Rusia y China lideran la carrera por el litio boliviano

litio

Rusia y China tienen acceso a las reservas de litio de Bolivia, estimadas en 23 millones de toneladas y consideradas como los depósitos de litio más ricos del mundo. Sin embargo, la aparente preferencia de Bolivia por China y Rusia preocupa a los expertos, debido a los bajos estándares y regulaciones ambientales de ambos países para sus empresas y a los riesgos de corrupción e ineficiencia, entre otros asuntos de suma importancia.

Sobre las inversiones chinas y rusas en la producción de litio en Bolivia

El Gobierno boliviano ya firmó acuerdos con el consorcio chino CATL BRUNP & CMOC (CBC); y la empresa Citic Guoan Group. A mediados de diciembre. Por otro lado, el país también firmó un acuerdo por valor de USD 450 millones con la empresa estatal rusa Uranium One Group, filial de Rosatom, que le permitirá acceder a sus reservas.

Según el acuerdo, la empresa rusa invertirá en Bolivia durante dos años en tres fases, en un proyecto piloto de producción de litio en la comunidad de Colcha K, en el departamento de Potosí. En la primera fase, el objetivo es producir 1000 toneladas de carbonato de litio al año, en la segunda hasta 8000 toneladas y otras 5000 toneladas en la tercera. El contrato es el segundo firmado con Uranium One Group.

En cuanto a China, el primer acuerdo se firmó en enero de 2023 con el consorcio CBC, bajo el liderazgo de CATL, para invertir un total de USD 1400 millones, en la instalación de dos plantas industriales para la extracción directa de litio en el Salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo. En junio de 2023, se firmó un contrato con Citic Guoan, por el derecho a explotar las reservas de litio del Salar de Uyuni. Más recientemente, el 18 de enero de 2024, el consorcio CBC firmó otro acuerdo, profundizando su cooperación en la exploración de litio en el Salar de Uyuni, con una inversión adicional de USD 90 millones.

China, un importante actor en la reducción de carbono

La sombra de las potencias: el ltio latinoamericano en riesgo ambiental y ético

Mientras Rusia asume un papel clave en la extracción de litio en el país latinoamericano, los expertos se muestran preocupados por un posible desastre medioambiental. “Allí donde Rusia ha tratado con recursos energéticos, los incidentes medioambientales han sido habituales”, escribió Joseph Bouchard, analista canadiense especializado en geopolítica y seguridad en Latinoamérica, en un artículo de opinión para el sitio web de noticias medioambientales Mongabay.

Por otro lado, entre las preocupaciones sobre CATL está su vinculación con el trabajo forzado uigur, informó Diplomat. “Gran parte de las instalaciones de procesamiento y fabricación de productos de litio de China se encuentran en Xinjiang, región autónoma uigur, donde China ha sido acusada de detención masiva y trabajos forzados de uigures y otros grupos minoritarios”. “Sectores como la minería, la agricultura y la industria manufacturera, están contaminados por el trabajo forzado uigur, que luego se vincula a las cadenas de suministro mundiales”.

La vigilancia nacional como punto clave: consideraciones socioambientales en contratos internacionales

La profesora Stella Christina Schrijnemaekers, coordinadora de los cursos de Relaciones Internacionales, Comercio Exterior y Logística, del Centro Universitario de Facultades Metropolitanas Unidas en San Pablo, considera vital que la defensa del país se preocupe por los efectos socioambientales negativos, en relación con los países que ganen las licitaciones. Las dos potencias que resultaron vencedoras tienen un historial de violaciones de los derechos humanos y laborales, así como de falta de respeto por el medio ambiente.

“Todos los países deben prestar atención a las cuestiones de derechos humanos y laborales en su propio país, independientemente de las acciones de las empresas, ya sean nacionales o multinacionales. Lamentablemente, las violaciones a las leyes y a los derechos humanos, así como el mal uso de los recursos naturales, no son prerrogativa de Rusia o China”, dijo la profesora Schrijnemaekers a Diálogo. “Dependerá de Bolivia estar vigilante”.

+ posts

Buscá en Reporte Asia