Recorriendo algunos de los principales castillos samuráis de Japón

¡Hola amigos! Hoy vamos a conocer algunos de los principales castillos samuráis de Japón. Comencemos entonces.

1. Castillo de Matsumoto

El Castillo de Matsumo­to o Castillo del Cuervo, es uno de los doce castillos originales, y por cierto, uno de los más bellos. Este castillo se salvó de la destrucción de la Restauración Meiji, gracias a dos acaudalados hombres de la ciudad que decidieron com­prarlo para mantenerlo y evitar así su devastación. Se llega caminando sin problemas desde la estación de trenes Matsumoto.

Castillo de Matsumoto

La edificación recibe su nombre por el color negro de sus paredes. Su torre principal o tenshu, data de 1593 y cuenta con 6 niveles que llegan a medir 30 metros de altura. Ahora bien, si uno se para frente al castillo, solo verá cinco plantas.

«El Castillo de Matsumo­to o Castillo del Cuervo, es uno de los doce castillos originales, y por cierto, uno de los más bellos»

Lo que sucede es que el tercer piso está oculto. Se lo llama “planta oscura” y no tiene ningún tipo de ventanas. Es en esta planta donde los samuráis descansaban duran­te la batalla, o bien se utilizaba para almacenar las municiones.

Conoce cómo eran los castillos samuráis en Japón

2. Castillo de Kanazawa

Fundado en 1583 por el poderoso clan Maeda. A principios del período Edo, era el clan más importante, sólo superado por el clan Tokugawa. El castillo ha sido reconstruido innumerables veces. Su última reconstrucción data de la década de los noventa del siglo pasado.

En sus terrenos, funcionaba la Universidad de Kanazawa y al trasladar sus instalaciones en 1989, se comenzó con la minuciosa y última reconstrucción, para la que utilizaron las mismas técnicas con que se levantó la edificación original.

Castillo de Kanazawa
El autor en el Castillo de Kanazawa.

Hay sectores del castillo donde se pueden apreciar las distintas capas de materiales que conforman sus muros. Igualmente y con el mismo propósito, hay pisos vidriados para poder apreciar los métodos de construcción combinando piedras con vigas de madera. Aquí pude apreciar, como en ningún otro castillo, el sistema de construcción sin clavos que solía utilizarse en aquellos tiem­pos.

«Fundado en 1583 por el poderoso clan Maeda. A principios del período Edo, era el clan más importante, sólo superado por el clan Tokugawa»

De la edificación original solo queda el portal de acceso Ishikawa y un cuarto de almacén que data de 1788. Todo lo demás es una rigurosa reconstrucción que lo hace ver tal cual como era en sus días de esplendor.

Castillo de Kanazawa foso
Vista desde la torre del Castillo de Kanazawa, desde donde se ve el foso.

Las vistas de la ciudad desde el piso superior son hermosas, y al ser la extensión del castillo tan importante, se pueden apreciar distintos paisajes, según sea el sector donde uno se asoma para observar a la bella Kanazawa.

3. Castillo de Nagoya

Se terminó de inaugurar en 1612 y su palacio adyacente, el palacio Honmaru, en 1615. Pero todo su esplendor quedó reducido a cenizas en 1945 después de los bom­bardeos de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1959 comenzó su reconstrucción, primero la torre principal, incluyendo sus sachihoko o peces con cabeza de tigre protectores de la ciudad, que están recubiertos con 45 kilos de oro cada uno.

Palacio Honmaru
Una de las salas del Palacio Honmaru.

Los sachihoko origina­les estaban hechos con 280 kilos de oro cada pieza y son los que se alcanzan a divisar en la cúspide de su tejado.

Shachihoko
Sachihoko. Foto: Daiju Azuma.

4. Castillo Nijo

De Kioto o “cas­tillo de la calle 2”. Es una maravilla arquitectónica, mezcla de castillo y palacio, casi en su totalidad. Fue levantado en 1603 por Tokugawa Ieyasu. Dentro del castillo se encuen­tra el palacio Ninomaru, que son seis edificios unidos entre sí, y que funcionaba como las oficinas del shogun.

Castillo Nijo
Portal de ingreso al Castillo Nijo de Kioto.

Su principal característica es que está diseñado íntegramente con el sistema ugisubari o suelos de ruiseñor. Este sistema de construcción de pisos hace que estos chirríen al ser cruzados. La intención era que nadie circule por sus pasillos sin pasar desapercibido.

Interior castillo nijo
Uno de los salones interiores del Castillo Nijo.

Aquellos interesados en saber más sobre mi viaje a Japón, pueden seguirme en mis redes sociales, listadas abajo. Asimismo, a quienes quieran adquirir el libro “La Ruta del Samurái”, en el que describo mis vivencias en el “País del Sol Naciente”, los invito a hacer click aquí. Además, mi libro ya está disponible en Amazon en formato E-BOOK y tapa blanda en el siguiente link.

¡La semana que viene continuaremos conociendo más castillos samuráis! ¡Los esperamos!

Acerca del autor

Practicante de Artes Marciales Japonesas desde 1982 (Karate, Aikido, Iaido y Kobudo okinawense). Es autor del libro "La Ruta del Samurái". Japón para Budokas". Se destaca como estudioso de la historia y cultura de Japón. Es además columnista de la revista norteamericana Bugeisha (https://bugeisha.net/) y fundador de la empresa Budokan Argentina.