Mitsubishi y Amogy anuncian asociación para impulsar la adopción de tecnología de amoníaco en energía e hidrógeno en Asia Oriental

Mitsubishi Corporation y Amogy han formalizado una asociación estratégica con el objetivo de acelerar la adopción de la tecnología de conversión de amoníaco en energía y el craqueo de amoníaco en aplicaciones de portadores de hidrógeno a gran escala en Asia Oriental, con enfoque especial en Japón y Corea del Sur.

El estudio conjunto, programado para iniciar en diciembre de 2023 en colaboración con SK Innovation, se centrará inicialmente en la evaluación de un despliegue a gran escala de la tecnología de Amogy. Esto incluirá un análisis exhaustivo de los costos en toda la cadena de valor, así como la exploración de oportunidades de expansión del mercado en toda la cadena de suministro de amoníaco e hidrógeno. Tras la conclusión de esta fase inicial, las tres empresas planean explorar oportunidades piloto conjuntas en regiones estratégicas.

El amoníaco, reconocido por su versatilidad y uso extendido, emerge como un prometedor combustible renovable y portador rentable de hidrógeno. Su capacidad para ser generado y descompuesto en hidrógeno y nitrógeno lo hace atractivo para diversas aplicaciones, incluida la generación de energía y el transporte eficiente. La tecnología de Amogy, que combina el craqueo del amoníaco y la generación de energía mediante pilas de combustible de hidrógeno, se presenta como un sistema eficiente para el uso racional de este combustible bajo en carbono.

Las bolsas de Tokio caen ante la desconfianza por las perspectivas económicas de EE.UU.

Japón y Corea, con una escasez de recursos renovables, consideran el amoníaco como un portador de hidrógeno comercialmente viable para descarbonizar la generación de energía, la producción de calor industrial y el transporte marítimo. Japón planea utilizar 3 millones de toneladas métricas al año de amoníaco como combustible para 2030, con la intención de aumentar las importaciones a 30 millones de toneladas métricas para 2050. Corea, por su parte, tiene planes ambiciosos de utilizar hidrógeno y amoníaco para satisfacer el 7,1% de la demanda energética del país en 2036.

Esta colaboración representa un paso significativo hacia soluciones energéticas limpias y sostenibles para el futuro, transformando la forma en que transportamos y utilizamos el hidrógeno en el panorama energético de Japón y Corea. En respuesta a la urgencia de reducir las emisiones, esta asociación destaca la importancia de la innovación para avanzar en tecnologías que contribuyan a alcanzar objetivos ambientales.

Tanto Mitsubishi Corporation como SK Innovation participaron recientemente en la exitosa recaudación de fondos Serie B de 150 millones de dólares de Amogy, liderada por SK Innovation.

+ posts

Buscá en Reporte Asia