Bulgogi: cómo preparar esta delicia tradicional coreana

bulgogi

El bulgogi es un plato tradicional de la cocina coreana que consiste en finas rebanadas de carne marinada, generalmente de res, aunque también puede ser de cerdo o pollo, que se cocinan a la parrilla o en una sartén. La marinada suele incluir ingredientes como salsa de soja, azúcar, ajo, jengibre y aceite de sésamo, lo que le da un sabor agridulce característico.

Este plato es muy popular en Corea del Sur y se consume en todo el país, tanto en restaurantes como en hogares. También es conocido internacionalmente y se puede encontrar en restaurantes coreanos en todo el mundo.

Originalmente, este plato se preparaba para celebraciones especiales y festividades familiares. Sin embargo, con el tiempo, se ha vuelto más común y se consume regularmente como una comida cotidiana.

En cuanto a los beneficios para la salud, el bulgogi es una opción relativamente saludable cuando se prepara con carnes magras y se sirve con acompañamientos saludables como verduras y arroz integral. La carne proporciona proteínas importantes para la construcción muscular y el mantenimiento del cuerpo, mientras que los ingredientes de la marinada, como el ajo y el jengibre, tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden beneficiar la salud. Además, al cocinarse a la parrilla, se reduce la cantidad de grasa añadida, lo que lo convierte en una opción más ligera en comparación con otros platos fritos. Sin embargo, como con cualquier alimento, el bulgogi debe consumirse con moderación como parte de una dieta equilibrada.

Hwang Sun-hong es elegido director técnico interino de la selección nacional de fútbol de Corea del Sur

Cómo preparar el bulgogi casero

Ingredientes:

  • 500 gramos de carne de res (preferiblemente cortes tiernos como el lomo o la carne de falda)
  • 5 cucharadas de salsa de soja
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas
  • 2 cebollas verdes (cebollino), cortadas en trozos de unos 5 cm
  • 1 zanahoria, cortada en rodajas finas (opcional)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • Pimienta negra al gusto
  • Semillas de sésamo tostadas (para decorar)
  • Arroz cocido (para servir)

Corta la carne de res en rodajas muy finas, preferiblemente de aproximadamente 0.5 cm de grosor. Coloca la carne en un tazón grande.

En otro tazón, mezcla la salsa de soja, el azúcar, el aceite de sésamo, el ajo picado, el jengibre rallado y la pimienta negra. Revuelve bien hasta que el azúcar se disuelva por completo.

Vierte la marinada sobre la carne y mezcla bien para asegurarte de que todas las rebanadas estén cubiertas uniformemente. Cubre el tazón con papel film o una tapa y deja marinar en el refrigerador durante al menos 30 minutos, o idealmente durante la noche para obtener mejores resultados.

Pasado el tiempo de marinado, calienta una sartén grande o una parrilla a fuego medio-alto. Agrega un poco de aceite vegetal si es necesario para evitar que la carne se pegue.

Agrega las rodajas de cebolla y zanahoria (si estás usando) a la sartén y cocínalas hasta que estén tiernas y ligeramente caramelizadas.

Agrega la carne marinada a la sartén en lotes, asegurándote de no sobrecargar la sartén. Cocina la carne durante unos 2-3 minutos por cada lado, o hasta que esté bien cocida y ligeramente dorada.

Una vez que toda la carne esté cocida, sírvela caliente, espolvoreada con semillas de sésamo tostadas y acompañada de arroz cocido.

¡Y eso es todo! Disfruta de tu bulgogi de carne coreana casero. Puedes acompañarlo con algunos banchan (acompañamientos coreanos) como kimchi, pepinos encurtidos o espinacas salteadas para una experiencia auténtica.

+ posts

Buscá en Reporte Asia