ADB: «El turismo puede impulsar el crecimiento económico en el Pacífico»

Se espera que una reactivación del turismo impulse el crecimiento económico en el Pacífico en 2022 y 2023, pero la pandemia del COVID-19, el aumento de los precios de las materias primas y el cambio climático siguen planteando riesgos, según el Banco Asiático de Desarrollo (ADB).

Tras una contracción económica media del 0,6% en 2021, el Pacific Economic Monitor (PEM) del ADB, afirma que se espera que el Pacífico crezca un 4,7% este año y un 5,4% el próximo.

El cambio de tendencia refleja el aumento de las llegadas de visitantes a las economías dependientes del turismo de las Islas Cook, Fiyi y Palau, así como las expectativas de que el sector de los minerales de Papúa Nueva Guinea se beneficie del aumento de los precios internacionales de las materias primas impulsado por la invasión rusa de Ucrania.

Pero el PEM afirma que la guerra entre Rusia y Ucrania también supone un riesgo para la subregión por el aumento de los costes de importación y transporte, la aceleración de la inflación y el incremento de los déficits comerciales y fiscales en todo el Pacífico.

Otros riesgos para la recuperación del Pacífico son la transmisión comunitaria del COVID-19 y algunas dificultades en la distribución de vacunas, así como la vulnerabilidad de la región al cambio climático y a las catástrofes.

«Estas perspectivas para el Pacífico son bienvenidas después de más de dos años de crecimiento negativo causado por el COVID-19, pero siguen existiendo riesgos significativos para esta recuperación», dijo la Directora General del ADB para el Pacífico, Leah Gutiérrez.

«Es vital que los socios de desarrollo, las partes interesadas y los responsables políticos colaboren estrechamente para garantizar la continuidad de la recuperación».

La última previsión del PEM representa una mejora con respecto a la publicada en abril en el Asian Development Outlook (ADO) 2022, que preveía un crecimiento económico del Pacífico del 3,9% en 2022.

El PEM señala que las economías del Pacífico se encuentran entre las más vulnerables del mundo al cambio climático y a las catástrofes, y que el impacto de estas perturbaciones -agregadas por las repercusiones del COVID-19 y las subidas de los precios de las materias primas- ha sido considerable.

Garantizar un crecimiento sostenible dependerá de la inversión en resiliencia al clima y a las catástrofes, cuyo coste puede superar los recursos propios de los gobiernos.

Los informes de política de este número del PEM examinan cómo el Pacífico está buscando financiación para el clima a partir de fuentes innovadoras, y cómo el ADB está ayudando a responder al cambio climático y a gestionar mejor el riesgo de desastres.

La continuación de los esfuerzos para fortalecer la gestión de las finanzas públicas apoyará la sostenibilidad fiscal, restaurará las reservas de recursos y restablecerá una base sólida para la próxima crisis potencial.

El PEM también examina una amplia gama de cuestiones que afectan a las economías del Pacífico, entre ellas:

  • El papel de la financiación climática para sostener la recuperación de Fiyi en medio de la creciente inflación.
  • La preparación del Pacífico Norte para la inversión sostenible.
  • La financiación climática y la seguridad del agua en Kiribati y Tuvalu.
  • La adaptación al clima y la elaboración de presupuestos en medio de la volatilidad de los ingresos en Nauru.
  • Retos fiscales de la financiación climática en Papúa Nueva Guinea.
  • Promover la resiliencia climática y fiscal en las Islas Salomón.
  • Contar los costes y prepararse para el futuro de las economías del Pacífico Sur.
  • El reto de financiar una emergencia climática en Vanuatu.