producción allí comenzará a finales de 2027, según informó Kyodo News.

La primera fábrica, construida en la localidad de Kikuyo, en Kumamoto, tiene previsto iniciar la producción en masa de semiconductores de tecnología madura, incluidos chips de 12 nanómetros utilizados en automóviles y equipos industriales, en el trimestre octubre-diciembre de este año.

En un mensaje de vídeo dirigido a los asistentes a la ceremonia de inauguración de la primera planta, el primer ministro Fumio Kishida afirmó que el gobierno ha decidido apoyar económicamente también la segunda fábrica.

«Los semiconductores son una tecnología esencial para la digitalización y la descarbonización», afirmó Kishida, mientras que su ministro de Industria, Ken Saito, declaró a la prensa en la prefectura que las subvenciones para la segunda planta alcanzarán los 732.000 millones de yenes.

TSMC supera a Intel y Samsung Electronics y se convierte en el número uno a nivel mundial

Morris Chang, fundador de TSMC, declaró en la ceremonia que el proyecto conducirá al «renacimiento» de la producción de semiconductores en Japón, subrayando la importancia de la cooperación entre Japón y Taiwán.

El gobierno japonés ha estado intentando rejuvenecer el antaño potente sector de chips del país y reforzar sus cadenas de suministro a medida que la demanda de semiconductores sigue creciendo en todos los rincones de un mundo en vías de digitalización.

Las empresas de chips del país tenían más del 50% de la cuota de mercado mundial en la década de 1980, pero empezaron a perder competitividad tras las fuertes fricciones con Estados Unidos por el comercio.

La inversión en la primera planta asciende a unos 8.600 millones de dólares, de los cuales hasta 476.000 millones de yenes (3.200 millones de dólares) serán subvencionados por el gobierno.

La planta está gestionada por la filial de TSMC Japan Advanced Semiconductor Manufacturing, en la que Sony Group Corp. y Denso Corp., un importante fabricante japonés de piezas de automóvil, tienen cada una una participación minoritaria. Toyota Motor Corp. también ha anunciado su participación de capital en la empresa operadora.

Kenichiro Yoshida, Consejero Delegado de Sony Group, y Akio Toyoda, Presidente de Toyota, también asistieron a la ceremonia.

TSMC, que también está construyendo plantas en Arizona (Estados Unidos) y Dresde (Alemania), está diversificando sus centros de producción ante los riesgos derivados de las tensiones entre Taiwán y China, que considera la isla democrática como su territorio.

Según los medios de comunicación taiwaneses, se espera que la producción en el extranjero de TSMC represente alrededor del 20% de su capacidad total de producción en 2028.

+ posts

Buscá en Reporte Asia