Tailandia se retracta del descubrimiento de extensos yacimientos de litio en el sur del país

Tailandia yacimientos

Tailandia había revelado el descubrimiento de extensos yacimientos de litio en el sur del país, presentándolos como las terceras mayores reservas del mundo, tras Bolivia y Argentina, esenciales para la fabricación de baterías de vehículos eléctricos. Sin embargo, unos días después, la portavoz adjunta del Gobierno tailandés emitió aclaraciones, indicando que el mineral contenía solo un 0,45% de litio. A pesar de este porcentaje, la portavoz afirmó que aún sería suficiente para la producción de un millón de baterías de 50 kilovatios-hora.

Los yacimientos de litio fueron descubiertos en dos ubicaciones de la provincia meridional de Phang Nga, conocida por su excepcional belleza paisajística. Uno de los yacimientos se estima que contiene alrededor de 14,8 millones de toneladas de mineral de litio, mientras que el otro está en una fase inicial de prospección.

Este descubrimiento representa los primeros yacimientos de litio encontrados en Tailandia, según afirmaciones gubernamentales, que también informaron sobre la identificación de grandes depósitos de sodio en el noreste del país, otro recurso utilizado en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos.

Posco reafirma sus inversiones en Argentina tras reunión con funcionarios del gobierno

A pesar del anuncio inicial, el escepticismo ha surgido entre expertos tailandeses, quienes a través de las redes sociales han señalado que la calidad del mineral podría ser baja. Indicaron la necesidad de más investigaciones para determinar su idoneidad para la producción comercial.

Con la creciente adopción de vehículos eléctricos en diversos países, la demanda de litio ha experimentado un aumento significativo. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, la producción mundial de litio aumentó un 21% en 2022, alcanzando las 130,000 toneladas.

Tailandia, considerando el sector de vehículos eléctricos como crucial para su crecimiento, está trabajando para atraer inversiones de destacados fabricantes extranjeros. Recientemente, Great Wall Motor se convirtió en el primer fabricante de automóviles chino en iniciar la producción de vehículos eléctricos en suelo tailandés, mientras que en diciembre, el gobierno tailandés anunció inversiones significativas de Toyota Motor, Honda Motor y otros dos fabricantes de automóviles japoneses por un total de 150,000 millones de baht (aproximadamente 4,220 millones de dólares) en cinco años para la producción local de vehículos eléctricos.

+ posts

Buscá en Reporte Asia