Equinor en la Cuenca de Campos, Brasil: proyectos clave de gas natural

Equinor

Equinor, en nombre del consorcio BM-C-33, ha presentado a la Agência Nacional de Petróleo, Gás Natural e Biocombustíveis (ANP), las Declaraciones de Viabilidad Comercial y los Planes de Desarrollo para dos áreas de desarrollo en la concesión BM-C-33 en la Cuenca de Campos de Brasil.

Equinor (operador) se asocia con Repsol Sinopec Brasil y Petrobras en el consorcio.

La concesión se encuentra aproximadamente a 200 kilómetros de Río de Janeiro, en profundidades de agua de hasta 2900 metros. Contiene volúmenes recuperables de gas natural y petróleo condensado superiores a mil millones de barriles equivalentes de petróleo.

Los nombres sugeridos para las áreas son Raia Manta y Raia Pintada. Los nombres y los Planes de Desarrollo están sujetos a la aprobación del regulador.

«Raia Manta y Raia Pintada son compatibles estratégicamente con las ambiciones de Equinor en un país donde tenemos una sólida historia y la intención de fortalecer aún más nuestra presencia. Junto con nuestros socios, emplearemos experiencia adicional para garantizar la ejecución segura y eficiente de estos desarrollos», aclaró Trond Bokn, vicepresidente sénior de Desarrollo de Proyectos.

Shell fortalece su posición en Brasil: la FPSO Sepetiba

El concepto seleccionado incluye una unidad flotante de almacenamiento y descarga de producción (FPSO, por sus siglas en inglés) capaz de procesar gas y petróleo condensado para cumplir con las especificaciones de venta sin necesidad de procesamiento adicional en tierra. El FPSO tendrá una capacidad de producción de 16 millones de metros cúbicos de gas por día, con exportaciones promedio esperadas de 14 millones de metros cúbicos de gas por día.

Desarrollos clave para el mercado de gas brasileño

Raia Manta y Raia Pintada son desarrollos significativos de gas natural que desempeñarán un papel clave en el continuo avance del mercado de gas brasileño. Juntos, el desarrollo y la operación de las áreas tienen el potencial de generar hasta 50,000 empleos locales durante todo su ciclo de vida, a través de diversos contratos en la cadena de suministro. La inversión total es de aproximadamente USD 9 mil millones.

«Los proyetos tienen el potencial de cubrir el 15% de la demanda total de gas en Brasil cuando estén en producción. Esto contribuirá a la seguridad energética y al desarrollo económico del país, permitiendo importantes oportunidades de empleo a nivel local», afirma Veronica Coelho, Gerente del País de Equinor en Brasil.

Este será el primer proyecto en Brasil que tratará el gas en alta mar y estará conectado a la red nacional sin procesamiento adicional en tierra. El objetivo es exportar el gas de venta a través de un gasoducto en alta mar de 200 kilómetros desde el FPSO hasta Cabiúnas, en la ciudad de Macaé, en el estado de Río de Janeiro. Se planea cargar los líquidos mediante buques tanque de trasbordo.

La intensidad promedio de CO2 durante toda la vida útil de los desarrollos se estima en menos de 6 kilogramos por barril equivalente de petróleo. La baja intensidad de carbono se logra a través de turbinas de gas de ciclo combinado en el FPSO, que combina una turbina de gas con una turbina de vapor para aprovechar el exceso de calor que de otra manera se perdería.

+ posts

Buscá en Reporte Asia