De la sequía a la exportación: la promisoria industria de la arveja en Argentina

arveja

La producción de legumbres en Argentina ha sido un tema de interés creciente en los últimos años. Aunque la superficie sembrada con estos cultivos es relativamente baja y regional, hay condiciones agroecológicas y de sistema productivo que sugieren un potencial sin explotar. En este contexto, la arveja se destaca como uno de los cultivos más relevantes en esta categoría.

Sin embargo, la incertidumbre rodea al destino productivo de la arveja, la lenteja y el garbanzo para la temporada 2022/23. Factores como la sequía relacionada con el fenómeno La Niña y las heladas han afectado significativamente la producción. A pesar de estos desafíos, se vislumbra un panorama prometedor para el futuro.

Según los expertos, la resiliencia productiva se ha convertido en un factor crucial, y se está mirando hacia la campaña 2023/24 con optimismo, considerando la demanda sostenida de estos productos en los mercados internacionales y los precios estables. Además, cambios geopolíticos, como la devaluación de las monedas en los principales países productores de legumbres como Australia y Canadá, pueden abrir oportunidades para los exportadores argentinos.

No obstante, Argentina enfrenta desafíos logísticos que sus competidores no padecen, lo que ha llevado a una diferencia de precios en el rango de 150 a 200 dólares por tonelada. Esta disparidad se atribuye en gran medida a los altos costos logísticos que enfrentan los productores argentinos en su intento de llevar sus productos al mercado internacional.

Legumbres en Argentina: claves y análisis

A pesar de las dificultades climáticas y logísticas, la producción de arvejas en Argentina ha experimentado un éxito reciente. La última temporada, 2021/22, fue especialmente buena para este cultivo, con récords de producción y cargas a granel exitosas con destino a Venezuela. Esto refleja no solo el potencial de Argentina como productor de arvejas sino también su capacidad para competir en el mercado global.

Superficies de cultivo y rotación agrícola

En lo que respecta a la expansión de la superficie destinada a la producción de legumbres, los expertos están enfocados en aprovechar las vastas extensiones de tierra en barbecho disponibles en Argentina. Lo que resulta particularmente alentador es que estos cultivos no compiten directamente con los cereales u oleaginosos en las rotaciones agrícolas, lo que facilita su incorporación. 

Las regiones con mayor potencial de crecimiento se identifican en un amplio espectro geográfico que abarca desde la provincia de Santa Fe hacia el norte, llegando hasta las riberas del Río Uruguay hacia el este. Además, se extienden hacia el sudeste de la provincia de Córdoba y el este de La Pampa en el límite oeste, y finalmente, hacia el Océano Atlántico hacia el sur. Estas áreas ofrecen condiciones agroecológicas óptimas para la expansión de la producción de legumbres, lo que podría contribuir significativamente a la diversificación y sustentabilidad del sistema agrícola en Argentina.

La decisión de ampliar la superficie de cultivo de legumbres en estas regiones no solo se basa en su potencial productivo, sino también en su contribución al sistema de rotación de cultivos. Las legumbres, al requerir menos agua que otros cultivos de invierno y mejorar la conservación del nitrógeno en el suelo, ofrecen beneficios adicionales para los cultivos de verano que les siguen. Esto se traduce en un aumento de la productividad y la sostenibilidad de la agricultura en estas áreas, lo que podría representar un cambio significativo en la forma en que se utiliza la tierra agrícola en Argentina.

A pesar de las dificultades climáticas y logísticas, la producción de arvejas en Argentina ha experimentado un éxito reciente

Argentina ha logrado posicionarse como un proveedor de arveja a nivel mundial, con exportaciones que superan las 100 mil toneladas. Brasil es el principal destino de estas exportaciones, seguido de la India, Arabia y Europa.

A nivel nacional, la producción de legumbres ha crecido significativamente en los últimos años, incorporando nuevas regiones en su cultivo. A pesar de esto, el mercado interno no ha experimentado un crecimiento marcado debido a razones culturales, lo que limita el consumo de legumbres frescas y enlatadas.

La producción de legumbres en Argentina enfrenta desafíos como el clima adverso y costos logísticos elevados, pero presenta un potencial de crecimiento significativo. La demanda internacional está en aumento, y las legumbres se han convertido en una alternativa valiosa en el esquema de rotación de cultivos, mejorando la productividad y sostenibilidad de la agricultura en el país. Argentina tiene la oportunidad de aprovechar su ventaja comparativa y consolidarse como un actor importante en el mercado mundial de legumbres.

Web | + posts

Paramérica SA, fundada en 1994 en el Noroeste Argentino, es una empresa familiar arraigada en la agroindustria, parte del Grupo Ruiz. En menos de una década, se consolidó como líder mundial en la exportación de poroto negro. En 2016, diversificó su negocio hacia la citricultura, exportando granos y limón a nivel global.

Buscá en Reporte Asia