La comunidad de Beijing aprende sobre la ley a través de la ópera de Pekín

leyes

«La fortaleza de un país está directamente ligada a la fortaleza de quienes hacen cumplir la ley», dice un antiguo proverbio chino de hace 2,000 años. Este proverbio establece que una nación no siempre permanece fuerte o débil: es fuerte cuando la ley se aplica con firmeza y débil cuando se aplica con fragilidad.

El presidente chino Xi Jinping citó esta antiguoa frase en una conferencia celebrada en septiembre de 2014, en conmemoración del 60 aniversario de la fundación del Congreso Nacional del Pueblo. En su discurso aseguró que un sistema legal socialista con características chinas ha tomado forma después de años de arduo trabajo, y que el sistema legal de China debe evolucionar con el tiempo y la práctica. Entre las mejoras importantes en el sistema legal se encuentra el primer Código Civil, que entró en vigor en enero de 2021.

Los trabajadores judiciales de nivel local en el país han intentado diversos métodos para ayudar a las personas a comprender mejor el código, ya que el paquete legislativo de amplio alcance está estrechamente relacionado con la vida diaria de las personas. Conocido como «una enciclopedia sobre la vida social», tiene como objetivo proporcionar una protección legal sistemática de los derechos privados, incluyendo propiedad, contratos, personalidad, herencia, matrimonio y familia.

En Dashilar, una comunidad en Beijing conocida por su ópera de Pekín y por tener algunos de los hutongs más vibrantes y característicos de la ciudad, se utilizó la ópera de Pekín como una herramienta para educar a los residentes locales sobre el estado de derecho y para difundir información sobre los derechos y responsabilidades de las personas.

Ópera de Pekín: el puente entre la tradición cultural y educación legal en Dashilar

«La esencia de la ópera de Pekín incluye la piedad filial, la fraternidad, la lealtad, la honestidad, la cortesía, la justicia, la integridad y la vergüenza, que son consistentes con el núcleo de la ley», explicó Li Jingming, jefe de la Oficina Judicial de la Subdistrito Dashilar en Beijing. También informó que invitaron a algunos abogados para explicar las leyes pertinentes al público después de realizar una actuación de la ópera, lo cual es más interesante y puede atraer a las personas a «participar en tales actividades, escuchando y aprendiendo».

Para este proyecto tomaron la obra «Chisang Town» como ejemplo. Esta narra la historia de Bao Zheng, un huérfano que fue criado por su cuñada y se convirtió en magistrado en la provincia central de Henan en China.

Como hombre conocido por siempre defender la justicia, Bao no perdonó al único hijo de su cuñada cuando se vio involucrado en corrupción. Después de condenar al criminal a muerte, el protagonista cuidó de su cuñada hasta el último momento de su vida. El principal tema legal civil abordado por esta ópera es el deber de mantener a los hermanos mayores, que está relacionado con el Artículo 1075 del Código Civil.

Según los trabajadores judiciales locales, el uso de la ópera de Pekín para popularizar el conocimiento legal surgió debido a la composición demográfica de Dashilar, donde las personas mayores representan el 28 por ciento de los residentes.

«Dadas las características únicas de nuestra área, combinamos la ópera con la popularización de las leyes, haciendo que la educación sobre estas sea más vívida. Así, las personas mayores pueden disfrutar de las operas y aprender sobre algunas leyes y regulaciones relacionadas con ellos mismos», explicó Li Xiaohui, Secretario del Partido de la Comunidad Residencial Baishun.

+ posts

Buscá en Reporte Asia