Las prácticas sostenibles en el punto de mira del Grupo de Trabajo de Agricultura del G20

Grupo de Trabajo de Agricultura del G20

La cooperación internacional en el sector agrícola tiene la capacidad de promover no sólo la seguridad alimentaria, sino también de impulsar la productividad agrícola y mitigar los impactos del cambio climático. En este escenario, el Grupo de Trabajo de Agricultura del G20, que forma parte de la Vía Sherpas, desempeña un papel importante en los debates sobre prácticas de producción sostenible y cuestiones relacionadas con las políticas públicas para el sector.

El trabajo del Grupo de Trabajo de Agricultura del G20, bajo la presidencia brasileña, se centrará en la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios y la expansión de las relaciones comerciales internacionales como instrumentos clave para combatir el hambre y garantizar la seguridad alimentaria.

Representantes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAPA) en eventos y discusiones internacionales participaron en paneles sobre los temas que serán debatidos durante los trabajos de la presidencia brasileña del G20, durante la V Reunión de Agregados Agrícolas Brasileños, realizada en noviembre. La relevancia del tema de la producción de alimentos y de la lucha contra el hambre fue destacada en la apertura de la reunión conjunta de los Sherpas y de los Tracks de Finanzas, cuando el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva hizo un llamamiento a los países miembros para que consideren la lucha contra el hambre y el desarrollo sostenible como prioridades.

La presidencia brasilera del G20 busca construir un mundo justo y sostenible con la participación de la sociedad

El mensaje brasileño destaca una preocupación crucial que exige una acción coordinada, teniendo en cuenta las cifras de pobreza que equivalen a cerca del 10% de la población mundial, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Este desafío persiste debido a la pandemia mundial y a las guerras, poniendo en peligro el objetivo de erradicar el hambre y la pobreza extrema para 2030.

La experiencia brasileña

Para revertir esta situación, el gobierno brasileño viene adoptando medidas de incentivo a la producción y al desarrollo agrícola, como el Plan Safra, un programa de crédito destinado a impulsar la producción rural brasileña. Los fondos se destinan a la inversión o al costeo, industrialización y comercialización de productos agrícolas.

En Brasil, ésta es la principal política destinada a conceder créditos e incentivos al sector agropecuario. En 2023, se asignó un monto de 364.200 millones de reales en crédito rural para la agricultura empresarial, con un impacto presupuestario de 5.100 millones de reales destinados a subsidiar el crédito.

El mensaje brasileño destaca una preocupación crucial que exige una acción coordinada, teniendo en cuenta las cifras de pobreza que equivalen a cerca del 10% de la población mundial

La renovada priorización de la agricultura familiar, con una inversión de R$ 71,6 mil millones para la zafra 2023/2024, representa un aumento significativo del 34% en relación a la zafra anterior, marcando el mayor volumen de la serie histórica. Estas experiencias también incluyen la reanudación del Programa de Adquisición de Alimentos (PAA) – programa administrado por la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), que promueve el abastecimiento de alimentos a través de compras gubernamentales de alimentos producidos por agricultores familiares.

El hambre es uno de los problemas más graves del planeta. En el contexto del G20, se comparte la idea de que producir alimentos y ayudar a combatir las desigualdades es esencial para garantizar un desarrollo sostenible e integrador.

El GT Agricultura está liderado por los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAPA), Desarrollo Agrario y Agricultura Familiar (MDA), Pesca y Acuicultura (MPA), Relaciones Exteriores (MRE) y la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

+ posts

Buscá en Reporte Asia