Kim Yo Jong dice que Corea del Norte está abierta a mejorar sus lazos con Japón

Kim Yo-jong

Kim Yo Jong, la hermana del líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo que una visita del primer ministro japonés, Fumio Kishida, a Pyongyang es posible si Tokio no convierte la cuestión de los secuestros de ciudadanos japoneses en un obstáculo entre los dos países.

Según informó Kyodo News, las declaraciones de Kim Yo Jong se produjeron después de que Kishida dijera a finales de la semana pasada que Tokio ha estado haciendo esfuerzos «diversos y concretos» para concretar una cumbre con Kim Jong Un, con el objetivo de resolver el antiguo asunto de los secuestros.

Pero la hermana, que es una alta funcionaria del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, afirmó en unas declaraciones recogidas por la oficial Agencia Central de Noticias de Corea que el asunto de los secuestros de ciudadanos japoneses en las décadas de 1970 y 1980 ya ha sido «resuelto.»

Kim Yo Jong dijo también: «Esto es sólo mi opinión personal y no estoy en posición de comentar oficialmente las relaciones entre la RPDC y Japón», refiriéndose a las siglas de la República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte.

Y añadió: «Creo que nuestra dirección estatal aún no tiene idea de reparar las relaciones RPDC-Japón y no tiene interés en el contacto».

Kim Yo Jong, por su parte, citó a Kishida diciendo que «siente la necesidad de cambiar audazmente la actual situación imperante» entre Japón y Corea del Norte, y añadió: «No habría razón para no apreciar su reciente discurso como positivo».

«Sólo un político, que tiene sagacidad y perspicacia estratégica para mirar lejos en el futuro, en lugar de aferrarse al pasado, y la voluntad y el poder ejecutivo para tomar una decisión política, puede aprovechar una oportunidad y cambiar la historia», afirmó.

Si Japón no pone un «obstáculo como el ya resuelto asunto del secuestro en el camino futuro para recomponer las relaciones bilaterales, no habrá razón para que los dos países no se acerquen y pueda llegar el día de la visita del primer ministro a Pyongyang», añadió.

Más tarde, el jueves, una fuente del gobierno japonés dijo que la declaración de Kim Yo Jong «es extremadamente inusual. Tenemos que analizar cuidadosamente lo que quiso decir».

En 2002, Junichiro Koizumi se convirtió en el primer primer ministro japonés en hacer un viaje a Pyongyang cuando visitó Corea del Norte, lo que condujo a la devolución de cinco secuestrados a Japón. Volvió a visitar la nación en 2004.

Japón y Corea del Norte no tienen lazos diplomáticos, pero Koizumi firmó una declaración histórica con el difunto líder Kim Jong Il, padre de Kim Jong Un, el 17 de septiembre de 2002.

El líder norcoreano llama a Corea del Sur su «adversario principal»

En virtud de la Declaración de Pyongyang, los dos países asiáticos acordaron hacer «todos los esfuerzos posibles para una pronta normalización de las relaciones», y Japón se comprometió a ampliar la cooperación económica a Corea del Norte una vez normalizados los lazos.

Koizumi también obtuvo la primera disculpa formal de Corea del Norte por sus secuestros de ciudadanos japoneses en el pasado. Tokio ha estado reclamando la devolución de otros 12 a los que ha reconocido oficialmente como secuestrados por Pyongyang.

En mayo de 2023, Kishida se comprometió repentinamente a establecer negociaciones de alto nivel entre Japón y Corea del Norte para allanar el camino a una pronta cumbre con Kim Jong Un, aunque no ha detallado qué tipo de conversaciones oficiales prevé.

Desde su fundación en 1948, Corea del Norte ha mantenido una severa retórica contra Japón para promover la propaganda comunista de la nación. También ha exigido a Tokio el pago de indemnizaciones tras la II Guerra Mundial. Japón colonizó Corea desde 1910 hasta el final de la guerra en 1945.

Sin embargo, Kim Jong Un envió un mensaje de simpatía a Kishida a principios de enero por el mortífero terremoto que sacudió el centro de Japón el día de Año Nuevo, según la KCNA. Es raro que un primer ministro japonés reciba un mensaje de un líder norcoreano.

En mayo de 2014, cuando Kishida ocupaba el cargo de ministro de Asuntos Exteriores, Japón y Corea del Norte alcanzaron un acuerdo en Estocolmo sobre los principios de las negociaciones para resolver la cuestión del secuestro. Japón relajó sus sanciones a Pyongyang, que a su vez prometió poner en marcha una investigación a gran escala sobre el asunto.

Sin embargo, Corea del Norte pospuso repetidamente la publicación de los resultados de la investigación. Posteriormente, el país disolvió su equipo de investigación y suspendió la indagación después de que Japón impusiera nuevas sanciones en febrero de 2016 como reacción a las pruebas nucleares y de misiles de Pyongyang.

Corea del Norte tiene prohibido lanzar misiles balísticos en virtud de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que imponen sanciones a este país nuclear.

 

+ posts

Buscá en Reporte Asia