Las afinidades culturales entre Francia y China

Francia

A medida que Francia y China conmemoran el 60º aniversario de sus lazos diplomáticos, es pertinente adentrarse en las sutilezas de esta relación. A primera vista, la conexión entre estas dos naciones, situadas en extremos opuestos del continente euroasiático, podría parecer impulsada únicamente por consideraciones políticas, económicas y geopolíticas.

Sin embargo, una observación más cercana revela que su vínculo está profundamente arraigado en lo que podría llamarse un respeto compartido por la cultura. Las afinidades culturales entre Francia y China sustentan su enfoque en los problemas globales, haciendo hincapié en el multilateralismo y la necesidad de una mayor colaboración intelectual, artística y científica.

La conexión cultural entre Francia y China es profunda. Durante el reinado de Luis XIV (1638-1715) y el Emperador Kangxi (1654-1722) en la Dinastía Qing, los intercambios culturales entre sus respectivos países eran bastante frecuentes. De hecho, el monarca francés incluso escribió una correspondencia al gobernante chino.

Ambos países cuentan con culturas antiguas y ricas, y dan gran importancia a la preservación de sus patrimonios lingüísticos y culturales. Francia, conocida por su influencia en las artes, la literatura y la filosofía, ha abogado durante mucho tiempo por la lengua francesa, la Francophonie, y su huella cultural. De manera similar, China, con su historia milenaria, otorga igual importancia a mantener su identidad cultural, como se observa en la promoción del mandarín y la revitalización de sus ricas tradiciones artísticas. Este respeto compartido por la cultura y el idioma es un pilar de su relación.

Esta afinidad cultural se traduce en comodidad para navegar en un mundo multipolar. Tanto Francia como China abogan por un orden global que no esté dominado por un solo poder, sino por múltiples centros de influencia. Esto refleja sus largas historias, donde ambas naciones han experimentado las subidas y bajadas del poder. En la situación geopolítica actual, su impulso hacia un mundo multipolar se alinea con su deseo de mantener cierto nivel de integridad cultural frente a la globalización.

Además, la alineación de Francia y China hacia un enfoque multilateral es destacable. Ambos países han sido firmes en su respaldo a organizaciones y estructuras multilaterales, como las Naciones Unidas, el G20 y la UNESCO, reconociéndolas como vitales para abordar problemas a nivel mundial. Su preferencia por estrategias multilaterales en lugar de enfoques unilaterales no solo refleja un punto de vista político, sino que también se deriva de sus valores culturales que enfatizan el equilibrio y la cooperación.

Francia

En una era de rápidas transformaciones a nivel mundial, la interacción entre la humanidad y el mundo natural ha surgido como un problema urgente. Tanto Francia como China han demostrado dedicación a la sostenibilidad ecológica en la era del Antropoceno. Francia ha desempeñado un papel destacado en las discusiones climáticas internacionales, destacado por su liderazgo en el Acuerdo de París en 2015. Simultáneamente, China ha logrado un progreso notable en el desarrollo de fuentes de energía renovable y la reducción de las emisiones de carbono. Es plausible sugerir que sus puntos de vista culturales respectivos han influido en sus posiciones sobre el medio ambiente.

En el ámbito tecnológico, ambos países enfrentan el desafío de preservar la dignidad humana en medio de interrupciones tecnológicas sin precedentes. La búsqueda de humanismo por parte de Francia y el enfoque de China en la armonía social ofrecen perspectivas únicas para navegar por las dimensiones éticas de las nuevas tecnologías. El diálogo entre pensadores, artistas y científicos franceses y chinos en este campo es crucial. Tales intercambios pueden fomentar una comprensión más profunda de cómo la tecnología puede ser aprovechada de manera responsable, asegurando que sirva a la humanidad en lugar de socavarla.

Pasos concretos para impulsar los intercambios entre personas son vitales para fortalecer las relaciones entre China y Francia. El aumento del turismo y los intercambios estudiantiles son formas prácticas de mejorar la comprensión mutua. Alentar a más personas francesas a visitar China y viceversa puede disipar estereotipos y construir una apreciación genuina de las culturas respectivas. De manera similar, los intercambios educativos pueden desempeñar un papel fundamental.

Cuando los estudiantes estudian en el extranjero, se convierten en embajadores de su cultura y obtienen una comprensión matizada de su país anfitrión. Tales experiencias son invaluables para fomentar una generación que aprecia y respeta diferentes culturas. En el fortalecimiento de las conexiones interpersonales, ambas sociedades deben abrazar un espíritu de innovación. La Iniciativa de Cooperación Museística China-Europa-América demuestra esto, destacando cómo los museos pueden actuar como catalizadores para fomentar la comprensión mutua y crear formas novedosas de colaboración.

El 60º aniversario de las relaciones diplomáticas entre Francia y China ofrece un momento para reflexionar sobre una relación que está arraigada en una profunda afinidad cultural. A medida que Francia y China continúan interactuando, sus perspectivas culturales únicas y esfuerzos colaborativos pueden servir como referencia para las relaciones internacionales en el siglo XXI.

Nota: este es un artículo escrito por David Gosset publicado en CGTN. Por un acuerdo de cooperación para la difusión de información se autoriza esta republicación en español. Link al artículo original.

Web | + posts

CGTN es una organización de medios estatal china con foco en las noticias internacionales. Con sede en Beijing, CGTN tiene tres centros de producción, localizados en Nairobi, Washington D.C. y Londres, con profesionales de todo el mundo. Los canales de televisión de CGTN se encuentran disponibles en más de 160 países y regiones del mundo, e incluyen a la agencia de noticias en video Global Video News Agency.

CGTN y ReporteAsia tienen un acuerdo para intercambio y republicación de contenido.

Buscá en Reporte Asia