Miguel Alberto Melhem “La Torre Hearst es una maravilla moderna”

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que la Torre Hearst es un rascacielos ubicado en la ciudad de Nueva YorkOficialmente conocida como Hearst Tower, se encuentra en el número 300 de la Calle 57 Oeste, en Manhattan. Actualmente, este edificio es la sede de la Hearst Corporation, una de las mayores compañías de comunicación masiva a nivel mundial.

Datos destacados de la Torre Hearst

Indica el especialista Miguel Alberto Melhem que lo notable de la Torre Hearst es su diseño arquitectónico único y sostenible. La estructura original se construyó en 1928, pero en lugar de demolerla para construir una nueva torre, la Hearst Corporation decidió construir una estructura adicional encima del edificio existente. Este diseño lo realizó el arquitecto británico Norman Foster. 

Miguel Alberto Melhem

Por otro lado,  vemos que la parte más destacada de la Torre Hearst es su fachada de vidrio triangular, que crea un aspecto distintivo y contemporáneo. Además de su apariencia visualmente impactante, la torre también ha sido elogiada por sus características ecológicas y sostenibles. En este sentido, la estructura ha obtenido la certificación LEED Gold por su eficiencia energética y sus prácticas amigables con el medio ambiente. 

En términos de altura, la Torre Hearst tiene alrededor de 182 metros (597 pies) y alberga oficinas, estudios de televisión y otros espacios relacionados con los medios de comunicación.  Agrega Miguel Alberto Melhem que este edificio es una muestra más de cómo la arquitectura puede combinar modernidad con sostenibilidad en el corazón de una metrópolis como Nueva York.

Elegancia arquitectónica

Afirma el especialista Miguel Alberto Melhem que la Torre Hearst es un ejemplo de diseño contemporáneo, que combina vidrio y acero de una manera visualmente impactante y funcionalmente eficiente. 

El sistema estructural único del edificio presenta un diseño de diagrid, donde los soportes diagonales forman un patrón en forma de enrejado en el exterior. Esto no solo añade un atractivo estético distintivo, sino que también sirve como parte integral del sistema de soporte del edificio. 

Miguel Alberto Melhem

Así también, indica Miguel Alberto Melhem que la fachada de vidrio, con sus facetas triangulares, captura y refleja el juego siempre cambiante de la luz, creando una experiencia visual dinámica. A medida que la luz del sol interactúa con el edificio a lo largo del día, la torre parece cobrar vida, contribuyendo a la energía vibrante de Midtown Manhattan. 

Innovación interior

Más allá de su exterior, el interior de la Torre Hearst refleja un compromiso tanto con la funcionalidad como con la estética.  Comenta Miguel Alberto Melhem que los espacios de oficina abiertos están inundados de luz natural, gracias a las ventanas de piso a techo que ofrecen vistas impresionantes del paisaje urbano circundante. Además, el uso de materiales sostenibles y de origen local añade un toque de calidez a los interiores modernos y minimalistas.

Por otro lado, vemos que el atrio, un punto focal del edificio, es un espacio de seis pisos que tiene como adorno una cautivadora escultura de cascada. Esta obra de arte en cascada no solo sirve como pieza central visual, sino que también contribuye al diseño sostenible del edificio al utilizar agua de lluvia recogida. 

Innovación sostenible

Añade el especialista Miguel Alberto Melhem que lo que realmente distingue a la Torre Hearst es su compromiso con la sostenibilidad. En una era en la que la conciencia ambiental es primordial, este rascacielos se presenta como un ejemplo pionero de diseño respetuoso con el medio ambiente. 

Como mencionamos al pasar anteriormente, la base de la torre, construida a principios del siglo XX, se preservó y se coronó con una nueva estructura de acero y vidrio. Esta reutilización adaptativa no sólo honró la historia del edificio, sino que también minimizó el impacto ambiental de la nueva construcción. 

Miguel Alberto Melhem

Así también, la Torre Hearst cuenta con una variedad de características respetuosas con el medio ambiente, que incluyen iluminación eficiente, sistemas avanzados de calefacción y refrigeración, y un sistema de recolección de agua de lluvia. El diseño estructural de diagrid no solo realza la estética del edificio, sino que también optimiza el uso de materiales, reduciendo la huella de carbono general.

El arquitecto detrás de la Torre: Norman Foster

Norman Foster, el cerebro detrás de la Torre Hearst, es un arquitecto de renombre mundial celebrado por sus diseños innovadores y su compromiso con la arquitectura sostenible. Nacido en Manchester, Inglaterra, en 1935, Foster ha desempeñado un papel fundamental en la configuración del paisaje arquitectónico contemporáneo.

Indica el especialista Miguel Alberto Melhem que la trayectoria arquitectónica de Foster se caracteriza por una fascinación por la tecnología, un compromiso con la sostenibilidad y la creencia en la unión de la estética y la funcionalidad. Su carrera ilustre incluye una variedad de proyectos en todo el mundo, desde edificios de oficinas y museos hasta aeropuertos e instituciones culturales, cierra Melhem.

+ posts

Colaboradora en ReporteAsia.

 

Buscá en Reporte Asia