Este es Hachiko, el perro fiel: una leyenda moderna de Japón

Hachiko
Foto original de Hachiko, el perro fiel.

¡Hola amigos! Hoy vamos a recordar a un perro del que seguramente muchos han oído hablar. Su nombre era Hachiko.

Hachiko había nacido el 10 de noviembre de 1923 y pertenecía a la raza de origen japonés Akita. El noble animal fue adquirido por un profesor de la facultad de Agricultura en la Universidad de Tokio, llamado Hidesaburo Ueno. El profesor le puso su  nombre y fue su fiel compañero por el resto de sus días y más…

Hachiko
Estatua de Hachiko en la estación de Shibuya.

Hachiko acompañaba al docente todos los días hasta la estación de trenes del distrito de Shibuya donde el profesor residía hasta que éste tomaba el tren camino a su trabajo y luego iba a esperarlo cuando regresaba. Esto sucedió día tras día hasta que por esas cosas del destino, el profesor nunca volvió. Había sufrido una hemorragia cerebral mientras dictaba una de sus clases.

Hachiko
Murales sobre Hachiko en las paredes de la estación de Shibuya.

A partir de ese momento, Hachiko nunca más se movió de la estación Shibuya esperando por su dueño. Esperó por el regreso del profesor durante 10 años hasta que su propia muerte lo encontró en la misma estación el 8 de marzo de 1935.

Hachiko
El autor junto a Hachiko.

Ahora bien, si uno visita la estación de Shibuya en la actualidad también se podrá encontrar con Hachiko. Ya que una estatua lo recuerda tal como era y se encuentra ubicada en el lugar exacto donde el perro fiel esperaba por su amo.

Hachiko había nacido el 10 de noviembre de 1923 y pertenecía a la raza de origen japonés Akita

La estatua actual no es la original ya que la primera de 1934, que había sido erigida con Hachiko en vida, fue fundida para utilizar el metal para municiones durante la Segunda Guerra Mundial. Ya pasado el conflicto, en el año 1947 se volvió a levantar una exactamente igual a la anterior.

Hachiko
Fotografía tomada después de la muerte de Hachiko.

¿Y qué sucedió con el perro después de su muerte? Su cuerpo se encuentra embalsamado en el Museo de Ciencias Na­turales de Tokio, donde se lo puede ver.

Hachiko
Hachiko embalsamado en el Museo de Ciencias Naturales de Tokio.

Y sus demás restos fueron enterrados junto a su amado dueño en el cementerio Aoyama…

Hachiko
Tumba de Hachiko en el cementerio Aoyama.

¡Pero atentos! Esta no es la única estatua de este can legendario en Tokio. Hay una segunda imagen ubicada en la universidad donde el profesor dictaba sus clases y esta estatua es, a mi parecer más bella que la primera, ya que muestra la alegría de ambos personajes de nuestra historia cuando se encontraban mientras estaban vivos y por qué no, cuando ambos dejaron este mundo…

Hachiko
Estatua de hachiko y el profesor Ueno en la Universidad.

Aquellos interesados en saber más sobre mi viaje a Japón, pueden seguirme en mis redes sociales, listadas abajo. Asimismo, a quienes quieran adquirir el libro “La Ruta del Samurái”, en el que describo mis vivencias en el “País del Sol Naciente”, los invito a hacer click aquí.

¡Hasta la próxima!

 

 

Acerca del autor

Practicante de Artes Marciales Japonesas desde 1982 (Karate, Aikido, Iaido y Kobudo okinawense). Es autor del libro "La Ruta del Samurái". Japón para Budokas". Se destaca como estudioso de la historia y cultura de Japón. Es además columnista de la revista norteamericana Bugeisha (https://bugeisha.net/) y fundador de la empresa Budokan Argentina.