48 muertos en el terremoto Japón; continúan las labores de rescate en medio de las réplicas

Al menos 48 personas murieron en el fuerte terremoto que sacudió la península de Noto y sus alrededores en el centro de Japón el día de Año Nuevo, mientras se recibían más informes de daños y los equipos de rescate corrían para encontrar supervivientes en medio de las continuas réplicas del martes.

Según informó Kyodo News, el terremoto de magnitud 7,6 destruyó casas en Suzu, en el extremo de la península, y provocó incendios en la ciudad de Wajima, en la prefectura de Ishikawa. Pero aún se desconoce el alcance total de los daños, ya que los escombros y las carreteras cortadas dificultan el suministro de ayuda y las operaciones de rescate.

De las 48 víctimas, 20 se registraron en Suzu, 19 en Wajima y 5 en Nanao, según la prefectura.

«La situación es devastadora, ya que cerca del 90 por ciento de las casas han quedado completamente o casi completamente destruidas», declaró el alcalde de Suzu, Masuhiro Izumiya, en una reunión del gobierno de la prefectura.

Las alertas de tsunami que cubrían amplias zonas a lo largo del Mar de Japón se levantaron el martes por la mañana, después de que la ola más alta, de al menos 1,2 metros, alcanzara el puerto de Wajima el lunes tras el seísmo de las 16:10 horas.

En Wajima, un edificio de siete plantas se derrumbó lateralmente, mientras que una zona céntrica conocida por su mercado matutino quedó destruida por un gran incendio que se declaró el lunes.

El fuego arrasó más de 200 estructuras en la zona central de Wajima, pero ya ha sido controlado, según las autoridades de la prefectura de Ishikawa.

El sismo también ha causado heridos y daños estructurales en las prefecturas de Niigata, Toyama, Fukui y Gifu.

Hasta antes del mediodía del martes, el número de evacuados en las prefecturas de Ishikawa y Niigata ascendía a 57.360, según informó el secretario jefe del Gabinete, Yoshimasa Hayashi.

En el gimnasio de una escuela secundaria de Wajima, donde se refugiaron el lunes más de 100 evacuados, muchos de ellos huían del tsunami sin ropa de abrigo, y algunos se cubrían el cuerpo con sacos en un esfuerzo por mantener el calor.

«Es extremadamente difícil para los vehículos entrar en las zonas del norte de la península de Noto», dijo el primer ministro Fumio Kishida en una rueda de prensa, añadiendo que el gobierno central ha estado coordinando el envío de suministros de socorro utilizando barcos.

Alrededor de 1.000 efectivos de las Fuerzas de Autodefensa participan en las operaciones de rescate y socorro, según Kishida.

Según la West Japan Railway Co., unos 1.400 pasajeros del tren bala shinkansen quedaron atrapados durante unas 11 horas, ya que la compañía interrumpió las operaciones de cuatro trenes de la línea Hokuriku entre las estaciones de Toyama y Kanazawa para inspeccionar las vías y otras instalaciones tras el terremoto. El servicio se reanudó a última hora de la tarde del martes.

El seísmo tuvo su epicentro a unos 30 kilómetros al este-noreste de Wajima, con una profundidad provisional de 16 kilómetros, y registró una intensidad sísmica máxima de 7 grados en la escala de intensidad sísmica del país, según la Agencia Meteorológica de Japón.

Un terremoto de nivel 7 hace imposible que las personas permanezcan de pie. Un temblor de este tipo se registró por última vez en 2018 en Hokkaido, dijo la agencia meteorológica.

La Autoridad de Información Geoespacial del país dijo que observó que el suelo se levantó hasta 4 metros en un punto de Wajima y probablemente hasta alrededor de 1 metro en Suzu.

Gobiernos extranjeros como los de Estados Unidos, Canadá e Italia ofrecieron su apoyo.

En Washington, el Presidente Joe Biden dijo en una declaración hecha pública tras el sismo que Estados Unidos proporcionará «toda la ayuda necesaria al pueblo japonés».

+ posts

Buscá en Reporte Asia