Miguel Alberto Melhem: “Los locos años 20, fueron una revolución en el diseño y la arquitectura”

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que la década de 1920, conocida como los «Años Veinte» o los «Locos Años Veinte», fue un período de transformación significativa en varios aspectos de la sociedad. 

Fue una era caracterizada por la prosperidad económica, el dinamismo cultural y un sentido de liberación tras las secuelas de la Primera Guerra Mundial. Este clima social impulsó cambios radicales en diversas disciplinas del conocimiento humano. 

En este contexto, en el campo de la arquitectura se dio lugar a estilos innovadores, avances tecnológicos y un enfoque redefinido de los principios de diseño y métodos de construcción que se utilizaban en la época.

Art Deco: símbolo de opulencia y modernidad

Indica Miguel Alberto Melhem que el Art Deco, originario de Francia y alcanzando su máximo esplendor durante los años 20 y 30, representó un alejamiento de las estéticas tradicionales. 

Miguel Alberto Melhem

En este sentido, abrazó formas geométricas, líneas elegantes, colores vibrantes y el uso de materiales lujosos como el cromo, el vidrio y las maderas exóticas. El Edificio Chrysler en la ciudad de Nueva York, completado en 1930, es un ejemplo icónico de la arquitectura Art Deco, con una distintiva aguja de acero inoxidable y elementos decorativos muy elaborados que demuestran la opulencia y el progreso tecnológico de la época.

De hecho, el movimiento se extendió más allá de la arquitectura, influyendo en varios aspectos del diseño, incluyendo la moda, la decoración interior y las artes visuales. Su impacto visual permeó edificios públicos, teatros, cines y hoteles de lujo, contribuyendo al sentido de modernidad y sofisticación de la época.

El surgimiento del modernismo y el funcionalismo

El movimiento modernista, liderado por arquitectos como Le Corbusier, Walter Gropius y Ludwig Mies van der Rohe, buscaba revolucionar la filosofía arquitectónica. 

En este marco, resalta Miguel Alberto Melhem que en el centro del Modernismo se encontraba el principio de «la forma sigue a la función», enfatizando la funcionalidad, el minimalismo y el rechazo de la ornamentación excesiva. De allí que, los arquitectos buscaron crear espacios que fueran eficientes, simples y que reflejaran la era industrial moderna.

La Escuela Bauhaus en Alemania, establecida por Gropius en 1919, se convirtió en un centro de educación en diseño progresivo, enfatizando la integración del arte, la artesanía y la tecnología. Jugó un papel fundamental en la configuración del movimiento modernista, abogando por el uso de nuevos materiales y técnicas de construcción innovadoras.

Avances tecnológicos y el “boom” de los rascacielos

Los años 20 presenciaron avances tecnológicos notables que revolucionaron los métodos de construcción. En este sentido, afirma Miguel Alberto Melhem que Innovaciones como el hormigón armado y las estructuras de acero permitieron a los arquitectos experimentar con diseños más altos y audaces. Los rascacielos surgieron como símbolos de progreso y modernidad, dominando los horizontes urbanos.

Miguel Alberto Melhem

Ejemplos notables incluyen el Edificio Woolworth en la ciudad de Nueva York, un rascacielos temprano completado en 1913. Combinó ornamentación inspirada en el gótico con técnicas de construcción modernas, demostrando la fusión de estéticas tradicionales con enfoques innovadores de diseño.

Arquitectura residencial y planificación urbana

Por otro lado, comenta Miguel Alberto Melhem que los cambios culturales y la prosperidad económica de los años 20 impulsaron cambios en la arquitectura residencial y la planificación urbana. 

En este sentido, el concepto del ideal suburbano ganó popularidad, llevando al desarrollo de comunidades planificadas y diseños de viviendas estandarizados. Los arquitectos buscaron abordar las necesidades cambiantes de la clase media priorizando la funcionalidad, la comodidad y la conveniencia en los espacios residenciales.

De allí que, los proyectos de vivienda se enfocaron en el uso eficiente del espacio, la integración de comodidades modernas y un alejamiento de los estilos ornamentales del pasado. Este cambio sentó las bases para desarrollos futuros en la vida suburbana y la planificación comunitaria.

Influencia en el diseño de interiores y la cultura del consumo

La cultura del consumismo de los años 20 influyó en los elementos arquitectónicos y el diseño interior. Los arquitectos integraron muebles hechos a máquina, materiales innovadores y estéticas simplificadas en los edificios, reflejando la fascinación de la sociedad por el progreso y la eficiencia. 

Melhem

Siguiendo los comentarios de Miguel Alberto Melhem, vemos que los espacios interiores se caracterizaron por patrones geométricos audaces, acentos metálicos y un sentido de glamour inspirado en la Era del Jazz.

Grandes críticas y desafíos a enfrentar

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que,a  pesar de sus innovaciones, los desarrollos arquitectónicos de los años 20 enfrentaron críticas de los tradicionalistas que lamentaban la supuesta pérdida de identidad cultural y la artesanía. 

En este marco, los críticos argumentaron que el énfasis en la modernidad eclipsó el contexto histórico y la expresión artística, llevando a una homogeneización de estilos arquitectónicos.

Además, el inicio de la Gran Depresión a finales de los años 20 interrumpió las actividades de construcción, causando una desaceleración en los proyectos arquitectónicos. Los arquitectos enfrentaron desafíos para adaptarse a las restricciones económicas y las prioridades cambiantes, lo que llevó a una reevaluación de los enfoques de diseño para alinearse con la practicidad y la rentabilidad, cierra Melhem.

+ posts

Periodista y apasionada del mundo asiático.

Buscá en Reporte Asia