Paramérica SA y el auge de las frutas tropicales sostenibles en América Latina

frutas

En los últimos años, la producción y comercialización de frutas tropicales ha experimentado un notable crecimiento a nivel mundial. Este aumento se ha visto reflejado en el incremento de la demanda de frutas como el aguacate, los cítricos y las pasifloras, que han ganado popularidad debido a su valor nutricional y sus beneficios para la salud.

Además de representar una oportunidad económica, este crecimiento también ofrece la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de los agricultores familiares en países productores como Colombia, Ecuador y Perú. Con la implementación de prácticas agronómicas sostenibles, estos agricultores pueden aumentar su productividad de manera responsable, reducir su dependencia de insumos químicos y contribuir a la conservación del medio ambiente.

Además, el auge de la industria de frutas tropicales también ha abierto nuevas oportunidades para la investigación y la innovación en el sector agrícola. Con el desarrollo de técnicas de cultivo más eficientes y sostenibles, así como la introducción de variedades de frutas mejoradas genéticamente, se puede aumentar aún más la productividad y la calidad de los cultivos. Esto no solo beneficiará a los agricultores al aumentar sus ingresos y mejorar su seguridad alimentaria, sino que también tendrá un impacto positivo en la disponibilidad y accesibilidad de frutas tropicales para consumidores de todo el mundo. En este sentido, el crecimiento de la industria de frutas tropicales no solo es una oportunidad económica, sino también un catalizador para el desarrollo sostenible y el bienestar de las comunidades agrícolas en todo el mundo.

Según datos de Trademap, en 2019 se exportaron aproximadamente 7,8 millones de toneladas de frutas tropicales, con una proyección de alcanzar 29,6 millones de toneladas para el año 2028. Este incremento ha sido impulsado principalmente por el aguacate, que ha experimentado un crecimiento del 47%, seguido por los cítricos y las pasifloras. El mercado está respondiendo a la creciente demanda de productos naturales y de alta calidad, con beneficios para la salud y prácticos para el consumo, así como procesos de producción amigables con el medio ambiente y socialmente responsables.

La diversificación de la industria del limón argentino: más allá de la fruta fresca

El procesamiento de frutas y verduras ha experimentado un crecimiento sustancial en los últimos años, alcanzando un valor de mercado estimado de 63.667 millones de dólares. Este sector abarca una amplia gama de productos, que van desde pulpas y jugos hasta snacks y aceites, respondiendo a la creciente demanda de alimentos procesados y convenientes en todo el mundo. Ecuador y Perú se destacan como líderes en divisas obtenidas gracias a su experiencia en el procesamiento de frutas tropicales y su capacidad para ofrecer productos de alta calidad en los mercados internacionales.

Sin embargo, Colombia está emergiendo como un jugador prometedor en este mercado, con un potencial aún por desarrollar. Con su abundancia de recursos naturales y su creciente infraestructura de procesamiento, Colombia está posicionándose para capitalizar esta tendencia y expandir su presencia en la industria de procesamiento de frutas y verduras a nivel mundial.

La tendencia global hacia una alimentación más saludable y natural ha creado oportunidades para los países latinoamericanos, que destinan en promedio el 85% de su producción de frutas tropicales a las exportaciones. Mercados como Estados Unidos, Europa y China representan importantes destinos de importación, con un potencial de crecimiento aún mayor.

Con el desarrollo de técnicas de cultivo más eficientes y sostenibles, así como la introducción de variedades de frutas mejoradas genéticamente, se puede aumentar aún más la productividad y la calidad de los cultivos

Es crucial destacar que, a pesar del notable crecimiento en la producción y comercialización de frutas a nivel mundial, una parte significativa de la población sigue enfrentando problemas de malnutrición. Se proyecta que para el año 2050, la población mundial alcance los 9.700 millones de personas, lo que generará una demanda aún mayor de alimentos y ejercerá presiones adicionales sobre la agricultura para aumentar la producción.

Ante este escenario, es imperativo adoptar y promover prácticas agronómicas sostenibles que permitan optimizar el uso de recursos naturales, minimizar los impactos ambientales y garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo. Es necesario que los esfuerzos se centren en desarrollar sistemas agrícolas más eficientes y respetuosos con el medio ambiente, que sean capaces de satisfacer las necesidades alimentarias de una población en crecimiento sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para hacer lo mismo.

En el caso específico de los cítricos, estas frutas originarias de las regiones subtropicales y tropicales de Asia han experimentado un crecimiento notable tanto en la producción como en el comercio a nivel mundial. Países como Brasil y China destacan como principales productores de naranjas y mandarinas, mientras que España e India lideran la producción de limones. Este incremento en la producción se refleja también en el comercio internacional de cítricos, donde las exportaciones han aumentado un 9% entre 2015 y 2019. Durante este período, países como España, Sudáfrica y Estados Unidos se destacaron como principales exportadores de cítricos, capitalizando la creciente demanda de estas frutas en los mercados globales. Este aumento en las exportaciones resalta la importancia económica y comercial de los cítricos, así como el papel crucial que desempeñan estos países en el suministro mundial de estas frutas populares.

Para países como Colombia, Ecuador y Perú, la exportación de cítricos representa una oportunidad significativa para diversificar sus economías y aprovechar su abundante producción nacional. La presencia de tratados comerciales favorables, como los existentes con Estados Unidos y Canadá, juega un papel fundamental al facilitar la entrada de estos productos en los mercados internacionales. Estos acuerdos comerciales no solo eliminan barreras arancelarias, sino que también brindan un marco estable y predecible para el comercio, lo que permite a los productores de cítricos de estos países acceder a nuevos mercados de manera más efectiva. Además, al establecer relaciones comerciales sólidas con países consumidores clave, como Estados Unidos y Canadá, Colombia, Ecuador y Perú pueden aumentar su presencia en el escenario internacional y fortalecer su posición como importantes exportadores de cítricos.

El crecimiento de la industria de frutas tropicales ofrece una oportunidad única para América Latina. Sin embargo, para aprovechar al máximo este potencial, es necesario promover prácticas agronómicas sostenibles, mejorar la calidad de los productos y garantizar la accesibilidad a los mercados internacionales. De esta manera, no solo se impulsará el desarrollo económico de la región, sino que también se contribuirá a mejorar la calidad de vida de los agricultores familiares y a garantizar la seguridad alimentaria a nivel mundial.

+ posts

Buscá en Reporte Asia