10.000 viviendas públicas permanentes más bajo el Gobierno laborista de Nueva Zelanda

Desde que los laboristas llegaron al poder en Nueva Zelanda, se ha alcanzado el importante hito de 10.037 viviendas públicas adicionales, según ha confirmado la ministra de Vivienda, la Dra. Megan Woods.

«Es extremadamente satisfactorio y un testimonio de nuestro compromiso de proporcionar una red de seguridad a las personas que necesitan una vivienda pública, que hayamos entregado estas viviendas cálidas y secas después de que las viviendas públicas fueran diezmadas bajo el anterior gobierno Nacional», dijo Megan Woods.

Bajo dicho mandato hubo tantas ventas de viviendas públicas que este dejó el cargo con 1.500 viviendas públicas menos de las que tenía al principio.

Nueva Zelanda toma medidas para construir viviendas asequibles

El gobierno Nacional no invirtió en nuevas viviendas públicas y, en cambio, desvió 576 millones de dólares de la agencia de vivienda pública en dividendos. Lo que es más, no mantuvo las viviendas que sí conservó, y el mantenimiento diferido de las viviendas anteriores a la década de 1970 está costando ahora decenas de millones de dólares al año.

El gobierno actual ha reconstruido la capacidad del Estado para crecer y proporcionar viviendas públicas con el mayor programa estatal de construcción de viviendas desde la década de 1970.

«Creemos firmemente que el Estado tiene un papel en la provisión de una red de seguridad a las personas que necesitan una vivienda pública. Estas diez mil viviendas adicionales significan que miles de familias y personas se han trasladado a hogares cálidos y secos en todo el país, desde Northland hasta Invercargill».

«el Estado tiene un papel en la provisión de una red de seguridad a las personas que necesitan una vivienda pública»

No sólo los que viven en viviendas públicas se benefician de esta actividad; las economías regionales y el sector de la construcción se ven impulsados con puestos de trabajo e inversiones en infraestructuras críticas, todo lo cual contribuye a asegurar la economía de Nueva Zelanda para las generaciones futuras.

Se han visto importantes inversiones en la Nueva Zelanda provincial, así como en Auckland, Wellington y Canterbury. Por ejemplo, en la región de Waikato se añadieron 681 viviendas públicas más.

«La inversión en vivienda pública seguirá siendo una prioridad de este Gobierno, porque sabemos lo crucial que es para la salud, la seguridad y la estabilidad de las personas y whanau que la necesitan», dijo Megan Woods.