Conoce la historia de Guillermo Bravo, un librero argentino en Beijing

Guillermo Bravo
Guillermo Bravo, Lic. en Letras, escritor, editor y co-fundador del Grupo Mil Gotas.

Como si se tratase de una obra literaria, la historia de este librero argentino, nacido en la provincia de Córdoba, parece sacada de la trama de un libro de ficción ¿Qué tan probable es que un occidental se instale en China para construir una cadena de librerías, una agencia literaria y una editorial, y lo haga exitosamente? Parece un plan muy ambicioso, pero no imposible. Por lo menos no para Guillermo Bravo (39), co-fundador y director del Grupo Mil Gotas, cuya experiencia de vida excede los parámetros de la normalidad, y nos lleva a apreciarla en modo literario, como si fuera un cuento.

Desde 2016, Mil Gotas es la primera librería en China dedicada a títulos en español. Comenzó como una plataforma digital, pero en 2017 inauguró un espacio físico, donde además de venderse libros, se realizan actividades relacionadas con la cultura latinoamericana, española y china.

Actualmente, Mil Gotas cuenta con tres sucursales: en Beijing, Shanghái y Chongqing. Todas están emplazadas dentro de las instalaciones del Instituto Cervantes en cada una de dichas ciudades.

El catálogo de Mil Gotas se compone de clásicos de la literatura en español, como también de obras publicadas por editoriales independientes latinoamericanas. Asimismo, contiene una sección de libros de literatura china y sobre China en general. «Los chinos leen para aprender algo, historia, cultura, filosofía. Por eso, relativamente, se leen menos novelas y poesía», nos comenta Bravo al iniciar la charla que mantuvimos por WeChat una madrugada de agosto de este año.

Mil Gotas evento
Bravo durante un evento realizado en Mil Gotas.

“Me pareció que en China había una necesidad de libros en español», reflexionó el entrevistado sobre su percepción del mercado chino. Como primer paso, Mil Gotas abrió una tienda justamente en WeChat, que tuvo excelente respuesta por parte del público, que requería tanto los clásicos como libros de autores más modernos. Con buen olfato, Bravo había identificado un nicho de negocios muy específico. Y durante los próximos años, se dedicaría a explorarlo al máximo.

Pero, ¿quién es Guillermo Bravo?

Como si se tratara de un personaje literario, es importante dedicarle unas líneas a su descripción. Nació en Córdoba, Argentina, hace 39 años. Amante de la literatura, estudió Letras en su provincia natal, se desarrolló como escritor, publicando varias obras, pero manteniendo siempre en su mente la idea de vivir en el exterior. Esa aventura comenzaría en 2004, cuando se mudó a París, la ciudad de las Letras, donde, entre otras actividades fundó una revista literaria, «Alba», dedicada a la literatura y la cultura hispana. En París vivió hasta 2012. Para entonces, estaba pensando en mudarse a Asia y encarar una experiencia en esa zona del mundo. Al respecto, Bravo comentó que «quería ir a Japón o a la India, pero finalmente me decidí por China. Fue una elección bastante natural: China es la madre de Asia, por eso la elegí».

«Actualmente, Mil Gotas cuenta con tres sucursales: en Beijing, Shanghái y Chongqing. Todas están emplazadas dentro de las instalaciones del Instituto Cervantes en cada una de dichas ciudades.»

En verdad, fue China la que lo eligió a él, ya que en 2012 fue invitado a dar clases de literatura latinoamericana y española, en la cátedra de Filología Hispánica en la Normal Capital University, de Beijing, donde todavía sigue trabajando. «Pensé que me quedaría solamente un año -recordó el argentino- pero encontré que las condiciones de vida eran muy buenas, lo mismo que el salario que me ofrecían». Desde ese momento, reside en la capital de China. Pero, para ser fieles a los hechos, debemos comentar que Bravo ya conocía el gigante asiático. Sucedió que en 2008 vivió en Beijing 4 meses, trabajando como periodista, aunque en ese momento no pensó en radicarse allí. No intuía que, esa ciudad, en poco tiempo, se transformaría en su nuevo hogar.

El Grupo Mil Gotas

Primero que nada, develemos el misterio sobre el nombre de este emprendimiento. Mil Gotas hace referencia a una novela del escritor argentino César Aira, que trata sobre unas gotas de pintura del cuadro de la Gioconda, que un día escapan y viajan por el mundo, llegando una de ellas, a China.

Bravo comentó que «quería ir a Japón o a la India, pero finalmente me decidí por China. Fue una elección bastante natural: China es la madre de Asia, por eso la elegí»

Más allá de las 3 sucursales de la librería Mil Gotas, el proyecto incluye una editorial y una agencia literaria. Con respecto a la editorial, esta surgió inclusive antes que la librería. Se trata del primer sello centrado en la literatura china y en autores de habla hispana, cuyos textos abordan el universo chino desde diversas facetas, con la idea de «crear puentes culturales, literarios, académicos y de no ficción entre China y América Latina» comentó el cordobés.

Guillermo Bravo
En el Barrio Chino de Buenos Aires, en alguna de las visitas que realizó a su país.

Sobre la agencia literaria, esta se dedica a promover autores de lengua española en China y autores chinos en Latinoamérica y España. «Además, aclaró Bravo, también actuamos como agentes de traductores para volcar textos chinos al español y viceversa».

Por otra parte, la agencia representa a editoriales de lengua española en la feria del Libro de Beijing y a diversos sellos chinos en ferias del libro de habla hispana: «como agentes, nos enfocamos en vender derechos de autores chinos en América Latina y España, y de autores de lengua española en China. Somos el contacto de grupos editoriales chinos como People’s Literature, China Intercontinental Press, China Translation Corporation, Chinese Publishing Group, China National Publications Import & Export, Winshare, entre otros».

«En verdad, fue China la que lo eligió a él, ya que en 2012 fue invitado a dar clases de literatura latinoamericana y española, en la cátedra de Filología Hispánica en la Normal Capital University, de Beijing, donde todavía sigue trabajando»

«Desde que llegué a Beijing pensé en armar una editorial», nos comentó el entrevistado durante la charla de WeChat. Como primeras experiencias, publicó una biografía del futbolista Lionel Messi, con mucho éxito, luego literatura en castellano. Y a partir del buen recibimiento que encontró en el público chino, empezó a contactar a editoriales en América Latina y España para publicar a sus autores en China. Esta etapa del proyecto lo encontró asociado con un peruano y un checo, quienes luego dejarían el proyecto. Ese espacio vacío sería llenado por una nueva socia, Lulú, de origen chino, cuya participación le dio impulso al proyecto Mil Gotas en toda su extensión, para alcanzar la forma que tiene hoy.

Los títulos más vendidos

Actualmente, el idioma español es uno de los más estudiados en China, con miles de alumnos distribuidos en distintas universidades y centros de estudio. Muchos de ellos trabajarán luego para el Gobierno chino en empresas estatales que funcionan en América Latina y España. Parte de ese alumnado en crecimiento, es el que acude a Mil Gotas en búsqueda de distintos títulos en castellano o de sus traducciones al chino.

Entre los libros que se ofrecen en Mil Gotas podemos encontrar obras de Rodolfo Fogwill, Jaime Bayly, Roberto Bolaño, Sergio Bizzio, Mario Bellatin, José Donoso, Elena Poniatowska, Javier Marías, Quino, Julio Cortázar, César Aira, Isabel Allende, Andrés Caicedo, Antonio Di Benedetto, Pablo Neruda, Roberto Fontanarrosa, Arturo Pérez Reverte, Carlos Gamerro, Ricardo Piglia, Julia Navarro, Mario Vargas Llosa, Juan Carlos Onetti o Copi. También hay textos de artistas más modernos como el uruguayo Dani Umpi, Pablo Katchadjian, Mariana Enríquez, Samanta Schewblin, Washington Cucurto y los mexicanos Valeria Luiselli y Alberto Chimal, entre otros.

El mural de los 9 Dragones de la Ciudad Prohibida

Entre los clásicos, se destaca Jorge Luis Borges, cuya obra, junto a la de Adolfo Bioy Casares, fue publicada en China en forma completa. Asimismo, Gabriel García Márquez es uno de los autores que genera mejores ventas. Por ejemplo, su obra «100 años de soledad» en China vendió millones de ejemplares, siendo el autor más vendido de Mil Gotas. El segundo es el francés Antoine de Saint-Exupéry, con su clásico «El Principito».

Bravo también es editor del sello La Guêpe y, en entre las obras que publicó en China, está el primer “Martín Fierro” traducido al mandarín.

Es importante considerar que la clientela de Mil Gotas no solo la componen lectores chinos, sino también occidentales que residen en ese país. Ellos buscan principalmente literatura china en castellano, como por ejemplo, la obra de la autora San Mao. Entre los libros que editó Mil Gotas últimamente, Bravo destaca el llamado «Tandem», que reúne a autores chinos y latinoamericanos escribiendo relatos que incluyen animales.

tandem
Tandem, obra editada por Mil Gotas.

Emprender en China es posible, con la socia indicada

Para Bravo, la experiencia de emprender en China es tan dificultosa como puede serlo en cualquier país. Es como una novela con un final abierto. Por eso, contar con una socia china, resulta fundamental: «mi partner en este proyecto se llama Lulú. Nos une una amistad de muchos años y el desarrollo de muchos proyectos». En el año 2014 organizaron el segmento en castellano de la feria del libro de Beijing, y desde entonces trabajan en conjunto: «Sin ella no puedo hacer nada, confío en ella 100%», indicó.

Este incansable emprendedor explica que contar con una socia local ha sido central para consolidar Mil Gotas. Lulú se dedica con énfasis a los temas burocráticos y administrativos, un aspecto que para él, como extranjero, sería muy complejo de manejar. Para el argentino, su socia ha sido como un libro abierto, del que ha aprendido y sigue aprendiendo mucho: «ella no tiene horarios, trabaja todo el día. Eso es muy valioso. De ella aprendí a dejar de lado mis intereses personales y a no poner excusas. A hacer lo que hay que hacer».

«Bravo también es editor del sello La Guêpe y, en entre las obras que publicó en China, está el primer “Martín Fierro” traducido al mandarín»

El co-fundador de Mil Gotas entiende que, más allá de su socia, aprende de la sociedad china en general, especialmente a dejar de lado su propia individualidad para el bien del proyecto: «siendo el hijo de una psicóloga no debería decir esto, pero me parece liberador dejar de pensar en uno mismo, para pasar a ser parte de un todo. Y en China, como sociedad influenciada por el pensamiento de Confucio, eso se siente mucho».

Bravo en la reedición de la primera versión de «Don Quijote de La Mancha» en China, que fue traducida como «Historia del Caballero Encantado».

Eso mismo sintió Blanco cuando lo llamaron de la Universidad hace unos meses para avisarle que lo vacunarían contra el Covid-19 un sábado por la tarde: «uno como occidental piensa que el fin de semana es un momento para el esparcimiento y los planes personales, pero estando aquí se entiende lo importante de tener un compromiso con los demás. No te oprime, sino que te libera», subrayó.

Presente y futuro

Bravo nos comenta que la venta de libros en papel está creciendo. Por ejemplo, en plataformas como Jindong, se pueden conseguir libros por debajo del precio de costo. Así también la red social Douban, similar a Weibo pero con fines culturales, reúne una cantidad inmensa de consumidores de libros y de contenidos de China y de otros países. Por otra parte, están surgiendo autores que escriben obras para ser leídas en el teléfono celular, y que comparten sus textos en formato digital, lo cual está modificando las formas de consumo de la literatura, especialmente en esa sociedad, muy acostumbrada a interactuar con la tecnología.

guillermo bravo

Entre sus planes, Bravo tiene la idea de consolidar lo ya construido, sin inaugurar nuevas librerías. Aunque piensa, en contradicción, tal vez, abrir una galería de arte latinoamericano. Sin embargo, todavía tiene dudas al respecto. La China a la que él llegó en 2012 es muy diferente a la actual: «Lo que la cultura exterior tiene para ofrecerle a China es cada vez menos. Al principio había más intercambio internacional. Ahora es cada vez menor. Aunque, debo decir que China sigue viendo a América Latina como una oportunidad». Con estas palabras, íbamos acercándonos al final de nuestra charla online.

Mucho queda por decirse de este emprendedor, un verdadero profeta de la cultura hispana en tierras bien lejanas. Un docente dedicado, un visionario en términos comerciales, un hacedor de negocios y de relaciones humanas. Y por sobre todo, un puente entre China y el mundo hispanoparlante y su cultura. «Por mi parte -nos decía antes de terminar la llamada-, seguiré trabajando para que Mil Gotas sea un símbolo de la literatura en español, dentro y fuera de China», concluyó.

Acerca del autor

Co-fundador de REPORTE ASIA.