Miguel Alberto Melhem: “El Burj Al Arab fue la primer obra con diseño futurista de la era moderna”

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que el Burj Al Arab, a menudo aclamado como el único hotel de siete estrellas del mundo, no es solo una maravilla arquitectónica, sino también un símbolo del meteórico ascenso de Dubai en el mundo del lujo y la innovación. 

Esta icónica estructura, diseñada por el arquitecto británico Tom Wright, fue pionera en el mundo de la arquitectura moderna, dado a su diseño desafiante e innovador que puso el énfasis en demostrar la presencia del Golfo Pérsico en el mundo 

El arquitecto detrás de la obra

El arquitecto que tuvo a su cargo el diseño del Burj Al Arab es Tom Wright, un profesional británico que trabajaba para la renombrada firma Atkins en el momento de su diseño. Nacido en 1957 en Croydon, Inglaterra, el viaje arquitectónico de Wright lo llevó a conceptualizar uno de los edificios más reconocibles del mundo.

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que la filosofía de diseño para el Burj Al Arab era crear una estructura que se convirtiera en sinónimo del nombre del país, al igual que la Ópera de Sídney o la Torre Eiffel en sus respectivas naciones. Sin lugar a dudas, un objetivo que se cumplió acabadamente. 

Sin embargo, el enfoque de Wright no solo fue innovador en términos estéticos, sino también en funcionalidad. El diseño en forma de vela del hotel no solo es visualmente impactante, sino que también sirve para proteger el edificio del caliente sol del Golfo. Esta elección de diseño es una mezcla de reverencia cultural y adaptación ambiental, mostrando la habilidad de Wright para fusionar forma y función.

 

Impacto cultural y económico

En palabras de Miguel Alberto Melhem el Burj Al Arab ha tenido un impacto significativo en la cultura y economía de Dubai. Se ha convertido en un símbolo del sector de turismo de lujo de la ciudad y ha jugado un papel fundamental en atraer visitantes internacionales. 

El diseño único del hotel y los estándares de servicio sin paralelo han establecido un nuevo referente en la industria hotelera, influyendo en el diseño de hoteles y la filosofía de servicio al cliente.

Miguel Alberto Melhem

Además de su importancia arquitectónica y cultural, el Burj Al Arab también incorpora consideraciones ambientales. La isla en la que se encuentra fue construida de manera que minimiza su impacto en el entorno marino circundante. El hotel también emplea varias medidas de conservación de energía, reflejando una creciente conciencia de prácticas sostenibles en desarrollos de lujo. 

Un diseño exterior reconocible a leguas

En el mundo de la arquitectura existe un consenso sobre que el diseño exterior del Burj Al Arab es una obra maestra de la ingeniería y la arquitectura moderna, teniendo en cuenta que las obras finalizaron en el año 1999.

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que su forma icónica, inspirada en la vela de un dhow, no solo es estéticamente impresionante, sino que también refleja la herencia marítima de Dubai.  

Así también, agrega Miguel Alberto Melhem que la fachada del edificio está cubierta con una membrana de fibra de vidrio recubierta de teflón, que no solo es resistente a las duras condiciones climáticas del Golfo, sino que también juega con la luz del sol, creando efectos visuales deslumbrantes. Esta elección de materiales demuestra un equilibrio entre belleza y funcionalidad, un tema recurrente en el diseño del hotel.

Finalmente, es importante destacar que la estructura se eleva sobre un islote artificial, conectado a tierra firme por un puente privado, lo que añade un elemento de exclusividad y privacidad.

Diseño interior: lujo al estilo de Dubai

Indica Miguel Alberto Melhem que el interior del Burj Al Arab es tan espectacular como su exterior. Al entrar, los visitantes son recibidos por el atrio más alto del mundo, un espacio impresionante que se extiende sobre la altura del edificio. Este atrio está adornado con opulentos elementos de diseño, incluyendo una cascada artificial y detalles en oro.

Cada una de las 202 suites dúplex del hotel refleja un lujo sin igual, con una decoración que combina elementos tradicionales árabes con un estilo moderno y lujoso. Los interiores están adornados con materiales exquisitos, como mármol raro, seda preciosa y oro de 24 quilates, creando un ambiente de sofisticación y riqueza.

Por otro lado, comenta Melhem que las habitaciones y suites están diseñadas para ofrecer la máxima comodidad y lujo, con características como ventanas del suelo al techo que ofrecen vistas panorámicas del Golfo Pérsico y tecnología de vanguardia para personalizar la experiencia de cada huésped.

Respecto de la decoración interior, remarca Miguel Alberto Melhem que hay un uso extensivo de oro, materiales y piedras preciosas. Esto se encuentra en los elementos puestos a disposición en los baños y habitaciones, con alfombras, jaboneras y utensilios hechos a medida de los visitantes.

+ posts

Periodista y apasionada del mundo asiático.

Buscá en Reporte Asia