Nueva Zelanda se compromete a abordar la esclavitud moderna

discapacidades

El Gobierno de Nueva Zelanda está trabajando junto con las empresas para cumplir su compromiso de abordar la esclavitud moderna mediante la introducción de una nueva legislación que exige que las organizaciones y las empresas sean transparentes sobre sus operaciones y cadenas de suministro a través de un nuevo registro público.

Las organizaciones con más de $20 millones en ingresos deberán informar y describir las acciones que toman para abordar los riesgos de explotación en sus operaciones y cadenas de suministro.

“Estamos tomando medidas para abordar la esclavitud moderna y eliminar la explotación en nuestras cadenas de suministro. Es vital que saquemos las prácticas modernas de la esclavitud de las sombras a la luz del día para que podamos garantizar que los trabajadores estén seguros y sean tratados con dignidad”, dijo Carmel Sepuloni, viceprimera ministra de Nueva Zelanda.

“Desde la pandemia, hemos visto cómo la esclavitud moderna se dispara a nivel mundial. La Organización Internacional del Trabajo y Walk Free ahora estiman que 50 millones de personas se encuentran en la esclavitud moderna en un día determinado, en comparación con los 40 millones estimados en 2016″, explicó.

 

Esta legislación propuesta y el registro público estarán entre los sistemas de informes más fuertes del mundo para abordar la esclavitud moderna.

“Durante la consulta, escuchamos claramente de las empresas que esta legislación es crucial. Los cambios significarán que los consumidores Kiwi conscientes tendrán más transparencia sobre los productos y servicios que consumen. World Vision estima que los hogares neozelandeses pagan inadvertidamente un promedio de $34 cada semana a industrias cuyos productos están implicados en la esclavitud moderna».

“Tenemos compromisos en nuestros Acuerdos de Libre Comercio con el Reino Unido y la UE para tomar medidas para prevenir la esclavitud moderna en nuestras cadenas de suministro y promover una conducta empresarial responsable. La falta de acción será perjudicial para nuestras relaciones comerciales. Es importante que sigamos reforzando la reputación ética y transparente de Nueva Zelanda dentro de nuestros mercados de exportación y en el escenario global. Ahora, más que nunca, es el momento de tomar medidas para evitar que ocurran estas horribles prácticas», declaró Sepuloni,.

 

El enfoque en organizaciones más grandes logra un equilibrio apropiado, al alentar a los más capaces de influir en sus cadenas de suministro más extensas y no sobrecargar a las pequeñas empresas.

“La consulta sobre la reforma de la cadena de suministro de la esclavitud moderna se llevó a cabo el año pasado y escuchamos alto y claro la necesidad de estos cambios. Me gustaría agradecer a Rob Fyfe y al Grupo Asesor de Liderazgo sobre Esclavitud Moderna por su arduo trabajo y compromiso con este importante tema. Una reforma más amplia para avanzar en los otros componentes más complejos que fueron consultados sigue siendo una prioridad para este Gobierno, incluidas las responsabilidades de «diligencia debida» y «tomar medidas». Estoy comprometida con el progreso de este trabajo para futuras decisiones”, concluyó la viceprimera ministra neozelandesa.

+ posts

Buscá en Reporte Asia