Conoce Gifu, los “Alpes Japoneses” donde Minosaka confecciona sus sables de renombre mundial 

Alpes Japoneses

Ubicada en Gifu, en la zona conocida como los Alpes Japoneses, con más de 100 años de vida, la fábrica de sables japoneses Minosaka se encuentra en las más destacadas productoras de espadas japonesas sin filo, o “mozo-to” que son utilizados para la práctica de artes marciales.

En febrero de este año tuve la suerte de conocer Gifu (岐阜県, Gifu-ken), una gran prefectura sin salida al mar en la región de Chūbu, ubicada en el centro de Honshū, la isla principal de Japón. Allí visité la ciudad de Mino ((美濃市 Mino-shi), donde se encuentra ubicada la fábrica Minosaka. Llegué hasta Mino desde Nagoya, en un tren de servicio regular que tardó 30 minutos en arribar a la estación, un día frío y de un perfecto cielo azul. Se trata de una pequeña urbe que una vez fue una provincia. Hoy tiene una población estimada de 22.447 personas.

Al llegar, me encontré con una lugar acogedor, silencioso, con muy poco tránsito y mucho espacio abierto a mi alrededor. Pero lo primero que noté al salir de la estación JR Gifu es la dorada e imponente estatua de Oda Nobunaga, un Daimyō japonés y una de las principales figuras del período Sengoku, considerado el primer «Gran Unificador» de Japón, cuya historia, como veremos más adelante, está íntimamente ligada a la de Gifu.

Gujo Hachiman (郡上八幡,) una pequeña ciudad ribereña conocida por sus prístinos canales y su distintivo festival de danza de verano.

Un poco de historia

Ya la ruta de la antigua carretera Tōsandō que conectaba las antiguas capitales de Japón y las provincias orientales pasaba por Mino. Durante el período Kamakura (1185-1333) y Muromachi (1336-1392) , el clan Toki ocupó el cargo de shugo (gobernador) de la provincia de Mino. Durante el período Sengoku (1467-1615), el Daymio (señor feudal) Saitō Dōsan usurpó el poder político de los Toki, y más tarde la provincia fue conquistada por Oda Nobunaga. 

Gifu existió mucho antes que Oda Nobunaga, pero en aquel entonces se llamaba Inokuchi. Debido a su ubicación estratégica en el centro o corazón de Japón, siempre ha jugado un papel importante en la historia de ese país. “Controla Gifu y controlarás Japón” era una frase común utilizada durante el período Sengoku. Oriundo la cercana Owari (prefectura de Aichi), Nobunaga, como gran líder que era, lo sabía y se dispuso a tomar el control de la zona. Nobunaga conquistó el castillo de Gifu, entonces conocido como castillo de Inabayama, y cambió el nombre tanto del castillo como de la ciudad a Gifu (岐阜).

Gifu
El castillo de Gifu era la base de uno de los grandes comandantes militares de Japón, Nobunaga Oda. En su interior se exhibe una selección de armaduras y espadas japonesas.

Para construir el nombre, este Daymio tomó el primer carácter (岐) gi de Qishan (岐山), la montaña legendaria a partir de la cual se unificó la mayor parte de la antigua China, mientras que el segundo carácter (阜) fu significa “base de la montaña” y proviene de Qufu (曲阜), el lugar de nacimiento de Confucio. Nobunaga decidió utilizar el castillo recién renombrado y su montaña (Kinkazan) como base de operaciones en su misión de unificar y controlar Japón.

Años después, otro acontecimiento histórico, la Batalla de Sekigahara (21 de octubre de 1600) tendría lugar en el extremo occidental de Mino, cerca de las montañas entre la región de Chūbu y la región de Kinki. Con el advenimiento del shogunato Tokugawa (1603-1868) al poder, se establecieron varios dominios feudales en Mino. En el momento de la restauración Meiji, Mino estaba dividida en 18 distritos. 

Más adelante en la Historia, durante la Segunda Guerra Mundial Gifu fue un gran centro industrial. Como resultado, fue blanco de intensos bombardeos por parte de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos, que culminaron en el ataque aéreo de Gifu del 9 de julio de 1945, que provocó 1.383 víctimas (863 fallecidos, 520 heridos) y 20.426 edificios afectados. Sus pobladores conmemoran estos eventos anualmente.

La estatua dorada de Oda Nobunaga, Daymio japonés, o señor feudal, cuya historia está íntimamente ligada a la de Gifu.

Un reducto de forjadores de katanas

Desde la antigüedad, Mino ha sido el hogar de muchos herreros y ha florecido como centro de producción de espadas tradicionales japonesas.   

A minutos de Mino se encuentra Seki, también conocida como la “Ciudad de las Espadas”. Aquí los herreros fabrican espadas, cuchillos y cubiertos desde hace 800 años. Situada en el centro de la prefectura de Gifu, la ciudad está rodeada por dos ríos, Nagara e Itadori. El agua limpia, la buena arcilla de río utilizada en el proceso de enfriamiento, el carbón abundante y la ubicación estratégica ayudaron a establecer a Seki como una potencia internacional de forja de acero.

Alpes Japoneses
Los sables sin filo de Minosaka se fabrican a pedido, y todas sus terminaciones están hechas a mano. Imagen: Minosaka.

Hoy en día, la región cuenta con varios fabricantes de cuchillos y cubiertos de nivel internacional. Y allí, hoy solo existen 10 herreros tradicionales con licencia del gobierno para mantener vivo el arte de la fabricación de espadas japonesa, siendo los únicos artesanos autorizados para producir katanas en la región. La fabricación de espadas con filo (shinken) está regulada en Japón. A cada herrero se le permite fabricar sólo dos espadas por mes, y cada una debe tener un certificado de registro que acredite que fue fabricada por un herrero autorizado, y de manera tradicional.

Por otra parte, la cultura hamono (cubiertos) es tan fuerte en la ciudad que alberga un festival anual de cubiertos, cuenta con el Museo Tradicional de la Espada Seki, el Museo Seki Hamono e innumerables fábricas de cuchillos y talleres de herreros, algunos de los cuales están abiertos a los visitantes. Por su importancia en este sector, Seki se encuentra entre las zonas productoras de cubiertos más grandes del mundo, junto con Solingen en Alemania, y Sheffield, en Inglaterra.

Una zona de belleza natural y turismo 

La prefectura de Gifu está dotada de un hermoso entorno natural, representado por magníficas montañas y arroyos prístinos, además de ser un reservorio de cultura tradicional. 

Por ejemplo, la llamada zona de los “Alpes Japoneses” cuenta con muchas y muy conocidas atracciones como Takayama, un poblado de ensueño en las montañas, Shirakawa-go y Gokayama, un conjunto de pequeños pueblos establecidos aún más profundo en las montañas. 

Los Alpes japoneses abarcan las montañas Hida (飛騨山脈), las montañas Kiso (木曽山脈) y las montañas Akaishi (赤石山脈). Estas imponentes cadenas incluyen varios picos que superan los 3.000 metros de altura -los más altos del archipiélago después del Monte Fuji (3.776 metros)- como el monte Hotaka (3.190 metros) y el monte Kita  (3.193 metros). 

Sobre Shirakawa-go, cabe destacar que ha sido seleccionada como una de las “Mejores aldeas turísticas” en 2023, según se anunció en la Asamblea General de Turismo de las Naciones Unidas celebrada en Samarcanda, Uzbekistán, el 19 de octubre de 2023, uniéndose a regiones locales como Niseko, de Hokkaido, y Miyama, de Kioto, previamente seleccionadas en 2021.

Escondidas en la región montañosa del noroeste de Gifu, con una de las mayores cantidades de nevadas del país, las singulares casas “gassho-zukuri” y los paisajes de cuento de hadas de Shirakawa-go han sido un lugar inmensamente popular para que los turistas vean y experimenten más del Japón de antes. 

La fábrica Minosaka representa la tradición de la zona de Gifu confeccionando espadas. Fue fundada en 1919.

Además, aunque no sea tan famoso como Nagano o Hokkaido, Gifu cuenta con muchas estaciones de esquí para todos los gustos y niveles. De hecho, hay 19 estaciones en total dispersas principalmente alrededor de la zona de Gujo, Takayama y Hida. Algunas de estas estaciones cuentan con onsen (baños termales) en sus alrededores, lo que hace la experiencia todavía más atractiva. 

Otra espacio muy visitado es Gujo Hachiman (郡上八幡), una pequeña ciudad ribereña conocida por sus prístinos canales y su distintivo festival de danza de verano. Fue fundada en el siglo XVI tras la construcción del castillo de Hachiman. La ciudad es reconocida por sus calles de principios del período Edo (1603-1868).

Gifu debe su nombre a Oda Nobunaga, quien la bautizó después de controlar esta región. Anualmente, en el mes de noviembre se celebra un festival en el que se lo conmemora.

También vale destacar Furukawa (古川), un pequeño pueblo en las montañas y el centro del municipio rural de la ciudad de Hida. Furukawa se encuentra a sólo 15 minutos en tren al norte de la ciudad de Takayama. Para distinguirla de lugares con nombres idénticos en otras partes de Japón, la ciudad se conoce comúnmente como Hida-Furukawa.

Gifu es también conocido por otras dos especiales razones. Una de ellas es el Mino Washi (美濃和紙), un estilo de papel tradicional japonés que se produce en la ciudad de Mino desde hace más de 1.300 años. Es particularmente famoso por su color blanco puro y su capacidad para mostrar la luz de una manera hermosa, manteniendo al mismo tiempo una consistencia resistente y duradera. La otra es la pesca con aves, una técnica de pesca tradicional en la que los pescadores utilizan cormoranes entrenados para pescar en el río. 

Quedan por presentar muchos otros aspectos que lo hacen un lugar único. Pero como pudimos ver, son incontables las bondades de Gifu, la prefectura ubicada en el corazón de Japón y en el centro de su Historia. 

+ posts

Co-fundador de ReporteAsia.

Buscá en Reporte Asia